PUBLICIDAD

Estado

Tragedia en Ahumada

‘No alcanzaron a reaccionar, el golpe fue directo’

Familias de vendedores de burritos lloran su pérdida

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 09 septiembre 2022 | 12:22

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Abel y Axel Yael, hijos de Abel Vega

PUBLICIDAD

Ahumada— “Mi papá era muy sonriente, era conocido por todo el pueblo, era muy buena gente y muy trabajador”, recordó Abel Vega Alvídrez, el hijo mayor de Abel Vega, de 48 años, una de las diez víctimas mortales del accidente en Ahumada.

“Los trabajadores no alcanzaron a reaccionar ni nada, el golpe fue directo”, dijo tras acudir al sitio en el que murió su papá; lo acompañó su hermano menor, Axel Yael, de 11 años.

PUBLICIDAD

Mientras su familia realizaba los trámites ante la Fiscalía General del Estado (FGE) para recuperar el cuerpo de su padre, Axel Yael puso una gorra en el pequeño altar que formaron compañeros y habitantes que acudieron a colocar flores y veladoras junto a las fotografías de las víctimas mortales. 

“Fue un gran accidente, no puedo entender cómo pasó tanta tragedia si es una zona en donde hay mucho tráfico, eso quiere decir que venía a muy alta velocidad”, dijo Abel. 

“Toda la vida hemos trabajado aquí, yo también soy trabajador. Yo acabé turno, a las meritas 3:00 (de la tarde) salí yo de trabajar. Mi papá acababa de entrar, entró a las 4:00 de la tarde”, narró Abel. 

Dijo que cuando él acudió vio a muchos lesionados “que venían de paso a comprar lo típico de Villa Ahumada, burritos y quesadillas”, por lo que les deseó que estén bien y que se recuperen pronto. 

“Gracias a Dios tenemos apoyo de muchas personas, del Gobierno; ayer (miércoles) nos mandaron apoyo de Ciudad Juárez, ambulancias, de todo hubo, gracias a Dios. (A las autoridades) les puedo decir que muchas gracias, pero que sigan haciendo su trabajo, y que se resuelva, que tenga una solución. Nada más que tenga una solución, porque ya regresarnos a nuestros familiares no se puede”, pidió el también vendedor. 

Explicó que su carrito de burritos se llama “Los Tortugos”, porque a su abuelo le decían “Tortugo”, apodo que adoptó su papá y luego él. 

“Es él, aquí está también”, mostró Axel Yael al observar las fotografías de su papá en vida que guarda en su celular, así como las de su primo Omar Vega, “La Piña”, quien también perdió la vida durante el accidente. 

“La Piña era mi primo hermano, tenía 24 años, no tenía hijos, pero tenía una relación. Su papá era hermano de mi papá, para mi tío fallecieron su hijo y su hermano al mismo tiempo”, comentó Abel. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search