Estados Unidos

¿El asalto al Capitolio el 6 de enero fue un acto de ‘terrorismo’?

Más de 700 personas han sido acusadas hasta la fecha en relación con el ataque

The New York Times

sábado, 08 enero 2022 | 01:14

The New York Times

Washington.— Después que una muchedumbre de simpatizantes de Trump irrumpió el año pasado en el Capitolio, muchos demócratas y republicanos por igual han denunciado el motín utilizando términos como “terrorismo”.

Sin embargo, posteriormente muchos republicanos dejaron de hacer esas condenas, ya que trataron de realinearse con el expresidente Donald J. Trump.

El ejemplo de más alto perfil ocurrió el jueves, cuando el presentador de Fox News Tucker Carlson acusó al senador Ted Cruz de mentir a propósito debido a que había seguido llamándole a los eventos del 6 de enero como un ataque terrorista, incluyendo en una audiencia en el Senado que se efectuó en esta semana.

Cruz, quien es republicano de Texas, se disculpó, catalogando su frase como “francamente tonta” y diciendo que se refirió únicamente a aquellos manifestantes que atacaron a la policía.

Carlson, quien insinuó que el 6 de enero había sido un complot para justificar una “purga” contra los “patriotas” simpatizantes de Trump, rechazó la explicación de Cruz, citando su consistente uso de ese término durante el año pasado para describir el ataque al Capitolio.

¿Qué es el terrorismo? Básicamente, es una violencia motivada políticamente.

De acuerdo a esa definición, algunos de los eventos ocurridos el 6 de enero “fueron actos de terrorismo doméstico y eso es algo preciso independientemente de si se aplica a cada persona”, comentó Mary McCord, quien fue funcionario de alto rango sobre seguridad nacional en el Departamento de Justicia durante la administración Obama y al principio de la Era Trump.

Más de 700 personas han sido acusadas hasta la fecha en relación con el ataque al Capitolio, y fueron acusados de una serie de delitos. Sólo algunos fueron acusados de conspiración y obstrucción de un procedimiento oficial, algunos de ofensas violentas como atacar a oficiales de la policía y destruir las propiedades del gobierno.  Otros han sido acusados sólo de delitos no violentos, tales como entrar ilegalmente a un edificio restringido.

Debido a que a nadie le gustan los terroristas y es una cuestión de la narrativa ordinaria, contrario a las definiciones legales, trazar una línea entre el “terrorismo” y términos menos peyorativos para la violencia motivada políticamente puede ser notoriamente subjetivo.

close
search