Estado

Anomalías se advirtieron desde el 2018

‘Jinetea’ y desvía Estado 5.6 mil mdp

Retiene recursos de Fechac, Ficosec, UACH, UACJ, TSJ, el Congreso y hasta de Pensiones Civiles

César Lozano
El Diario de Chihuahua

jueves, 03 junio 2021 | 10:22

El Diario de Juárez

Chihuahua– El Gobierno del Estado ‘jinetea’ y desvía más de 5 mil 600 millones de pesos en retenciones a entes e instituciones, coincidieron los diputados Miguel Colunga, de Morena, y Rocío González, del PAN.

Las omisiones en los pagos de ministraciones, o mejor dicho, dinero etiquetado y dirigido a entes e instituciones y recaudado por concepto de cobro del impuesto sobre nómina (ISN) y del impuesto universitario, representan el delito de desvío de recursos, consideró la legisladora panista.

Recordó que desde hace tres años el Congreso le advirtió al Gobierno de dicha situación, sin embargo, la administración estatal nunca hizo caso, por lo que la diputada cuestionó a dónde fue a parar ese dinero. 

González, secretaria de la Comisión de Fiscalización de Congreso del Estado, dijo que estos señalamientos se realizaron desde el 2018 y continuaron durante todo 2020, y que fueron afectados no sólo la Fundación del Empresariado Chihuahuense (Fechac) y el Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (Ficosec), sino la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH), la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), el propio Congreso del Estado y hasta Pensiones Civiles, ésta última de manera indirecta. 

“Es jineteo, pero a final de cuentas si lo usas en otra cosa y no lo repones y no lo pagas es desvío de recursos, y eso está tipificado como un delito”, dijo la legisladora.

Entonces, agregó, “de entrada ya tenemos una superfalta administrativa porque es repetitiva, porque son muchos millones de pesos, y porque ya se les había notificado a través de auditorías del propio Congreso, lo cual ya representa negligencia, y que les valió gorro”.

Señaló que luego de tantas recomendaciones y advertencias desde el Congreso, no haberlas atendido se puede traducir en negligencia y posibles delitos a perseguir desde lo penal.

“Definitivamente ya se tienen que presentar las denuncias en la Fiscalía Anticorrupción y la Función Pública, porque lo que no sabemos es dónde está el dinero y para qué lo usaron, porque eso se podría advertir como un desvío de recursos”, dijo.

Consideró que las consecuencias fueron una cadena de adeudos y déficit que impactó de manera indirecta a otros sistemas estatales como Pensiones Civiles, sumido en una crisis financiera sin precedentes. 

“Por eso también le echaban la culpa, tanto el Tribunal (Superior de Justicia) como la UACH, a Gobierno del Estado por su falta de pago a Pensiones, porque no les llegaba la ministración completa, entonces ellos dejaban de pagar a Pensiones”, señaló.

González agregó que el Gobierno del Estado se volvió un desastre en materia financiera y administrativa, y prueba de ello son las patrullas de la Fiscalía paradas por falta de pago al proveedor, entre otros indicadores.

‘Situación es grave’

El diputado Miguel Colunga, presidente de la Comisión de Fiscalización del Congreso,  dijo que la deuda interior de recursos etiquetados del Gobierno del Estado supera los 5 mil millones de pesos y se debe revisar la Ley de Responsabilidades Financieras para ver si encuadran delitos y se pudieran fincar responsabilidades penales. 

Calificó de grave esta situación, sobre todo porque habrían sido advertidos desde hace años, además de que se trata de recursos que se obtienen por cobro de impuestos a empresarios y ciudadanía, cuyo ordenamiento es entregar de inmediato, de acuerdo con las leyes de egresos e ingresos de cada año. 

Además de los 130 millones que se deben a Ficosec y los cerca de 150 millones de Fechac –que se reportaron dentro de la Ley de Egresos 2020 sin haberse pagado–, el Gobierno de Corral inició el año con la siguiente lista de adeudos, la mayoría de los cuales permanece sin liquidar:

La deuda con el Instituto Chihuahuense para la Transparencia y Acceso a la Información (Ichitaip) ascendía a 7 millones 389 mil 975 pesos, con el Instituto Estatal Electoral a 15 millones 714 mil 145 pesos, con el Tribunal Estatal Electoral 4 millones 191 mil 624 pesos, con el Tribunal Superior de Justicia a 274 millones 686 mil 034 pesos, Congreso del Estado 10 millones 683 mil 066 pesos, Colegio de Bachilleres 21 millones 377 mil 824 y UACH 251 millones 973 mil 308 millones de pesos. 

A la UACJ se le deben 441 millones 107 mil 184 pesos, a Servicios Estatales de Salud 567 millones 143 mil 922 pesos, al Fideicomiso para el Fomento de las Actividades Productivas del Estado de Chihuahua (Fideapech) 480 millones 026 mil 679 pesos y a Bosques San Elías Repechique 45 millones 583 mil 516 pesos.

Mención aparte merecen las deudas con instituciones de salud fundamentales en plena pandemia, y básicas dentro del interés colectivo, como el Instituto Chihuahuense de la Salud (Ichisal), al cual se reportó una deuda de 2 mil 121 millones 908 mil 330 pesos, y Pensiones Civiles del Estado, que exigía la cobertura de mil 361 millones 826 mil 049 pesos. La suma de todos estos pasivos es de 5 mil 603 millones 611 mil 656 pesos.

‘Gobierno quebrado y que quiebra a proveedores’

Colunga dijo que también habría que revisar si cumplieron con el pago de los créditos a corto plazo con las instituciones financieras, “ya que es un Gobierno en quiebra, sin liquidez y sin recursos, que carga una deuda con proveedores de más de 10 mil millones de pesos”.

Según el equipo del legislador de Morena, el adeudo con proveedores asciende a 2 mil 814 millones 600 mil pesos, con contratistas es de 544 millones 600 mil pesos, en el rubro de participaciones y aportaciones 6 mil 021 millones 500 mil pesos, por retenciones y contribuciones por pagar 215 millones 600 mil pesos, otras cuentas por pagar 421 millones 900 mil pesos, y documentos por pagar a corto plazo 563 millones 500 mil pesos. 

Esta situación, aseguró el diputado, no sólo es grave para las finanzas públicas, sino también para las empresas que depositaron su confianza en el Gobierno y no pudieron sobrevivir a la deuda permanente de la administración corralista.

Sin dinero para cierre de administración

Apenas concluidos los primeros cinco meses del año, y a tres meses de finalizar la administración actual, los analistas financieros prevén un escenario en donde el Gobierno carecerá por completo de recursos frescos para pagar aguinaldos de burócratas y otros gastos obligados para cuya obtención, dejando de lado la posibilidad de aumentar impuestos a la población, se contemplarían las siguientes probabilidades: 

Que el próximo Gobierno reciba por parte de la Federación participaciones adicionales, extraordinarias o adelantadas, haciendo una excepción a Chihuahua por su situación particular, o bien, recurrir a mayor endeudamiento con nuevas solicitudes de crédito a instituciones financieras o proponer una nueva reestructura de la deuda. 

“El desmesurado crecimiento observado en el gasto corriente debilitó las finanzas estatales, trayendo como consecuencia un déficit presupuestal y por lo tanto problemas de flujo de efectivo, mismo que se ha agravado en los últimos ejercicios presupuestales”, expresó Colunga. “Debido a la falta de recursos, el Gobierno del Estado ha tenido que sustituir la deuda bancaria por deuda interna o pasivos no bancarios”. (César Lozano / El Diario)

clozano@diarioch.com.mx

close
search