Dice Trump que no mirará testimonio de Mueller

Gran parte de Washington se detendrá el miércoles, ya que el exfiscal especial testificará en Capitol Hill

Associated Press
lunes, 22 julio 2019 | 18:27
Tomada de internet |

Nueva York— El lunes, el presidente Donald Trump fingió indiferencia ante el próximo testimonio del congreso de Robert Mueller, una afirmación para un presidente obsesionado con los medios de comunicación que ha estado preocupado durante meses por el posible impacto de la aparición del ex abogado especial.

Gran parte de Washington se detendrá el miércoles, ya que Mueller testificará en Capitol Hill durante al menos cinco horas, un evento televisado a nivel nacional que para muchos estadounidenses será su primera exposición detallada a los hallazgos del ex abogado especial sobre la interferencia electoral de Rusia en 2016.

"No, no voy a estar mirando probablemente tal vez lo vea sólo un poco'', dijo Trump a los periodistas en la Oficina Oval. "No voy a estar mirando a Mueller porque no puedes sacar todos esos bocados de la manzana''.

Eso fue un cambio respecto al viernes, cuando Trump insistió en que no vería ninguna de las apariciones consecutivas de Mueller ante dos comités de la Cámara.

De cualquier manera, el presidente ha continuado librando la guerra por la credibilidad del exfiscal especial, enviando una serie de tweets el lunes en los que consideró a Mueller, sin pruebas, "altamente conflictivos" y dijo que "al final será malo para él y los falsos demócratas en el Congreso que no han hecho más que perder tiempo en esta ridícula caza de brujas''.

La cuenta de Trump en Twitter puede ser el principal vehículo para que la Casa Blanca responda al testimonio de Mueller.

Aunque la investigación no estableció cargos de conspiración criminal u obstrucción, ha habido una creciente preocupación entre quienes están cerca del presidente de que la aparición de Mueller podría empujar a los demócratas indecisos o reacios hacia el juicio político. Aun así, parece haber poca evidencia de un plan de respuesta organizado de la Casa Blanca para las audiencias.

El presidente tiene un horario ligero el miércoles por la mañana, cuando Mueller comienza a hablar, antes de dirigirse a West Virginia para recaudar fondos por la noche. Los televisores a bordo del Air Force One probablemente estarán sintonizados para cubrir las audiencias, y se espera que el presidente mire o reciba información sobre la mayoría de los procedimientos, según cuatro funcionarios de la administración y los republicanos cercanos a la Casa Blanca. Hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados para discutir los planes internos.

Cuando originalmente se programó que Mueller apareciera el miércoles pasado, antes de un aplazamiento de una semana, la campaña del presidente programó un mitin esa noche en Carolina del Norte para que Trump pudiera ofrecer una refutación. Eso no sucederá esta vez, aunque los abogados personales del presidente, incluido Rudy Giuliani, pueden emitir sus propias declaraciones y los puntos de discusión podrían circular entre los conservadores.