PUBLICIDAD

Estado

'Algo me aventó y fue lo que me salvó'

Manuel Escobedo estuvo en el lugar exacto donde el tráiler impactó los carros de burritos durante la tragedia de Ahumada

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 09 septiembre 2022 | 13:04

Carlos Sánchez/El Diario | Carritos de venta destrozados, entre los rastros del percance en la Unión de Vendedores Benito Juárez

PUBLICIDAD

Manuel Escobedo, de 50 años, era uno de los cerca de 30 vendedores que habían entrado a trabajar a las 4:00 de la tarde, unas dos horas y media antes del accidente que terminó con la vida de diez personas a 125 kilómetros de Ciudad Juárez.

Él estaba vendiendo quesadillas en su carrito llamado “El Choche”, cuando escuchó el ruido y pudo correr, narró ayer, agradecido por poder seguir vivo, junto a su esposa y sus tres hijos.

PUBLICIDAD

“Estaba un carro rojo estacionado, y en cuando le pegó el tráiler se vino ladeando. Fue cuando yo corrí, cuando venía metiendo los carros para adentro del paradero. Venía entrando el tráiler… alcancé a correr, porque lo vi cuando iba entrando y corrí, pero caminé tres metros y algo me aventó y fue lo que me salvó, yo creo, no sé”, relató.

Dijo que él fue trasladado en un vehículo particular al Seguro Social pero no había personal que lo atendiera, por lo que lo llevaron al Centro de Salud de Ahumada, en donde le dieron 12 puntadas en la cabeza y le pusieron un collarín.

Ayer, con dolor en la espalda, la cabeza y el cuello, decidió levantarse de su cama para ir a ver cómo había quedado su carrito, el cual encontró destrozado, por lo que agradeció haber podido salvar su vida, ya que él estaba vendiendo en la parte que impactó el tráiler.

“Estuvo terrible, lo que nunca, tengo tantos años trabajando aquí y nunca había pasado eso, nunca… está feo. Lo más triste, los compañeros de trabajo. Éramos como una familia, yo le doy gracias a Dios que le estoy contando lo que le estoy contando. Mire mi carrito cómo quedó”, lamentó con la voz entrecortada quien desde hace 17 años trabaja como vendedor en ese sitio.

Dijo que sus tres compañeros que murieron estaban enfrente de él. Pero “a ellos sí los agarró desprevenidos, yo alcancé a correr. Los tanques del gas se desprendieron, pero comenzaron a cerrarlos rápido, si no esto hubiera sido una desgracia más grande”, señaló.

Manuel Martínez, quien tiene cerca de 30 años vendiendo quesadillas en el mismo punto, también sobrevivió al accidente, gracias a que pudo darse cuenta y correr a tiempo. 

“Yo estaba como a la mitad de donde sucedió la tragedia. Yo nomás oí un golpe de repente y ya vi que venía el tráiler arrastrándose y yo alcancé a correr. Escuché el golpe y salí corriendo. Gracias a Dios que casi no había gente, era un día de mitad de semana, pero había como 30 vendedores”, relató después de poner una veladora a sus compañeros que perdieron la vida. 

“Gracias a Dios que me dio otra oportunidad”, dijo al pedir la ayuda de las autoridades para seguir trabajando, debido a que muchos de ellos perdieron sus carritos, puestos e incluso su mercancía. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search