Internacional

Viajeros en Guatemala esperan otra caravana

Las autoridades mexicanas permitieron que algunas decenas de migrantes ingresaran al país a través del puente

Associated Press

domingo, 19 enero 2020 | 06:00

Tecún Umán, Guatemala— Más de un millar de migrantes, la mayoría hondureños, descansaban ayer en un puente en la frontera entre Guatemala y México, aguardando la llegada de otros, con la esperanza de que formar un grupo más numeroso aumente sus posibilidades de ingresar al país y seguir su camino hacia Estados Unidos.

Las autoridades mexicanas permitieron que algunas decenas de migrantes ingresaran al país a través del puente, mientras una voz por altoparlante les advertía que, aunque lleguen a Estados Unidos, tal vez no obtengan asilo allí.

Al otro lado del río que separa Tecún Umán de la localidad fronteriza de Ciudad Hidalgo, soldados de la Guardia Nacional de México con escudos antimotines fueron llegando en camiones durante la tarde del viernes en anticipación del próximo movimiento de los migrantes.

El Gobierno de México dijo que los migrantes que entren en su territorio sin registrarse no podrán pasar de la zona fronteriza, pero los que buscan asilo u otras protecciones podrán solicitarlas y legalizar su estatus.

Funcionarios guatemaltecos contaron más de 3 mil migrantes registrados en pasos fronterizos de entrada en los últimos días, aunque otros pasaron sin inscribirse.

Sonia Eloina Hernández, la alcaldesa de Ciudad Hidalgo, señaló que las autoridades esperaban la llegada de un gran número de migrantes.

Colabora ICE

Agentes estadounidenses de la Oficina para Control de Inmigración y Aduanas (ICE) participan en operativos con policías de Guatemala para dispersar a los miembros de la caravana migrante que esta semana inició su recurrido en San Pedro Sula, Honduras, con miras de llegar a la frontera norte de México y tratar de ingresar a Estados Unidos, reportaron agencias de noticias.

Un contingente de alrededor de 300 hondureños que la tarde del jueves ingresó a Guatemala por El Cinchado se topó con un operativo de las autoridades locales que revisaban documentos migratorios y con el pretexto de registrar su ingreso citando un acuerdo centroamericano de movilidad, los migrantes fueron subidos a varios autobuses y regresados a la frontera con Honduras.