Estado

Pide Iglesia pedir perdón por faltas de respeto a la mujer

El vocero de la Arquidiócesis de Chihuahua dijo que en el mundo, familia y sociedad, todos la necesitan como persona, con su originalidad y autenticidad

Silvestre Juárez/ El Diario

Manuel Quezada
El Diario de Chihuahua

lunes, 08 marzo 2021 | 12:14

Chihuahua.- Con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el sacerdote y vocero de la Arquidiócesis de Chihuahua, Gustavo Sánchez Prieto, dijo que es necesario empezar por pedir perdón por las faltas de respeto y por todas aquellas situaciones en las que su identidad y dignidad es ignorada y menoscabada, ya en el mismo seno familiar, como social, laboral, político e incluso religioso. 

Junto a esta triste realidad que requiere la participación de todos para superarla, va también el reconocimiento agradecido por su feminidad, mezcla maravillosa y singular de su corporalidad y afectividad, junto a sus capacidades intelectuales y demás. 

“Para todas y cada una de ellas, más allá de su edad, condición social, religiosa, política o económica, nuestro respeto y reconocimiento”, señaló.

El sacerdote agradeció a la mujer “por ser mujer” de quien destacó que es única, inigualable, irremplazable e insustituible.

Agregó que el mundo, familia, sociedad e Iglesia, todos la necesitan como persona, con su originalidad y autenticidad. “No copies, no te humilles ni dejes que te humillen, ni humilles”.

El cursa dijo que se necesitan personas que se reconozcan y amen en su feminidad y en su masculinidad “ni lucha de sexos ni concesiones benevolentes”. 

Señaló que el proyecto de Dios habla de la singular dignidad de cada persona y de la construcción de un mundo digno y justo para todos.

Aunque hay quienes no quieren felicitaciones este día, y con ellas denunciamos abusos y vejaciones a que se ven sometidas las mujeres, desde aquellas que son abortadas y abortantes, las niñas y jóvenes que son abusadas y tratadas como mercancía, las que son acosadas en la escuela y con salarios discriminatorios e injustos, las esposas violentadas por sus esposos, las madres explotadas y abandonadas injustamente por los hijos, especialmente cuando son ancianas y enfermas.

Subrayó que el listado de injusticias podría continuar y es necesario que denunciar y luchar juntos, todos, varones y mujeres, por superarlo.

Dijo que va su felicitación, reconocimiento y gratitud por su originalidad y su ser mujer que la identifica y distingue, en su corporalidad, en su sicología, en su modo propio.

Finalmente apuntó que, como mujeres y varones, no en rivalidad ni competencia, son expresión de la creatividad amorosa de Dios, que llama a madurar en el amor.