Estados Unidos

No seré un peón de Trump: Barrett

La jueza se negó rotundamente a prometer que se rehusaría si una disputa sobre las elecciones del 3 de noviembre llegaba ante la Corte Suprema

Associated Press / Amy Coney Barrett

The New York Times

miércoles, 14 octubre 2020 | 16:08

Nueva York— La jueza Amy Coney Barrett se negó rotundamente ayer a prometer que se rehusaría si una disputa sobre las elecciones del 3 de noviembre llegaba ante la Corte Suprema, insistiendo en que a pesar de su nominación por el presidente Trump, ella no “permitiría que me utilicen como peón para decidir esta elección para el pueblo estadounidense".

Durante una sesión de preguntas y respuestas de casi 12 horas, la jueza Barrett eludió los intentos de los senadores demócratas de precisar sus puntos de vista sobre la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, los derechos al aborto, el matrimonio homosexual y un posible caso relacionado con las elecciones. Ella restó importancia a su historial de adoptar posturas conservadoras en escritos legales y declaraciones personales, argumentando que podría ver los problemas de manera diferente como una jueza en funciones.

“No he hecho ningún compromiso ni trato ni nada por el estilo”, le dijo al Comité Judicial del Senado en su segundo día de audiencias de confirmación. “No estoy aquí con la misión de destruir la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio. Solo estoy aquí para aplicar la ley y cumplir con el estado de derecho".

Después de días de criticar a la jueza Barrett por la ley de atención médica, los demócratas rechazaron sus garantías por considerarlas esencialmente sin sentido. Trump no necesitaba obtener ninguna promesa específica de la jueza Barrett, argumentaron. El presidente la eligió precisamente porque sus opiniones legales sostenidas honestamente lograrían el fin que buscaba.

“Entonces me quedo con mirar las pistas de su historial y hacia dónde lleva al pueblo estadounidense”, dijo la senadora Amy Klobuchar, demócrata de Minnesota, “y creo que nos lleva a un lugar que tendrá graves repercusiones para ellos. "

La negativa de la jueza Barrett de discutir casos específicos o comprometerse con asuntos particulares está en línea con una técnica de décadas utilizada por los nominados a la Corte Suprema para evitar dar respuestas sustantivas durante las audiencias de confirmación. Pero sus intentos de desviar tales preguntas fueron más conspicuos de lo habitual, dado lo explícito que ha sido Trump sobre cómo querría que gobernaran sus nominados.

El presidente ha declarado que quiere que la jueza Barrett sea confirmado para el día de las elecciones, dado que anticipa una disputa electoral y está "contando" con la corte para "mirar las papeletas". Y ha dicho que quiere jueces que "hagan lo correcto" e invaliden la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio.