Juárez

‘Debe México defender dignidad de migrantes’

Para el padre Calvillo, director de la Casa del Migrante, los Protocolos de Protección son más esperanzadores que el Título 42, pero deben tomar en cuenta a la ciudad

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

sábado, 23 octubre 2021 | 06:00

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | El sacerdote durante su intervención en el foro ‘La actualidad de los flujos migratorios en Ciudad Juárez, 2021: ¿Qué hacemos?’

Ciudad Juárez— “Si México no puede decir que no, que defienda la dignidad de los migrantes”, pidió el sacerdote Francisco Javier Calvillo Salzar, director de la Casa del Migrante de Ciudad Juárez, ante la posibilidad de que Estados Unidos restablezca el próximo mes el retorno de los extranjeros solicitantes de asilo, a través de los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en ingles). 

“A mí no me hablan de Washington para hacer ese programa, a mí no hablan, ojalá que les hablen a otros albergues. ¿Qué es lo que pasa en esos programas?, ¿quién los hace?, ¿Quién dice que sí?. Porque después la bronca es para los migrantes y a veces es para nosotros, la sociedad civil que se une para decir: ‘yo doy los frijoles y el huevo; pero tú pon las pruebas, tú dialoga por (un programa) más humano, más digno. Defiende la dignidad de los migrantes’”, señaló durante el foro “La actualidad de los flujos migratorios en Ciudad Juárez, 2021: ¿Qué hacemos?”.

El sacerdote lamentó que los MPP, también conocidos como el programa “Permanecer en México”, sean violatorios a los derechos humanos, pero confesó que son más esperanzadores que las actuales expulsiones bajo el Título 42, las cuales con el argumento de evitar la propagación del Covid-19 le niegan a los migrantes todas las posibilidades de solicitar el asilo. El problema dijo, es que no se le toma en cuenta a la ciudad al momento de tomar las decisiones.

“Sí es malo, sí es una violación a sus derechos, pero hay que reconocer que al menos es una semilla de esperanza para todos aquellos migrantes que están esperando (desde hace meses) la posibilidad de solicitar asilo. Lo que se les pide (a las autoridades federales) es que realmente se involucren, que se hable, que se diga: ya nos pusimos de acuerdo, queremos esto, se va hacer así. No le hace que no te ayuden económicamente, pero que sí te ayuden en la logística y te digan cómo va a ser el acuerdo, esto es lo que va a pasar, cuántos van a ser. Y que se pudiera hacer más digno y más humano, aunque sabemos que es contra los derechos de ellos, los migrantes”, explicó el sacerdote. 

“Queremos que el gobierno mexicano sea claro en decir: hicimos este acuerdo, se va hacer así, no podemos ayudarte en nada, pero este es el acuerdo. Que defienda su dignidad. Porque a la mera hora quienes llevan la friega y quienes llevan la carga son los albergues”, comentó. 

Entre los retos del MPP no solamente se encuentra el albergue de las personas, sino también la atención educativa, de salud y psicológica, entre muchas más, destacó durante el evento organizado por Iniciativa Juárez y el Grupo Interdisciplinario en temas Migratorios (GITM), el cual está integrado por académicos de El Colegio de Chihuahua (El Colech), El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACh) y la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ). 

Según el informe del Proyecto de Inmigración del Centro de Intercambio de Acceso a Registros Transaccionales (TRAC) de marzo de 2019 a enero de 2020, un total de 71 mil 036 personas fueron retornadas por el Gobierno de Trump a México, principalmente por Ciudad Juárez, en donde se recibieron cerca de 23 mil personas.

Por esta misma frontera, el gobierno de Joe Biden le permitió el acceso de febrero a agosto de 2021 a 5 mil 747 personas, para que continuaran dentro de su país su proceso de solicitud de asilo, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones de Naciones Unidas (OIM-ONU). 

Calvillo Salazar narró que es mucho el dolor con el que llegan las personas migrantes a esta frontera, por lo que es importante que las organizaciones civiles respondas, pero también es importante que las instancias del gobierno federal, estatal y municipal tomen su papel. 

“Ojala que juntos podamos ser más eficaces, podamos dar una respuesta, pero sobretodo más digna, más humana y más ordenada. Nadie está exento de un día poder entrar en ese proceso de migración”, apuntó. 

Rubén García, director de la asociación civil Casa Anunciación, en El Paso, también comentó su preocupación por la posible restitución del programa Permanecer en México, y pidió que si se va aceptar, que las autoridades estadounidenses demuestren los recursos que se están usando, y los que están disponibles para asegurar que se puede dar cuidado a toda esta gente en México. 

“Viendo que el mes que viene Estados Unidos va implementar el MPP, y van a  tener que permanecer en México, en Juárez; yo vengo con dos preocupaciones: primero, que si el gobierno de Estados Unidos y de México van a llegar a un acuerdo a cierta política, la  estrategia tiene que corresponder a los recursos necesarios para implementar esa estrategia”, comentó. 

También cuestionó que si el 8 de noviembre va a terminar la implementación del Título 19, a través del cual se les prohíbe el ingreso a Estados Unidos a las personas con visa de turista, ¿por qué permanece el Título 42?. 

“La verdad es que el Título 42 nunca fue una estrategia de salud, desde su inicio fue una estrategia de control de la frontera y se sigue usando de esa manera. Pero esa estrategia no es posible, ¿por qué lo están haciendo? Y México ¿por qué lo están aceptando?”, cuestionó. 

Cristina Coronado Flores, del Ministerio de Movilidad Humana binacional, dijo que es cierto que México no es responsable de la crisis migratoria, pero sí es responsable de cómo responde cuando pasan por aquí.

“Lo menos que México podría pedir a Estados Unidos, sino podemos decir que no, es que Estados Unidos se haga cargo de la seguridad, del hospedaje (…) muy poco lo que se ha hecho para que las personas migrantes realmente puedan vivir en Juárez con dignidad y con seguridad”, lamentó. 

Durante el foro, estuvo también presente el director de Derechos Humanos del municipio, Santiago González, coordinador del albergue filtro instalado desde el 5 de abril pasado en el gimnasio municipal Kiki Romero; el coordinador del Consejo Estatal de Población (Coespo), Enrique Valenzuela; y representantes del gobierno federal, entre ellos del Instituto Nacional de Migración (INM), el delegado de Programas de Bienestar en Chihuahua, Juan Carlos Loera de la Rosa, quienes aseguraron desconocer los acuerdos binacionales sobre el MPP. 

De acuerdo con el coordinador de Coespo, las autoridades estatales se mantienen a la expectativa de la implementación nuevamente del MPP, con 800 espacios libres en los 23 albergues de la ciudad, hasta ayer, pero con la conciencia de que ante una nueva ola migratoria podrían ocuparse en un solo día.  

close
search