Juárez

Galería: A un año del éxodo en Ciudad Juárez

En los últimos 12 meses ha sido la ruta migratoria de más de 204 mil personas que han llegado a esta región para ingresar a Estados Unidos

El Diario
El Diario
El Diario
El Diario
El Diario
El Diario
El Diario
El Diario
El Diario
El Diario
El Diario
El Diarioe
El Diario
El Diario
El Diario

Hérika Martínez Prado/
El Diario

domingo, 27 octubre 2019 | 15:18

Ciudad Juárez- A un año del éxodo inesperado hacia Estados Unidos, entre las políticas migratorias de ambos países, Ciudad Juárez enfrenta actualmente nuevos retos analizados por investigadores, activistas y autoridades de los tres niveles de gobierno.

En el último año, esta frontera ha enfrentado fenómenos inéditos como el retorno de migrantes extranjeros para que esperen aquí su proceso de asilo político en el vecino país, el aumento en los tiempos de cruce hacia El Paso, la militarización de la frontera, las amenazas del presidente Donald Trump y la presencia de personas durmiendo en las calles.

En los últimos 12 meses ha sido la ruta migratoria de más de  204 mil personas que han llegado a esta región para ingresar a Estados Unidos.

De ellos 182 mil 538 fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza sector El Paso, principalmente después de cruzar por el centro de Juárez; con un “pico” en mayo, cuando el promedio diario de personas que cruzaban era de mil 500, mientras que actualmente son aproximadamente 200 las que se entregan al día.

Otros 19 mil migrantes de diversas partes del mundo, la gran mayoría de Cuba, se han registrado para esperar aquí a ser recibidos por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP).

Y 3 mil mexicanos desplazados de la violencia en estados como Michoacán, Zacatecas y Guerrero se encuentran actualmente junto a los puentes internacionales esperando que les sea permitido cruzar la frontera. 

Como parte del programa Permanecer en México de los llamados Protocolos de Protección a Migrantes (MPP), Estados Unidos ha retornado a Juárez a más de 16 mil extranjeros hispanoparlantes para que esperen aquí su proceso de asilo político.

Ciudad Juárez ya no vive el fenómeno del “migrante en tránsito, es una población flotante con otro tipo de enfoque, que viene por meses, y que mucha se va a quedar aquí”, explicó el investigador del departamento de Estudios de Población de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), Jesús Peña Muñoz.

Tanto para él como para el director de la Casa del Migrante de Ciudad Juárez, Javier Calvillo, México se ha convertido en el muro que Estados Unidos quería, con las acciones de la Guardia Nacional enfocadas en la detención de migrantes.

“Aunque es humano, está armado y tiene poder” lo cual aumenta el riesgo para los migrantes que buscan nuevas rutas de cruce, alertó el sacerdote.

Ambos coincidieron también en la necesidad de modificar las políticas migratorias en México y no obedecer las de Estados Unidos.

Juárez cuenta actualmente con una red de albergues en los que son apoyados al rededor mil 500 migrantes, y parte de los retos actuales del Consejo Estatal de Población y Atención a Migrantes (Coespo) es el fortalecimiento de estos espacios para brindar atención humanitaria permanente a personas en situación de vulnerabilidad, destacó su coordinador, Enrique Valenzuela.

Coespo también ha hecho gestiones para que la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) instale una oficina en esta ciudad, ya que miles de cubanos que ya trabajan en la ciudad con la esperanza de lograr su regularización migratoria en México.