PUBLICIDAD

Economía

Advierten presión a finanzas por plan antiinflacionario

Renunciar a la recaudación del IEPS, IVA e ISR no es sostenible, advierten expertos

Azucena Vásquez
Agencia Reforma

miércoles, 04 mayo 2022 | 12:27

Agencia Reforma

PUBLICIDAD

Ciudad de México.- El plan para combatir la elevada inflación del país que presentó esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador es limitado porque se sustenta, en parte, en los subsidios adicionales a gasolinas y diesel ya otorgados, lo que generará una presión a las finanzas públicas.

Además, no plantea estrategias que permitan a una mayor población acceder a la canasta básica, advirtieron expertos.

PUBLICIDAD

Este plan consiste en homologar el precio de 24 artículos de la canasta básica a nivel nacional para los siguientes seis meses mediante la estabilización de precios de referencia de gasolinas, diesel, gas LP y electricidad (mediante subsidios que representan un esfuerzo del Gobierno de 330 mil millones de pesos), mayor producción de granos, entrega de fertilizantes, precios de garantía de maíz, frijol, arroz y leche, entre otras medidas.

Evidentemente se basa en buena medida en continuar con los estímulos a gasolinas y diesel con la renuncia a la recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) aplicados a estos combustibles y beneficios fiscales vía el Impuesto al Valor Agregado y el Impuesto Sobre la Renta (ISR) que no es sostenible para las finanzas públicas, de acuerdo con Adriana García, coordinadora de Análisis del observatorio México, ¿Cómo Vamos?

"El costo de este paquete es muy superado por el subsidio que existe a la gasolina y este subsidio a las gasolinas presiona a las finanzas públicas porque limita los ingresos presupuestarios y de por sí en una economía que no está creciendo de manera limitada, provoca que el Gobierno federal disponga de menos recursos para destinarlo al gasto social porque se enfrentará a la disyuntiva de seguir con el gasto en estos o realiza un recorte", señaló.

Si decide continuarlos, tendrá que recurrir a una mayor deuda que será más cara -debido a tasas de interés elevadas- lo que provocaría inestabilidad en las finanzas públicas, advirtió.

Los subsidios generan presión para las finanzas públicas ya que no estaban presupuestados y se corre el riesgo de que temporalmente se genere un mayor subejercicio en el gasto en inversión física para poder mantener balanceadas las finanzas, señaló Gabriela Siller, directora de Análisis Económico de Banco Base en su cuenta de Twitter.

"Con eso, el Gobierno federal frenaría más a la economía, ya que el gasto en inversión física tiene el potencial de generar un efecto multiplicador sobre la economía. Los subsidios serán pagados con los excedentes petroleros, pero estos ya son utilizados en los estímulos a los precios de la gasolina", añadió Siller.

En ese sentido, la coordinadora de México, ¿Cómo Vamos? señaló que las medidas del paln quedan cortas en el sentido de que no se va a evitar que más personas no puedan acceder a la canasta básica y lo que se esperaba era un paquete que contuviera el problema del incremento de la pobreza en México.

García recordó que, según el Coneval, en México se registraron 10 millones 800 mil personas viven en pobreza extrema en 2020, 2 millones 100 mil más que en 2019, y este paquete no se centró en garantizarles el acceso a la canasta básica.

Marco Oviedo, analista económico independiente, sostuvo que este paquete no es realmente un plan para controlar o detener la inflación, ya que aunque algunas medidas como la extensión del programa "Fertilizantes para el Bienestar", que se extiende de cinco a nueve estados, puede tener un impacto en los costos de producción, realmente tendrán efectos limitados y más porque los choques de oferta son globales, por lo que están fuera del control del Gobierno federal.

Además, resaltó que los precios de garantía son un mecanismo que se aplica cuando los precios caen, lo que no está ocurriendo actualmente.

"El problema no es el productor, sino el precio final del productor. A lo mejor hubiera servido más para garantizar que los productores iban a tener acceso a materia prima, que eso sí reduce costos", dijo.

Sin embargo, tanto García como Oviedo coincidieron en que es de celebrarse que no se haya planteado un control de precios, ya que está comprobado que esta estrategia no funciona.

"Todo mundo sabe que no funciona o funciona en el corto plazo y después resulta contraproducente. Sí, es loable que no haya control de precios (en este paquete)", señaló Oviedo.

García agregó que el control de la inflación le corresponde al Banco de México (Banxico), quien deberá seguir subiendo su tasa de interés para ello.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search