Estado

Comando armado desata terror en Bocoyna

Se adueñaron de poblado en el que saquearon, quemaron negocios y mataron a un hombre frente a su esposa

Staff

domingo, 30 agosto 2020 | 16:32

José, como fue identificado extraoficialmente, trabajaba el municipio de Bocoyna en la tala legal de árboles, pero la madrugada de hoy un convoy del crimen organizado llegó hasta su casa para robarle su camión y en el forcejeo lo asesinaron.  

“Tenía entre 45 y 50 años de edad, lo mataron frente a su esposa, a ella le perdonaron la vida. Vaciaron su casa, se iban a llevar hasta el colchón, pero cuando arrancaron se les cayó de la camioneta y quejó tirado en la banqueta… cuando llegó la policía su esposa le tenía prendida una veladora al cadáver”, narró una habitante de la cabecera municipal donde la madrugada de este domingo vivieron horas de “terror”.

Desde aproximadamente las 11 de la noche del sábado hasta las 2 de la mañana del domingo, el grupo de hombres armados arribó del municipio de San Juanito a la cabecera municipal de Bocoyna, donde saquearon y luego incendiaron primero tres negocios ubicados en la calle principal.

“Bocoyna no tiene policías municipales porque los mataron… los hombres llegaron y empezaron a hacer disparos. Se robaron todo de tres negocios de telefonía y muebles… La calle estaba llena de casquillos, dejaron cosas tiradas en las calles de las que no se pudieron llevar”, relató la habitante bajo la condición de anonimato.

Después de saquear los negocios los incendiaron, y luego se fueron a la casa de quien identificó como José, un hombre entre 45 y 50 años, quien tenía un camión para transportar “bolillos”, como se le conoce a los trozos de madera, ya que él se dedicaba a la tala legal de madera, y le robaron su camión, aseguró.

“Los policías no llegaban, le habían saqueado su casa, habían matado a su esposo frente a ella y su esposa le prendió una veladora”, narró la mujer quien aseguró vivir atemorizada en el poblado ubicado en la sierra de Chihuahua.

Aunque algunos habitantes comentaban que otra persona había resultado herida, la habitante dijo desconocerlo, así como el supuesto “levantón” de un adolescente.

“Las balas (casquillos) estaban desde la entrada del poblado”, dijo quien compartió las imágenes de uno de los negocios incendiados, en donde los hombres armados dejaron su firma escrita con spray negro con el nombre del grupo criminal y la leyenda “Hasta la muerte”.