Estados Unidos

Vacunados contra Covid con ‘un boleto a la libertad’, pero viene con preguntas

Funcionarios estatales y locales de Estados Unidos, así como a las empresas privadas se plantearon una serie de preguntas difíciles sobre cómo se llevarían a cabo las pautas

Associated Press / Los visitantes caminan sin máscaras en el muelle de Santa Mónica, California

The New York Times

viernes, 14 mayo 2021 | 10:08

Nueva York— La nueva guía federal emitida ayer allana el camino para que los estadounidenses que están completamente vacunados contra el coronavirus dejen de usar cubrebocas en la mayoría de las situaciones. Pero la guía vino con salvedades y confusión, y envió a los funcionarios estatales y locales, así como a las empresas privadas, a luchar para decidir si actualizar sus propias reglas y cuándo hacerlo.

También hubo motivos de celebración para muchos estadounidenses cansados de las restricciones y traumatizados por más de un año de una pandemia que ha matado a más de 583 mil personas en Estados Unidos y más de 3.3 millones en todo el mundo.

"Todos anhelamos este momento", dijo la doctora Rochelle P. Walensky, directora del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, al anunciar el cambio en una conferencia de prensa en la Casa Blanca ayer. "Si está completamente vacunado, puede comenzar a hacer las cosas que dejó de hacer debido a la pandemia".

A las personas completamente vacunadas se les sigue diciendo que se cubran la cara cuando vuelen o tomen el transporte público, cuando visiten instalaciones de atención médica y en entornos colectivos como prisiones y refugios para personas sin hogar.

Las recomendaciones fueron una sorpresa para muchas personas en salud pública. Ofrecieron un marcado contraste con las opiniones de una gran mayoría de epidemiólogos encuestados en las últimas dos semanas por The New York Times, quienes dijeron que sólo sería posible hasta que se vacunaran muchos más estadounidenses.

Las nuevas recomendaciones también tomaron por sorpresa a los funcionarios estatales y las empresas y plantearon una serie de preguntas difíciles sobre cómo se llevarían a cabo las pautas. Algunos estados levantaron los mandatos de cubrebocas inmediatamente, mientras que otros adoptaron un enfoque más cauteloso.

La mayoría de los funcionarios estatales que respondieron de inmediato al cambio eran demócratas y aprovecharon el momento para enfatizar la necesidad de vacunarse para aprovechar una mayor libertad. La mitad de los gobernadores del país, la mayoría de ellos republicanos, ya habían levantado los mandatos de cubrebocas de alguna forma.

Sin embargo, aproximadamente el 64 por ciento de los estadounidenses no están completamente vacunados. Y las tasas de vacunación han ido disminuyendo, aunque la campaña para vacunar a los niños de 12 a 15 años acaba de comenzar.

La guía pareció tomar por sorpresa a muchos minoristas. Macy's, Target y The Gap dijeron que aún lo estaban revisando, mientras que Home Depot dijo que no tenía planes de cambiar sus reglas que requieren que los clientes y trabajadores usen cubrebocas en sus tiendas. Y el sindicato United Food and Commercial Workers, que representa a miles de trabajadores de supermercados, criticó al C.D.C. por no considerar cómo afectaría la nueva política a los trabajadores que tienen que tratar con clientes que no están vacunados.