Estados Unidos

Los 11 delincuentes indultados por Trump tienen conexiones en común

Algunos eran partidarios del presidente o donaron dinero a su campaña

Associated Press

The New York Times

jueves, 20 febrero 2020 | 13:10

Washington.- Temprano el martes por la mañana, Bernard B. Kerik recibió una llamada telefónica. Era David Safavian, un amigo y exfuncionario del gobierno que, al igual que Kerik, fue encarcelado en una ocasión por mala conducta.

Safavian, quien tenía vínculos con la Casa Blanca, dijo que estaba redactando una carta pidiéndole al presidente Trump que perdonara a Kerik, el excomisionado de la Policía de la ciudad de Nueva York que se declaró culpable de fraude fiscal y otros cargos. Safavian necesitaba nombres de partidarios para firmar la carta para el mediodía.

Kerik pronto llamó a sus contactos. Poco después de las 10 de la mañana, llamó a Geraldo Rivera, el corresponsal de Fox News y amigo de Trump. Rivera, quien describió a Kerik como “un héroe estadounidense”, acordó al instante firmar la carta. Kerik luego llamó al representante Peter T. King, republicano de Nueva York, y cuando Safavian se puso en contacto con King alrededor de las 10:30, él también aceptó firmar.

A las 11:57 a.m. el teléfono de Kerik volvió a sonar. Esta vez era el presidente.

“Dijo: ‘Mientras hablamos, estoy firmando un indulto presidencial en su nombre’”, recordó Kerik en una entrevista el miércoles. “Una vez que comenzó a hablar y me di cuenta de lo que estábamos hablando, me emocioné”.

A la 1:41 p.m. Trump informó a los periodistas antes de abordar el Air Force One y mencionó que había perdonado a Kerik. A las 2:10, la Casa Blanca anunció que el Safavian también había sido indultado.

Las órdenes de clemencia que el presidente emitió ese día a delincuentes famosos como Kerik, Rod R. Blagojevich y Michael R. Milken se produjeron a través de un proceso típicamente Trumpiano, una lucha que omitió los procedimientos formales utilizados por presidentes anteriores y fue impulsada en cambio, por la amistad, la fama, la empatía personal y un sentido compartido de persecución. Y aunque los asistentes dijeron que tales decisiones se tomaron de manera aleatoria, el proceso de semejante toma de decisiones puso énfasis en la antipatía de Trump hacia el establecimiento y el cumplimiento de la ley.

Los 11 destinatarios tenían una conexión interna o fueron promovidos en Fox News. Algunos eran partidarios de Trump, donaron dinero a su campaña, y en un caso el hijo de uno de los beneficiados había pasado un fin de semana en los Hamptons con el hijo mayor del presidente. Incluso tres mujeres poco conocidas que cumplían condenas por narcotráfico o cargos de fraude lograron colarse en la red de los conocidos de Trump a través de una conexión personal.