Heridas sin sanar

Veintidós personas murieron y 26 más fueron heridas por balas que accionó Patrick Wood Crusius el 3 de agosto

Luz del Carmen Sosa
El Diario de Juárez
jueves, 14 noviembre 2019 | 06:00
|

Ciudad Juárez— Bella A. no duda en responder que sí acudirá nuevamente a la tienda Walmart Cielo Vista, pero no será hoy, cuando está programada la reapertura del negocio a ciento dos días de la masacre que enlutó a todo El Paso, Texas.

La madre de familia, de nacionalidad estadounidense y radicada en Juárez, dice que primero tiene que sobreponerse a la idea de recorrer los pasillos donde 48 víctimas resultaron afectadas en la peor masacre vivida en esa ciudad.

Veintidós personas murieron y 26 más fueron heridas por balas calibre 7.62x39 milímetros mientras se escondían de la mirilla del rifle de alta precisión que accionó Patrick Wood Crusius, de 21 años de edad, desde que ingresó al estacionamiento de la tienda.

El atacante, quien declaró a los oficiales de Policía que buscaba dispararle a “mexicanos”, enfrenta cargos por homicidio capital ante la Corte de Distrito 409 en el Condado de El Paso y el fiscal a cargo busca la pena de muerte. 

La gravedad del delito imposibilita que Crusius obtenga su libertad bajo fianza y permanece recluido en la cárcel del condado de El Paso.

En el hecho violento ocho de las víctimas mortales eran mexicanas y radicaban en Juárez y Chihuahua. Ellas, como Bella, acostumbraban a realizar sus compras o simplemente “pasaban el tiempo” en ese negocio. 

Como miles de residentes en Ciudad Juárez, la mexicoamericana todos los días cruza por los puentes internacionales hacia a El Paso para llevar a sus hijos a la escuela y después dirigirse a su trabajo.

Ella se declara clienta frecuente de esta cadena de tiendas y recuerda que el sábado 3 de agosto quería regresar temprano a su casa, por lo que evitó llegar al establecimiento en su retorno a Juárez.

“Ese día tuve mucho miedo, pasé por ahí minutos después del atentado y venían policías por todos lados. Creo que El Paso nunca estuvo preparado para enfrentar una situación así”, reflexiona la residente del condado que ocupa el sitio 195 de las ciudades más seguras en el ranking anual que publica la consultora SafeWise (https://www.safewise.com/blog/safest-cities-texas/).     


#ElPasoStrong 

La manta con letras en color rojo y negro con la leyenda #ElPasoStrong sobresalen en una  malla metálica del parque Ponder, hasta donde se trasladó temporalmente el memorial que deudos y ciudadanos improvisaron en la parte posterior de la tienda.

La apertura de la tienda programada para este jueves a las 9:00 de la mañana, como lo anunciaron representantes del corporativo, motivó a las personas a trasladar los artículos que depositaron en un acto de solidaridad con las víctimas y sus familias.

Según Randy Hargrove, vocero del corporativo Walmart, la reapertura de la sucursal Cielo Vista forma parte del proceso de sanación después de la tragedia que sacudió a El Paso y Ciudad Juárez. 

Varios de los trabajadores conocieron previamente las modificaciones a la tienda y aunque algunos trabajadores han sido preparados para retomar sus actividades, otros han optado por renunciar a la cadena.

“Nada borrará el dolor del 3 de agosto y esperamos que la reapertura de la tienda sea otro testimonio de la fuerza y resiliencia que ha caracterizado a la comunidad de El Paso a raíz de esta tragedia”, dijo el portavoz anteriormente. 

Las expectativas en torno a la funcionalidad de la tienda remodelada son elevadas, pues las obras se apresuraron para concluir previamente al “Black Friday” o viernes negro, día considerado de mayor venta comercial y que atrae a consumidores, en su mayoría mexicanos.

Alejandra Rojas, juarense y madre de familia de dos hijos estadounidenses, dice aún sentir pánico por la matanza registrada en su centro comercial preferido.

El miedo extremo le impide regresar a El Paso con la frecuencia acostumbrada y sólo el pensamiento de que la tienda hoy abre sus puertas la sobrecoge. 

“Sólo he ido una vez a El Paso, me da miedo ir. Antes íbamos cada fin de semana, pero ahora siento pánico”, confiesa.

El sábado pasado se armó de valor y visitó una de las tiendas de esta cadena.

“Pero nada es igual” asegura, pues mentalmente elaboró su mapa de seguridad, con rutas de evacuación incluidas, por temor a un ataque similar.

“Precisamente fuimos a Walmart de la calle Yarbrough, me fijé y hay un guardia de seguridad sólo en una de las puertas y una en el estacionamiento dando rondines”, precisa. La madre de familia reprueba las medidas de seguridad recientemente adoptadas por la cadena de tiendas.

Precisamente esa ausencia de protocolos de  la falta de medidas de seguridad es uno de los motivos por lo que el corporativo enfrenta cuatro demandas colectivas por parte de los sobrevivientes al ataque masivo.

Randy Hargrove confirmó que al momento de la irrupción armada de Patrick Wood Crusius contra la clientela de origen mexicano, principalmente, no había un elemento de seguridad.

“Algunas tiendas tienen seguridad. No es una norma nacional el que todos los locales deben estar vigilados”, explicaba anteriormente.

Las demandas fueron interpuestas por las familias de Leonardo Campos y Maribel Hernández, representadas por el abogado Jesse Zambrano, abogado de Zambrano Law Firm.

Robert Ammons y Patrick Luff de The Ammons Law Firm, junto con Jesse Zambrano se han asociado en representación de varias de las víctimas del tiroteo, incluyendo a la familia de Guillermo y Jessica García, quienes el día de los hechos estaban afuera de la tienda recabando fondos para el equipo de futbol de su hija.

La familia del chihuahuense Mario de Alba también se unió a la demanda con la representación legal del abogado Patrick Luff, de The Ammons Law Firm.

La última demanda interpuesta ante el Condado de El Paso, fue interpuesta contra el corporativo internacional de supermercados por Patricia Benavides –esposa de Arturo Benavides– y es representada por la firma de abogados Randy Sorrels y Jason Muriby de Abraham, Watkins, Nichols, Sorrels, Agosto y Aziz, con sede en Houston.

El agresor, que se declaró no culpable ante el juez el pasado 10 de octubre, disparó indiscriminadamente contra niños, mujeres y personas de la tercera edad. 

En el tiroteo murieron Angelina Englisbee, David Alvah Johnson, Margie Reckard, Alexander Gerhard Hoffman, Adolfo Cerros Hernández, Andre Pablo Anchondo, Arturo Benavidez, Elsa Márquez, Gloria Irma Márquez, Iván Filiberto Manzano, Javier Rodríguez, Jordan Anchondo y Jorge Calvillo.

Además Juan de Dios Velázquez, Leonard Cepeda Campos, Luis Alfonso Juárez, María Eugenia Legarreta Rothe, María Flores, Maribel Loya, Raúl Flores, Sarah Esther Regalado Monreal y Teresa Sánchez.

Además 26 personas resultaron heridas de bala. 

Actualmente casi 400 sobrevivientes han solicitado acceder al recurso económico por más de 10.1 millones de dólares, recabado mediante aportaciones voluntarias realizadas a One Fund El Paso por ciudadanos solidarios

Los donadores aún pueden realizar su aportación hasta el 25 de noviembre. Mientras que el periodo de registro para poder ser acreedor del fondo millonario ya venció.

El juicio contra el agresor iniciará en las próximas semanas, mientras la comunidad paseña se prepara para celebrar el Día de Acción de Gracias con grandes ausencias en varias mesas. 


Las víctimas mortales

Jorge Calvillo, de 61 años 

Adolfo Cerros Hernández, de 66 años

María Eugenia Legarreta Rothe, de 58 años

Iván Filiberto Manzano, de 46 años

Gloria Irma Márquez, de 61 años

Sarah Esther Regalado Monreal, de 66 años

Teresa Sánchez, de 82 años 

Andre Pablo Anchondo, de 23 años 

Jordan Anchondo, de 24 años 

Arturo Benavidez, de 60 años 

Leonard Cepeda Campos, de 41 años

María Flores, de 77 años

Raúl Flores, de 77 años

David Alvah Johnson, de 63 años

Luis Alfonzo Juárez, de 90 años 

Elsa Libera Márquez, de 57 años

Maribel Loya, de 56 años 

Margie Reckard, de 63 años 

Angelina Englisbee Silva, de 86 años

Juan Velázquez, de 77 años

Javier Rodríguez, de 15 años 

Alexander Gerhard Hoffman, de 63 años