Internacional

Reporta EU bots rusos en protestas de AL

En Chile, casi el 10 por ciento de todos los tuits que apoyaban las protestas se vinculaban a Rusia

The New York Times

domingo, 19 enero 2020 | 23:20

Washington- Al ver estallar los disturbios políticos en América del Sur en meses pasados, funcionarios del Departamento de Estado notaron un patrón similar en las protestas antigubernamentales que, de otra forma, tenían poco en común.

En Chile, casi el 10 por ciento de todos los tuits que apoyaban las protestas a fines de octubre se originaron en cuentas de Twitter con una alta certeza de estar vinculadas a Rusia.

En Bolivia, inmediatamente después de que el presidente Evo Morales renunció el 10 de noviembre, el número de tweets asociados con ese tipo de cuentas aumentó a más de mil por día, en comparación con menos de cinco.

Y en Ecuador, Perú, Bolivia, Colombia y Chile durante un período de 30 días, las cuentas vinculadas a Rusia publicaron mensajes sorprendentemente similares con 90 minutos de diferencia.

Analistas del Departamento de Estado concluyeron que estaba en marcha una campaña de influencia por parte de Moscú.

Los disturbios en América Latina este otoño no pueden atribuirse a un solo factor, y no está claro qué tan efectiva fue la campaña de influencia vinculada a Rusia en Twitter.

Los manifestantes en todos los países protestaron por la corrupción del Gobierno y los mayores costos y exigieron mejores servicios. Funcionarios del Departamento de Estado dijeron que la gran mayoría de las publicaciones relacionadas con protestas en Twitter y otras redes sociales parecían ser legítimas.

El Departamento monitorea rutinariamente el tráfico de Twitter en todo el mundo con miras a actividades malignas, como la proliferación de páginas falsas y cuentas de usuario o contenido que se dirige al público con mensajes divisivos.

Se proporcionó un conjunto de análisis a The New York Times en respuesta a preguntas sobre lo que el departamento había visto durante y después de las protestas de otoño en América del Sur.

"Estamos notando un pulgar en la balanza", dijo Kevin O'Reilly, subsecretario adjunto de estado que supervisa los problemas en el hemisferio occidental. "Ha hecho que las resoluciones normales de disputas de una sociedad democrática sean más contenciosas y más difíciles".

El esfuerzo ruso en América del Sur, cuyos detalles no se han informado previamente, parece estar dirigido a provocar la disidencia en los países que han exigido la renuncia del presidente Nicolás Maduro en Venezuela, dijeron altos diplomáticos.

En Colombia, donde el secretario de Estado Mike Pompeo visitará esta semana, cientos de miles de manifestantes se manifestaron en noviembre contra los cambios en las pensiones, la corrupción y el aumento de la violencia.

Las protestas han disminuido desde entonces, y en diciembre, la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, acusó a Rusia y sus aliados en Venezuela de fomentar protestas a través de campañas de redes sociales.

En Ecuador, la ministra del Interior, María Paula Romo, dijo que una campaña antigubernamental que apareció en línea durante dos semanas de protestas en octubre por el aumento de los precios del combustible parecía provenir de Venezuela y Rusia.

Funcionarios y expertos dijeron que las campañas de influencia rusa en las redes sociales han alterado las elecciones en Estados Unidos y Europa, sembraron el sentimiento antioccidental e los informes falsos en África, e inspiraron a China e Irán a adoptar tácticas similares contra manifestantes y adversarios políticos.

Con el apoyo de más de 50 países, la administración Trump impuso sanciones económicas contundentes contra el gobierno de Maduro en Venezuela durante el último año. La coalición está respaldando a Juan Guaido, líder de la oposición venezolana, a quien la mayoría de América Latina y el resto de Occidente ve como el presidente legítimo del país.

Pero el control de Maduro sobre el país parece tan fuerte como siempre, financiado por lo que los críticos han descrito como ingresos ilícitos por petróleo de Rusia y ventas de oro a Turquía.