PUBLICIDAD

Estados Unidos

Brandon Tsay, el hombre que desarmó al tirador de California y evitó una tragedia mayor

'Me miraba y miraba a su alrededor, sin ocultar que estaba tratando de hacer daño. Sus ojos eran amenazadores', recordó el héroe de 26 años

The New York Times

lunes, 23 enero 2023 | 08:04

The New York Times

PUBLICIDAD

San marino.- El sábado por la noche estaba llegando a su fin en el Lai Lai Ballroom & Studio, con menos de media hora para el cierre. Quedaban tres personas en la espaciosa pista de baile.

Brandon Tsay, el operador de tercera generación del salón de baile familiar en Alhambra, estaba en la oficina junto al vestíbulo, observando el salón de baile, cuando escuchó que las puertas delanteras se cerraban y un sonido extraño que sonaba como si objetos metálicos chocaran entre sí.

PUBLICIDAD

Se dio la vuelta para ver una pistola de asalto semiautomática apuntándolo.

“Me miraba y miraba a su alrededor, sin ocultar que estaba tratando de hacer daño. Sus ojos eran amenazadores”, recordó Tsay, de 26 años, en la casa de su familia en San Marino este domingo, menos de 24 horas después de mirar a un hombre armado que, sin saberlo, había abierto fuego en otro salón de baile cercano, matando a 10 personas e hiriendo a varios otros en uno de los peores tiroteos masivos de California.

Unos 20 minutos después de esa masacre, el pistolero, a quien las autoridades identificaron como Huu Can Tran, de 72 años, llegó a Lai Lai, a unos 3 kilómetros al norte, dijeron las autoridades.

Tsay luchó con el pistolero y finalmente lo desarmó, salvando innumerables vidas y evitando otra tragedia. Fue un acto que los funcionarios elogiaron rotundamente como heroico. Tran fue encontrado muerto el domingo por la tarde de un disparo autoinfligido en una camioneta a unos 50 kilómetros de distancia, según funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

Tsay dijo que el arma que llevaba el pistolero indicaba que tenía la intención de infligir el máximo daño posible.

“Cómo se construyó y personalizó, supe que no era para robar dinero”, dijo Tsay sobre el arma. “Por su lenguaje corporal, su expresión facial, sus ojos, estaba buscando personas”.

El alguacil Robert Luna del condado de Los Ángeles dijo en una rueda de prensa el pasado domingo por la tarde que “dos miembros de la comunidad” habían desarmado al pistolero en el salón de baile Alhambra. “Esto podría haber sido mucho peor”, dijo.

Pero Tsay y su familia, que revisaron las imágenes de la cámara de seguridad del vestíbulo del salón de baile, dijeron que fue él solo quien luchó contra el atacante por el control del arma y se la arrebató. Las puertas del salón de baile estaban cerradas y nadie más estaba involucrado, dijeron.

“Era solo mi hijo. Podría haber muerto”, dijo su padre, Tom Tsay, quien dijo estar orgulloso de su hijo por la valentía que mostró. “Tiene suerte, alguien lo estaba cuidando”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search