El Paso

Atestiguan paseños transición histórica

Una apertura es un motivo de celebración, pero en estos momentos es de división: juez del condado

The New York Times

Sabrina Zuniga
El Diario de El Paso

miércoles, 20 enero 2021 | 06:00

Tras los cuatro años del mandato de Donald Trump, en los que visitó dos veces El Paso y su campaña le quedó debiendo más de medio millón de dólares a la Ciudad, por un mitin realizado en el Coliseo en febrero de 2019, paseños serán testigos de la llegada a la Casa Blanca del demócrata Joe Biden.

“Tengo el enorme privilegio de ser testigo de la historia y asistir a la toma de posesión del presidente electo Joe Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris”, confirmó en un comentario por correo electrónico, Verónica Escobar, congresista demócrata por El Paso.

 “Los eventos de mañana honrarán las tradiciones de nuestra nación y al mismo tiempo permitirán que en medio de la pandemia, los paseños y las personas de todo el mundo participen desde sus hogares. Juntos, celebraremos un día de renovación nacional que finalmente devolverá la decencia y la humanidad a la Casa Blanca”, agregó Escobar ayer.

 Los preparativos para la toma de posesión del presidente Joe Biden se llevaron a cabo desde el martes en medio de una fuerte presencia de seguridad en Washington, con las áreas alrededor del Capitolio y las calles del centro cerradas al público y decenas de miles de tropas de la Guardia Nacional movilizadas en una demostración masiva de fuerza.

 A partir de este miércoles, la nación tendrá a un nuevo mandatario que traerá detrás de él una perspectiva azul, pero también incertidumbre, no sólo en la capital del país, sino en cada una de las comunidades que se han visto afectadas por la retórica de la administración del presidente número 45, Donald Trump.

 

 Sentimientos encontrados

Ricardo Samaniego, juez del Condado de El Paso, dijo mostrarse optimista del nuevo liderazgo, pero también condenó los actos recientes de violencia.

 “Estamos actualmente en una situación muy triste, porque una apertura es motivo de una celebración, y en estos momentos, es motivo de una división”, dijo Samaniego, quien localmente decidió cerrar por dos días la Corte y algunos edificios del Condado de El Paso como una medida precautoria ante las amenazas a edificios gubernamentales a nivel nacional.

 “Todos hablan de lo que pasó el 6 de enero, pero a nosotros nos pasó el 3 de agosto, cuando una persona vino aquí a disparar en contra de nuestra comunidad, incitado por las retóricas del presidente”, señaló Samaniego.

 “Es una conexión, las personas reaccionaron así el día de los disturbios en el Capitolio, aquí ya nos pasó, que la violencia que incitó el presidente logró sucesos trágicos”, comentó el juez.

 Mientras Estados Unidos se dice listo para iniciar la era Biden, el martes por la noche, el presidente electo y la vicepresidenta electa Kamala Harris hablaron en una ceremonia en el Lincoln Memorial Reflecting Pool para conmemorar a los más de 400 mil estadounidenses que han muerto a causa de Covid-19.

 En el National Mall se ha colocado un campo de banderas, que representan a quienes no pudieron asistir a la inauguración a causa del coronavirus. La inauguración se produce cuando el Senado se prepara para juzgar al presidente Donald Trump por un artículo de juicio político por instar a miles de partidarios a marchar hacia el Capitolio el 6 de enero.