Estados Unidos

Renuncia asesor de Salud de Trump tras comentarios contra científicos del CDC

Michael R. Caputo anunció que tomará una licencia 'para concentrarse en su salud y el bienestar de su familia'

The New York Times

The New York Times

miércoles, 16 septiembre 2020 | 13:33

Michael R. Caputo, el principal portavoz del departamento del gabinete que supervisa la respuesta al coronavirus, tomará una licencia "para concentrarse en su salud y el bienestar de su familia", anunció este miércoles el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

El asesor científico de Caputo, el doctor Paul Alexander, dejará el departamento.

El anuncio se produjo después de un extraño arrebato en Facebook el 13 de septiembre y las revelaciones de que él y su equipo habían tratado de diluir los informes oficiales del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades sobre la pandemia.

Caputo, leal a Trump desde hace mucho tiempo y subsecretario de asuntos públicos del Departamento de Salud y Servicios Humanos, se disculpó por su publicación en Facebook con su personal y con Alex M. Azar II, el líder del departamento, después de que sus comentarios se hicieran públicos.

Desde que fue instalado en el departamento en abril pasado por la Casa Blanca, Caputo, un exasistente de campaña de Trump experto en medios, ha trabajado de manera agresiva para desarrollar una estrategia de medios para hacer frente a la pandemia de coronavirus. Pero los críticos, incluidos algunos dentro de la administración, se quejaron de que estaba promoviendo los intereses políticos del presidente sobre la salud pública.

Su charla en Facebook, que fue compartida con The New York Times, estuvo llena de ominosas predicciones de "escuadrones de ataque" de izquierda que traman una insurrección armada después de las elecciones y ataques contra científicos del C.D.C., que dijo habían formado una "unidad de resistencia" decidida a socavar las posibilidades de reelección de Trump. Acusó a los científicos de "ciencia podrida" y dijo que "no se han quitado los pantalones de chándal" excepto para conspirar contra el presidente en las cafeterías.

Varios demócratas de alto rango pidieron el pasado lunes el despido de Caputo, incluida la senadora Patty Murray de Washington, que ayuda a dirigir un comité de salud clave, y la representante Rosa DeLauro de Connecticut, que dirige un subcomité que financia programas de salud. El martes, el senador Chuck Schumer, líder de la minoría, pidió a Azar que renunciara y dijo que "ha estado casi en silencio sobre el caos y la mala gestión en su propia agencia".