Juárez

Con la bendición de las palmas inició hoy la Semana Mayor

Llama el obispo a vivir la gracia y preservar la paz

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

domingo, 28 marzo 2021 | 10:35

Con la ceremonia de bendición de ramos y la misa celebrada a las 8:00 de la mañana, presidida por el obispo de la Diócesis de Ciudad Juárez, José Guadalupe Torres Campos, comenzaron hoy los eventos de la Semana Santa en la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, como lo hicieron también en las distintas parroquias por distintos puntos de la ciudad.

“Iniciamos este tiempo de gracia, la Semana Santa, con este momento importante, la bendición de ramos; dice la antífona de entrada, los niños con sus palmas gritaban vivas, osanas al señor, nosotros también hoy con un corazón de niño, desde la pureza, la inocencia del corazón, con fe, iniciamos estos momentos de gracia celebrando los misterios de la paz”, expresó el obispo al convocar a los feligreses a vivir con fe este tiempo de paz.

“Hemos bendecido los ramos, entraremos en procesión recordando este momento significativo de Cristo, más allá de las palmas que vamos a agitar como un signo externo que nuestro corazón, nuestra fe, nuestro ser de cristianos, se agite con la fe de grande amor reconociendo a Jesús como nuestro Señor”, agregó.

Como parte de la ceremonia, se inició la procesión en el atrio del templo y hasta el altar para iniciar la misa presidida por el obispo Torres Campos y algunos sacerdotes, entre ellos el párroco de la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, Eduardo Hayen Cuarón.

De igual forma como se hizo en la Catedral, en las parroquias se celebrarán durante todo el día, y en distintos horarios, la misa del Domingo de Ramos, ceremonia con la que se da inicio a los festejos de la llamada semana mayor y que concluyen el Domingo de Resurrección, la próxima semana.

La afluencia de feligreses destaca en la Catedral y en los demás templos como la Natividad del Señor, El Señor de la Misericordia, La Sagrada Familia, Cristo Rey, en donde la gente fue superior a las misas de los domingos, pero tratando de mantener la distancia entre las personas y usando todos cubrebocas.