Se prevé refuercen seguridad por visita presidencial

Estará Donald Trump en esta frontera el próximo 11 de febrero

Karla Valdez
El Diario de El Paso
jueves, 07 febrero 2019 | 06:00

Ante el anuncio de la visita del presidente Donald Trump a El Paso la próxima semana, se espera que esta frontera se convierta en la más vigilada del país.
El equipo de campaña del mandatario, anunció en su página oficial que Trump dará un discurso el próximo 11 de febrero a las 7 de la tarde en el Coliseo de El Paso el cual es denominado “Make America Great Again Rally”.
Se espera que en los próximos días se empiecen a implementar los protocolos de seguridad previo a la llegada de Trump, tanto en las calles de la ciudad como en los cruces internacionales.
Ello afectaría considerablemente los tiempos de espera en los puentes, sobre todo en el Córdova–Américas, por su proximidad a El Coliseo.
El Diario de El Paso contactó a Roger Maier, vocero de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), para saber qué medidas tomarían para forzar la seguridad, pero éste dijo no estar autorizado para hablar del tema.
“Todos los temas en torno a la seguridad del presidente, se tienen que tocar directamente con el Servicio Secreto”, respondió Maier.
Hasta el cierre de esta edición, Ramiro Cordero, vocero de la Patrulla Fronteriza (USBP), dijo que no se tenían órdenes directas de reforzar la seguridad por la vista de Trump a El Paso.
La última vez que un presidente de Estados Unidos pisó suelo paseño fue el 10 de mayo de 2011 cuando Barack Obama ofreció un discurso en el Parque Nacional Chamizal sobre la reforma migratoria.
En ese entonces se montó vigilancia extra por parte de agentes de USBP, quienes patrullaban minuciosamente la frontera con México.
También se podía ver a los uniformados fuertemente armados revisando alcantarillas y otros lugares utilizados por migrantes para tratar de ingresar al país, mientras el helicóptero de la corporación sobrevolaba el área.
Mientras que los oficiales de CBP revisaban a detalle cada vehículo que trataba de entrar a El Paso con la ayuda de perros entrenados y maquinas de rayos “x”, provocando filas de hasta cuatro horas, afectando las actividades de los fronterizos que se disponían a ir a trabajar, a la escuela o simplemente de compras.
Se cree que con la visita de Trump la seguridad podría ser aún mayor, ya que activistas que han criticado duramente al presidente por sus constantes ataques a la comunidad migrante, anunciaron que ese mismo día harán una marcha en señal de protesta.
La visita del presidente será a menos de una semana que Trump dijera en su informe que El Paso era una de las ciudades más peligrosas en el país, hasta que se construyera la valla fronteriza.