Instala EU tribunales en carpas para atender a solicitantes de asilo

Los funcionarios federales comenzaron esta semana a utilizar estas estructuras hechizas en la frontera

The New York Times
viernes, 13 septiembre 2019 | 12:48
The New York Times |

San Antonio.- El juez de la corte de inmigración miró su larga lista de casos el jueves por la mañana y le dijo al oficial que estaba listo para escuchar el próximo caso.

Nadie dentro de la pequeña sala hizo un movimiento. Toda la acción estaba ocurriendo en un gran televisor de pantalla plana.

En la pantalla, se podía ver a un oficial escoltando a una mujer a un asiento en una mesa plegable en una espaciosa habitación de paredes blancas. La mujer, una migrante de Cuba llamada Lorena, había sido trasladada en autobús desde México a un centro de detención temporal en la frontera del sur de Texas en Laredo. El juez estaba a 160 millas (257.4 kilómetros) al noreste, en una sala del tribunal en el centro de San Antonio.

El caso de Lorena fue parte del último experimento de la administración Trump en la frontera suroeste —corte en la carpa.

Los funcionarios federales comenzaron esta semana a utilizar estas hechizas estructuras en Laredo y en un puñado de otras ciudades fronterizas para aliviar la presión sobre los tribunales de inmigración, parte de un conjunto de medidas destinadas a frenar el flujo de familias migrantes a través de la frontera. Las carpas que albergan a estos tribunales, mismas que también se están utilizando en Brownsville, Texas, y Yuma, Arizona, están diseñadas para acelerar el procesamiento y poner fin a los largos retrasos que han permitido a muchos migrantes vivir y trabajar en Estados Unidos durante años antes de que sus casos judiciales se decidan.

Las carpas son parte de una serie de nuevas medidas diseñadas para reducir el aumento de la inmigración del año pasado al mantener a muchos solicitantes de asilo esperando fuera del país, en México. El miércoles, la Corte Suprema abrió el camino para implementar una nueva política de mayor alcance que podría bloquear a casi todos los solicitantes de asilo, muchos de ellos provenientes de Centroamérica, África y Asia, que no solicitaron refugio sin éxito en otro país. Las nuevas medidas de la administración parecen estar teniendo efecto, y los funcionarios federales informaron una significativa disminución en las detenciones fronterizas el mes pasado.