Escaparate

Así afecta la crisis del coronavirus a los matrimonios, según estudio

Recuerda: ambos tienen razón

The New York Times

The New York Times

martes, 17 marzo 2020 | 11:09

Hace una semana, bajé las escaleras para mostrarle a mi esposo un hilo de Twitter extremadamente grave de un médico italiano. Había sido traducido al inglés y rápidamente se estaba volviendo viral. Echó un vistazo y me dirigió una mirada de hartazgo. El hilo tenía 20 partes de largo.

"¿Por qué me estás mostrando esto?", preguntó.

No fue porque había estado en negación toda la semana, metiéndose los dedos en los oídos. Fue porque este hombre, que tuvo más caos en su vida y que lidió con muchas más pérdidas, estaba más tranquilo ante la adversidad que yo. Estaba empezando a cansarme incluso de él, y no me había dado cuenta.

El coronavirus puede llegar a ser la prueba de esfuerzo definitiva para las parejas. Existe cierta literatura en la que podemos confiar como guía. En 2002, por ejemplo, The Journal of Family Psychology publicó un documento extraordinario que analizó a las parejas después de una tormenta de 1989, el huracán Hugo, comparando a los que habían vivido en los condados afectados de Carolina del Sur con los que no lo habían hecho.

¿Los resultados? Más personas en los condados devastados se divorciaron al año siguiente. Pero más personas también se casaron. Y hubo un aumento en los nacimientos. El huracán provocó una gran cantidad de movimiento emocional, en todas las direcciones.

Ahora estamos pasando una crisis de una magnitud mucho mayor. La pandemia de coronavirus nos obliga a todos a lidiar no solo con las tensiones habituales de un desastre, que son financieras y logísticas, sino también con una sensación de temor. Vivirlo significa tolerar una dolorosa incertidumbre, particularmente en estos primeros días, ya que todos estamos esperando a ver cuántos casos hay, cuán abrumados se volverán los hospitales y cuán grave será la devastación económica.

Los socios, incluso aquellos en relaciones a largo plazo, tienen estilos para afrontar las tragedias muy diferentes cuando se trata de incertidumbre.

Mi esposo, una esponja de información mucho más grande que yo, es más medido. Sabe cuándo dejar de leer los titulares, ir a cenar y prepararse un trago. No está usando su estrés. Él es un termo, no se puede discernir la temperatura del contenido en el interior, mientras que yo cambio de humor con frecuencia.

Esta dinámica es familiar en nuestra relación. Cuando Donald Trump fue elegido, mi esposo y yo tuvimos una discusión constante.

Yo: "Estás exagerando".

Él: "No, no lo estoy. Tú estás reaccionando de forma exagerada."

Entonces, aquí estamos de nuevo, con cada uno de nosotros asumiendo nuestras posiciones en la cancha.

Cuando las parejas se enfrentan por estrategias y estilos de afrontar con la tragedia, es importante recordar que ambas partes, dentro de lo razonable, tienen razón. Cada persona merece una audiencia. En la mayoría de los tiempos de crisis, podemos recurrir a otros para obtener ayuda y consuelo. En esta crisis en particular, se nos recomienda encarecidamente a aislarnos. Eso supone una enorme carga para nuestras parejas. Incluso en las mejores circunstancias, podemos cansarlos con una banda sonora de historias, observaciones y ansiedades.