Dudan aliados de EU sobre acusaciones de Trump contra Irán

El gobierno estadounidense asegura que Teherán es responsable del ataque a los campos petroleros de Arabia Saudí

The New York Times
miércoles, 18 septiembre 2019 | 08:49
Associated Press |

New York.- Para un presidente que no comulga bien con los hechos y mantiene venenosas relaciones con los aliados, el ataque a los campos petroleros sauditas plantea un desafío: cómo demostrar lo que asevera la administración, de que Irán estaba detrás del ataque, y lograr unir al mundo para responder.

El presidente Trump ahora debe enfrentar dicho problema mientras lucha con una de las decisiones de seguridad nacional más críticas de su presidencia. Dentro los próximos días o semanas, seguramente se enfrentará a la realidad de que gran parte del mundo —enojado por sus tuits, diatribas, falsedades y acusaciones— podría no sentirse inclinado a creer los argumentos presentados por el Secretario de Estado Mike Pompeo, y otros, de que Irán es responsable del ataque.

Si Trump intenta reunir una coalición para imponer sanciones diplomáticas, endurecer las sanciones para asfixiar aún más las exportaciones de petróleo iraníes o tomar represalias por medio de un ataque militar o cibernético, podría llegar a descubrir que, al igual que el presidente George W. Bush, cuando se enfrentó a Irak hace 16 años, se encuentra en gran parte solo.

Los funcionarios de inteligencia ya están insinuando, en conversaciones de fondo, que la evidencia que implica a Irán es demasiado delicada para hacerla pública. Una teoría que está ganando apoyo entre los funcionarios estadounidenses es que el misil y el ataque con drones fueron lanzados desde el suroeste de Irán, o desde las costas cercanas.

Pero la evidencia reunida hasta el momento, según dijo un funcionario, “no es contundente”, usando deliberadamente las palabras que George J. Tenet, director de la CIA en el 2003, se arrepintió de haber empleado para argumentar, incorrectamente que Iraq estaba construyendo armas de destrucción masiva.