Espectáculos

'Es una montaña rusa de adrenalina': dentro del espectáculo de medio tiempo del Super Bowl

No importa la acción en el campo en el juego, para muchos, este fin de semana se trata de The Weeknd

Associated Press

domingo, 07 febrero 2021 | 17:17

El mundo del deporte está entusiasmado con Tom Brady por alcanzar su décimo Super Bowl este domingo contra Patrick Mahomes. Pero cuando Brady, que busca su séptimo anillo en una carrera infalible a Salón de la Fama, salga del campo en el medio tiempo, cederá el centro del escenario a un hombre que toma las decisiones por doceavo Super Bowl consecutivo, y cuyas decisiones son discutidas, debatidas y tal vez, incluso, burladas.

No importa la acción en el campo en el juego, para muchos, este fin de semana se trata de The Weeknd. Y el hombre que ayudó a dar vida al espectáculo de medio tiempo del Super Bowl LV de la megaestrella del pop es un director de televisión británico llamado Hamish Hamilton.

Desde el espectáculo encabezado por The Who en 2010, Hamilton, que ahora tiene 54 años, ha estado involucrado en exhibir a músicos tan famosos que los conocemos por un solo nombre: ¡Madonna! ¡Beyoncé! ¡Gagá!, o bandas que han hecho la banda sonora de una generación, como Coldplay, Maroon 5 y Black Eyes Peas.

El interés global en el espectáculo de medio tiempo no es nada nuevo, aunque 2021 marca el 30 aniversario del cambio de rumbo de la NFL de bandas tradicionales a actos de música contemporánea, y qué cambio fue.

El Super Bowl XXV, también celebrado en Tampa, comenzó con una interpretación sublime de Star Spangled Banner nada menos que por Whitney Houston.

El medio tiempo fue anunciado como "Un pequeño saludo mundial a los 25 años del Special Bowl" con New Kids on the Block.

La Operación Tormenta del Desierto dio como resultado que el programa se retrasara hasta después del juego con un informe de noticias de la Guerra del Golfo en su lugar.

Fue un momento decisivo y la liga nunca miró hacia atrás, reservando nombres conocidos como Michael Jackson, Diana Ross y Boyz II Men en la década de 1990.

Los Aughties fueron testigos de la actuación catártica de U2 después del 11 de septiembre, el infame incidente de Janet Jackson y Justin Timberlake, conocido como el "Nipplegate" de 2004, y Prince en 2007, a menudo citado como el mejor medio tiempo de la historia.

Todas estas actuaciones fueron momentos fundamentales antes de que Hamilton tomara las riendas en 2010.

La audiencia incluso ha eclipsado a la audiencia del juego en sí en ocasiones: en 2015, Katy Perry y sus coloridos compañeros atrajeron a 118.5 millones de espectadores, en comparación con la audiencia media del juego de 114.4 millones.

Para Hamilton, criado en el norte de Inglaterra en la década de 1970, la noción misma del Super Bowl era literalmente un concepto muy extraño.

"Crecí en Blackpool", le dice Hamilton a CNN en una rara entrevista. "Estos son los días antes de Internet, los teléfonos móviles y el intercambio global de medios. Mi único conocimiento del deporte realmente era mi equipo de futbol local, Blackpool, y a muchas millas de distancia en la gran ciudad, Liverpool, que en ese momento dominaba el futbol europeo. "

Hamilton atrajo la atención de Estados Unidos después de dirigir numerosos premios BRIT, el equivalente británico de los Grammy, y si bien tiene la Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y los Oscar en su currículum, dirigir el espectáculo de medio tiempo del Super Bowl es, bueno, el Super Bowl de su carrera cuando se trata de influencia cultural.

"Siempre miramos al otro lado del Atlántico hacia esta tierra desconocida de oportunidades y excelencia", dice. "Ahora, estar creando estos enormes espectáculos en el mismo epicentro de la cultura estadounidense me llena de enorme orgullo".