Internacional

Protestan en Bolivia por presunto fraude electoral

Las acusaciones surgen tras la polémica interrupción del conteo de los votos

Reforma

miércoles, 23 octubre 2019 | 18:14

La Paz— Bolivia registró masivas protestas en La Paz, Tarija y Cochamba, por acusaciones de un presunto fraude en la elección, tras la polémica interrupción del conteo de los votos. 

El Comité Pro Cívico Santa Cruz y el Comité Nacional en la Defensa de la Democracia (Conade) llamaron ayer a un paro indefinido nacional, según reporta el medio local El Diario.

Simpatizantes del Presidente de Bolivia, Evo Morales, y de su partido, Movimiento al Socialismo (MAS), se enfrentaron con vecinos del plan 300, en Santa Cruz, quienes apoyaban el paro indefinido.

En la capital boliviana, la ciudad de La Paz, se realizó una concentración multitudinaria frente al hotel donde se realiza el conteo oficial, que aún no arroja los resultados finales.

En el lugar se presentaron tanto seguidores del Mandatario Morales, como del opositor Carlos Mesa, con banderas y pancartas.

En tanto, según informa El Diario, en Tarija, líderes de la Federación Universitaria Local tomaron instalaciones del Comité Cívico de la región.

El Gobierno de Morales invitó a la Organización de los Estados Americanos (OEA) a auditar la elección, y el organismo aceptó la petición, pero dijo que los resultados deberían ser vinculantes.

La OEA exhortó después a las autoridades bolivianas a celebrar una segunda vuelta electoral sin importar la diferencia entre los dos candidatos presidenciales más votados.

Los últimos recuentos oficiales, actualmente congelados en casi el 97 por ciento de los votos, mostraron que Morales obtuvo un 46.49 por ciento de los sufragios, cerca de 9.5 puntos por delante de su principal rival Carlos Mesa, pero por debajo de la ventaja de 10 puntos porcentuales que necesita para evitar ir a una segunda vuelta.

La ley boliviana indica que para ganar en primera vuelta un candidato debe obtener 50 por ciento más uno de los votos o lograr 40 por ciento y tener una diferencia de al menos diez puntos porcentuales sobre el segundo postulante más votado.