Juárez

'A los migrantes connacionales los vemos como hermanos'

El alcalde encabezó esta tarde la ceremonia para conmemorar el aniversario número 52 de la entrega de El Chamizal

Fernando Mendéz/ El Diario de Juárez

Salvador Castro
El Diario de Juárez

lunes, 28 octubre 2019 | 18:46

Ciudad Juárez.- "A los migrantes connacionales los vemos como hermanos”, expresó el presidente municipal, Armando Cabada Alvidrez al encabezar esta tarde la ceremonia para conmemorar el aniversario número 52 de la entrega de El Chamizal.

Lo anterior al dirigirse a los migrantes que se encuentran acampando en el parque y algunos de los cuales se acercaron al monumento donde se celebraba el evento.

Cabada informó que son alrededor de tres mil los migrantes que se encuentran a un lado de los puentes internacionales y “no los vemos de lado y los estamos apoyando mientras esperan para presentar su solicitud de asilo”.

Dijo que ven la situación como un problema social y no de seguridad, pero en especial de respeto a sus derechos humanos.

El alcalde señaló que el Chamizal es el punto de encuentro entre las dos naciones.

Durante el evento, al que asistieron como invitados los Cónsules de Estados Unidos en Ciudad Juárez y de Mexico en El Paso, Texas, el alcalde mencionó que la entrega de El Chamizal se consideró un éxito diplomático, ya que un 28 de octubre, pero de 1967 concluyó la disputa de más de 100 años por 333 hectáreas del parque El Chamizal entre Estados Unidos y México.

Ese día Lyndon B. Johnson, presidente norteamericano, entregó el sitio a su homólogo Gustavo Díaz Ordaz.
El agente de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, Rigoberto Acosta hizo una reseña del momento histórico.

Entre los años 1852 a 1864 que las lluvias torrenciales azotaron en la franja fronteriza, hecho que ocasionó que el Río Bravo se recorriera casi dos kilómetros hacia el sur, por lo que Estados Unidos resultó favorecido.

Recordó que años más tarde, cuando Benito Juárez llegó a lo que hoy es Ciudad Juárez, decidió reclamar la zona de manera diplomática a través del embajador, Sebastián Lerdo de Tejada.

Debido a las diversas gestiones políticas que se realizaron, en 1911 Eugene Lafleur, juez canadiense y árbitro del conflicto, otorgó a México más de la mitad de los terrenos en disputa.

Fue hasta 1964 cuando el presidente de México, Adolfo López Mateos, y Johnson se reunieron para agilizar el acto, pero la entrega físicamente se concretó hasta el 28 de octubre de 1967, con el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Ambos celebrarían uno de los actos diplomáticos más importantes para México.