Ciudad Juárez podría convertirse en Tijuana: activistas

La capacidad para recibir migrantes ha sido rebasada

Karla Valdez/El Diario de El Paso
viernes, 22 febrero 2019 | 06:00

El constante rechazo de asilo político por parte del gobierno de Estados Unidos, que obliga a los migrantes a quedarse en territorio mexicano, podría provocar una crisis en Ciudad Juárez, que ya no tiene capacidad para recibir a más personas.

Esto ha obligado a las autoridades juarenses a acondicionar gimnasios escolares como albergues,  ya que el refugio de la Casa del Migrante se encuentra a su máxima capacidad. 

En conferencia de prensa Dylan Corbett, director del Instituto Fronterizo HOPE, explicó que actualmente hay en Juárez alrededor de mil 500 migrantes esperando su turno para solicitar asilo político, pero esta cifra podría aumentar drásticamente con la implementación del programa ‘Quédate en México’. 

“Hablamos con la Congresista (Verónica) Escobar y nos mencionaba que tuvo una plática con el Comisionado (Kevin) McAleenan (de CBP) y éste le dijo que en las próximas semanas entrará el vigor ese programa en nuestra frontera”, comentó.

Dicho programa consiste en que los solicitantes de asilo que lleguen por la frontera sur, serán regresados a México donde deberán esperar la resolución de su caso en las cortes estadounidenses.

“Eso nos preocupa bastante, porque esta política aún no se aplica y ya hay muchos migrantes esperando su turno en Juárez”, dijo Corbett. 

Debido a esto, los activistas prevén una crisis migratoria en la frontera, ya que el Gobierno del Estatal de Chihuahua indicó que no cuenta con la infraestructura, ni recursos económicos para albergar a más migrantes.

El gimnasio del Colegio de Bachilleres se encuentra a su máxima capacidad albergando a más de 440 personas de distintos países centroamericanos, África, Cuba y del Estado de Guerrero.

Trascendió que estas personas primero pidieron refugio en la Casa del Migrante, pero los rechazaron por falta de espacio y fueron canalizados al gimnasio. 

Corbett aseguró que esta situación es preocupante, ya que de seguir así, Juárez podría convertirse en la ciudad de Tijuana, donde se tuvieron implementar campos de migrantes para poder alojarlos.

“Si el gobierno de Estados Unidos sigue insistiendo en regresarlos a México, muy pronto vamos a ver en Juárez campos de migrantes como en Tijuana y esto no es aceptable”, reiteró.


No podrá sostenerse 


Camilo Pérez Bustillo, representante de HOPE explicó que la vecina ciudad está haciendo su mayor esfuerzo para brindar ayuda humanitaria, pero la situación ya los rebasó.

“En términos de su capacidad y recursos ya están rebasados. Ha habido mucho movimiento de la sociedad civil en Juárez para apoyar a la casa del migrante pero esto no es suficiente”, señaló.

Pérez Bustillo comentó que falta apoyo por parte del gobierno federal de México, que tiene la responsabilidad de apoyar a Juárez en este momento.

“El gobierno federal tienen que crear condiciones adecuadas, si no, vamos a ver escenas como en Tijuana que fueron muy adversas y peligrosos para los migrantes”, dijo.

El activista dijo decepcionado que el gobierno encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, no está brindado el apoyo a los migrantes que se esperaba, ya que en la frontera sur de México, a los migrantes que ya no se les entregarían visas para poder ingresar al país, reflejando una colaboración entre México y Estados Unidos para frenar el flujo de migrantes. 

“Teníamos muchas esperanzas con este cambio de gobierno, de que hubiera una política más solidaria y protectora de los migrantes. Tristemente eso no se ha dado ni el contexto de las caravanas ni con esta política de ‘Quédate en México’, relató. 

Ya que asegura que con esto lo único que se hace es entregarle la carga humanitaria de Estados Unidos a México, con la complicidad del gobierno mexicano. 

“Vamos a crear una emergencia en toda la frontera. Lo que representa que la comunidad en Juárez se va a tener que preparar para flujos nunca antes vistos sin los apoyos e infraestructura necesaria”, reiteró.


Buscan evitar más muertes 


Por último, Corbett comentó que es necesario frenar las políticas antiinmigrantes del presidente Donald Trump, que ya le costaron la vida a dos niños migrantes, Jakelin Caal y Felipe Alonzo, ambos de Guatemala. 

“Eso no es aceptable, las políticas de esta administración ya se han vuelto letales y tiene que parar.  No podemos negarle la ayuda y protección a esos que lo necesitan”, enfatizó. 

El director de HOPE aseguró que los migrantes van a seguir saliendo de sus países debido a las condiciones precarias en las que viven en sus comunidades.

“Son personas indígenas que no hablan español, nosotros estuvimos ahí y vimos la terribles condiciones en las que viven. Necesitamos ser solidarios”, dijo.

Agregó que es necesario que la comunidad se una, para luchar contra las políticas antiinmigrantes del mandatario estadounidense. 

“Tenemos que resistir como comunidad fronteriza, tenemos que decir ‘no’ a estas políticas que criminalizan a nuestros hermanos migrantes”, concluyó.