Expolicía es culpable de desaparición forzada

Óscar Lorenzo García podría alcanzar una pena de 15 a 40 años de cárcel

Staff/
El Diario de Juárez
miércoles, 04 diciembre 2019 | 06:00

Un expolicía de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) fue encontrado culpable de haber incurrido en el delito de desaparición forzada presuntamente cometido en 2013 cuando participó en el arresto de un civil a quien le dieron de beber un litro de alcohol, lo golpearon y asesinaron para luego tirarlo en el periférico Camino Real.

Óscar Lorenzo García Calderón compareció al juicio oral número 34/2018 de forma voluntaria y la pena que podría alcanzar es de 15 a 40 años de cárcel. Él sería encarcelado hasta que la sentencia quede firme. 

En la acusación formulada por la representación social en contra de García se estableció que el 9 de mayo de 2013 aproximadamente a las 16:40 horas él, así como el elemento Santiago Yáñez Briano, se encontraban en funciones y detuvieron a Miguel Ángel González Parra y a otra persona del sexo masculino por presuntamente haber cometido una falta administrativa, beber en la vía pública.

El arresto se realizó en las calles Cobre y Serralvo de la colonia Adolfo López Mateos.

Al parecer en la revisión a los civiles se les encontró una botella de alcohol y los policías los obligaron a beberla, luego los subieron a la caja de la unidad 467 para trasladarse a las instalaciones del Distrito Delicias, ubicado en las calles 16 de Septiembre y Oro, donde únicamente fue ingresado a las celdas uno de los arrestados, mientras que Miguel Ángel González Parra fue bajado de la patrulla y quedó acostado en el piso, donde los agentes presuntamente le dieron varias cachetadas, patadas y ejercieron violencia en contra de él.

Además un superior de los municipales, Sidar Alejandro Delgado Acevedo, también lo lesionó.

El agente superior Sidar Alejandro Delgado Acevedo ordenó que reubicaran a la hoy víctima fuera de la estación, es decir, que lo trasladaran a otra parte. Entonces los agentes volvieron a subir a la víctima a la misma patrulla, se estableció en la acusación.

Presuntamente Yáñez Briano y García Calderón se percataron que Miguel Ángel González había fallecido y lo llevaron al periférico Camino Real para ocultar el cadáver y omitieron informar a sus superiores y a los familiares sobre la detención y muerte del civil.

Al emitir el fallo condenatorio por unanimidad de votos, el Tribunal de Enjuiciamiento dijo que la declaración de García Calderón ante ellos -en la que aceptó haber participado en el arresto de la víctima así como en arrojar el cadáver al periférico Camino Real porque el juez de Barandilla en turno se negó a permitir que lo ingresaran en las celdas por el estado de intoxicación- es determinante para acreditar la responsabilidad. 

Además se valoró la declaración de la persona que fue arrestada junto a la víctima mortal, quien dijo que ese 9 de mayo él y Miguel Ángel fueron a una licorería y compraron un litro de alcohol pero los policías municipales los arrestaron sin motivo, y después los obligaron a tomarse todo el alcohol y únicamente él fue ingresado a las celdas. 

El próximo lunes a las 09:30 horas el Tribunal le impondrá la pena a García Calderón. 


[email protected]