Sorprende Dorian a veteranos de tormentas en Carolina del Norte

.

Associated Press
sábado, 07 septiembre 2019 | 06:00
Associated Press |

Atlantic Beach, Carolina del Norte– Aunque algo debilitado, el huracán Dorian trajo el viernes lluvias que inundaron casas en la costa de Carolina del Norte con una ferocidad que incluso tomó por sorpresa a los residentes acostumbrados a tormentas. Mucha gente se vio obligada a refugiarse en los áticos y se teme que cientos de personas en la zona de Outer Banks estén atrapadas debido a inundaciones.

El ojo de la tormenta tocó tierra a media mañana en Cabo Hatteras, la primera vez que el vórtice del meteoro alcanzaba el territorio continental de Estados Unidos.

Las autoridades enviaron médicos y otros socorristas a la isla Ocracoke –accesible sólo en bote o por aire– para ayudar a quienes no hicieron caso de las órdenes obligatorias de evacuación de las islas, ubicadas a lo largo de 200 millas (320 kilómetros).

“Nos preocupa mucho la situación de cientos de personas atrapadas en la isla Ocracoke”, dijo el gobernador Roy Cooper. “Hay equipos de rescate listos tan pronto ellos puedan entrar”.

La fuerza del viento de Dorian bajó a 90 mph (145 km/h) y se extendió hasta los Outer Banks como una tormenta debilitada, contrastando con la fuerza bruta que tuvo al causar estragos en las Bahamas a principios de esta semana, pero el huracán categoría 1 azotó comunidades con lluvias y altas mareas, haciendo que el agua alcance las casas con pisos elevados.

“Es grave”, dijo por teléfono Ann Warner, dueña del bar Howard’s Pub en la isla Ocracoke. “El agua se metió dentro de nuestro primer piso, que nunca antes se había inundado”. Dijo que un tragaluz se rompió y que se formaron olas espumosas en su patio frontal y bajo su casa.

La oficina del Sheriff del condado de Hyde dijo que policías, médicos y otros socorristas estaban yendo a la isla en medio de reportes de “inundaciones catastróficas”.

En Buxton, en la isla Hatteras, Mary Helen Goodloe-Murphy, voluntaria de Radio Hatteras, dijo que la gente estaba llamando para reportar que “Las casas estaban sacudiéndose como locas” y que “nunca antes había estado así”.