El Paso

Listos para servir a la comunidad

Más de 20 estudiantes se recibieron como promotores de la salud en San Eli

Jaime Torres / El Diario de El Paso

Jaime Torres Valadez / El Diario de El Paso

viernes, 07 mayo 2021 | 06:00

Con gran entusiasmo y entre lágrimas por la emoción de haber concluido sus estudios y recibido su certificado que los acredita como promotores de salud certificados, 20 mujeres y un hombre recibieron su papel durante una ceremonia organizada en la emblemática plaza de San Elizario, Texas.

Ataviados con su toga y birrete, los nuevos graduandos se mostraron orgullosos de haber alcanzado una de sus metas, que les permitirá poner en práctica la política de promoción de la salud, con el fin de mejorar la calidad de vida de las familias necesitadas que habitan en diversos sectores del Condado de El Paso.

“Es el inicio del caminar de lo que viene siendo esta carrera y ya ellos tienen una herramienta para salir a las comunidades y ser autosuficientes”, dijo María Covernali, directora de la organización de Familias Triunfadoras, la cual en conjunto con el Departamento de Trabajo Social de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP) promueven esta iniciativa desde hace más de una década.

En la instrucción académica, cuya duración fue de 6 meses, los colegiales recibieron los conocimientos y habilidades esenciales de un sistema de salud basado en Atención Primaria en Salud Integral (APSI) además de observar las normas éticas y trato a las personas con dignidad y respeto.

“Un promotor de salud, en lo que hoy nos hemos convertido, no es sólo una persona que informa, que guía y orienta, es mucho más que eso... es una persona amable, que ayuda, que está dispuesta a escuchar, y sobre todo que tiende la mano a esa comunidad que lucha día a día, no sólo para vivir sino para sobrevivir”, expresó el graduado Jorge Minjárez, al hacer uso de la palabra.

Durante su misión como profesionales, estos hombres y mujeres pondrán en práctica las ocho habilidades adquiridas durante el curso, entre las que se enlistan abogacía, relaciones interpersonales, organización, liderazgo y todo lo relacionado a la prevención de las enfermedades.

Estas destrezas son requeridas por el Estado de Texas para que los recién graduados puedan ejercer al ser contratados por las diversas clínicas, organizaciones y agencias públicas y privadas encargadas del servicio comunitario. La certificación debe renovarse cada dos años, tiempo en el cual deben actualizarse los créditos académicos.

“Tienen que seguir capacitándose en temas de cáncer, diabetes, salud mental, entre otras enfermedades. Hay mucho de dónde obtener esos créditos de capacitación para certificarse e informar de manera veraz a la comunidad”, manifestó Covernali.

Para la dirigente de Familias Triunfadoras, los promotores de la salud deben ser personas sensibles a las necesidades de la población. “Si no tienes un corazón para tu comunidad, no tienes nada”, enfatizó al describir a este tipo de profesionistas.

“Si están buscando aquí porque quieren ganar 30 dólares la hora y si esa es la prioridad, están en un lugar equivocado. La promotoría debe ser de corazón, entregarse a la comunidad, tener esa humildad, sencillez, esa bondad y esa caridad porque de esa manera podemos ayudar a esa comunidad”, recalcó.

Agregó que en estas comunidades vulnerables, donde hay tantas necesidades, es difícil buscar recursos pero si aprendemos a identificar dónde buscar se logrará aliviar esa necesidad no sólo material sino espiritual. “Un abrazo o unas palabras de aliento, es suficiente para hacer sentir bien a esa persona y sacarla de esa depresión que sufre”.

En lo que fue la 22ava. Generación de Egresados de la Clase 2021, los alumnos coincidieron en tener las herramientas para levantar la voz por esas personas que no son escuchadas, y mejorar en lo posible su calidad de vida. “Recuerden que de hoy en adelante no somos sólo esas personas con el interés y ganas de ayudar sino que nos hemos convertido en promotores y promotoras de salud con un gran compromiso y responsabilidad de servir”, concluyó Minjárez.

Como un gesto de agradecimiento a sus mentoras, Magdalena Canales entregó a nombre de sus compañeros graduados un reconocimiento a cada una por su instrucción y paciencia. Las doctoras Eva Moya, profesora adjunta del Departamento de Trabajo Social de UTEP; Silvia Chávez, psicóloga y especialista en Salud Mental; María Covernali, directora de Familias Triunfadoras, y Rita Sardaryzadeh, instructora y experta en resucitación cardiopulmonar (CPR), recibieron una placa en la que se destacaba su enseñanza.