Deportes

Arma a las Chivas a su gusto

El director técnico José Cardozo comienza a marcar su sello como entrenador del Guadalajara

Reforma / José Cardozo

Reforma

viernes, 01 febrero 2019 | 09:35

Guadalajara— Superada su sorpresa por llegar al redil, José Cardozo comienza a ver su sello como entrenador del Guadalajara, algo que no pudo expresar en el torneo pasado.

"El equilibrio en el medio campo. Para mí, los partidos se ganan o se pierden en el medio campo, esa zona es fundamental", comentó el paraguayo.

"Me gusta tener a jugadores muy concentrados, no sólo en el partido, sino en toda la semana de entrenamientos, jugadores que se preocupen por mejorar ellos mismos, porque en este deporte, aunque se esté acostumbrado a hablar del funcionamiento del equipo, también es muy individual".

Cardozo llegó en junio de 2018 y no clasificó a la Liguilla y en el Mundial de Clubes no superó la primera ronda.

"No fui lo que realmente quería ser en ese momento en Chivas, porque no podíamos chocar en ese momento con nadie. Lo que queríamos era buscar entrar bien, conocer a cada uno de los jugadores y, con base en eso, ir ganando partidos, que lo hicimos y de pronto caímos. No fue fácil", recordó.

"Fue muy tormentoso cómo llegamos. Era conocer a los directivos, al entorno, todo era... no negativo, pero sí había vibras a las que uno no estaba acostumbrado. Ir cambiando eso no fue fácil, nos llevó a no clasificar a la Liguilla, porque todo eso repercute en lo deportivo".

¿Fue vital cambiar al plantel con los que se fueron y los que llegaron?

"El cambio siempre viene bien para todos y mira que estos (que se fueron) ganaron cinco títulos. Nosotros en Toluca también los ganamos, me fui y se fue Sinha. Es normal, hubo cambios. Muchas veces no nos gusta, pero el tiempo es así.

"Al jugador le cuesta entender que viene un cambio. No soy el dueño del club, soy el entrenador y la responsabilidad mía es dialogar con la directiva y buscar las herramientas para lo que queremos lograr. Dependiendo de eso, actuamos buscando a jugadores que me gustan, con mi estilo y mi forma".

¿Cómo calificarías tu primer semestre en las Chivas?

"Fue un semestre de aprendizaje, de conocer a profundidad a la familia Chivas, no es fácil que la gente te acepte: te exige resultados.

Lo bueno es que tuve la fortuna de dirigir a un equipo grande como Olimpia de Paraguay y sé mas o menos cómo se debe trabajar en un grande. Era conocer la idiosincrasia del club, del directivo, del dueño y dar resultados. Fue un aprendizaje que nos llevó a tomar decisiones".

La palabra limpia está muy satanizada en el futbol, pero ¿qué tan sano fue para ti erradicar elementos que quizá ya no eran positivos para el grupo?

"Antes de que terminara el semestre, paralelamente, ya conocíamos más a profundidad a cada uno de los jugadores. Nos dedicamos más a ver si el jugador se va a adaptar a lo que busco cuando arme el plantel. Si al jugador le gusta concentrar como me gusta, si se va a adaptar a doble turno. Por eso fue un aprendizaje muy importante el semestre que pasamos".

¿También si todos aceptaban el nuevo reglamento?

"Claro. Yo siempre le dije al plantel que en diciembre y enero iba a haber un cambio importante en todos los aspectos. Primero, armar el equipo y por cuestión de gustos. No se fueron porque sean malas personas. De mi parte nunca hubo roce ni discusión. Estoy con la conciencia tranquila de que actué de buena manera, que a lo mejor a unos les gustó y a otros no.

"Es muy difícil hacer amigos en esta profesión, sí tratar de conocernos a profundidad. Me encanta observar de lejos, no tanto estando cerca del jugador, de lejos veo actitudes del ser humano, no tanto estando cerca de él y casi nunca fallo.

"Un jugador mio no va a estar fuera porque no me saludó, sería irresponsable de mi parte. Les digo: 'Trabajen, porque yo trataré de ser muy justo con ustedes'. Me equivoco, como cualquier ser humano, pero trato de ser justo. Siempre fui claro con ellos. A los que se fueron les dije personalmente que no entraban en planes".

¿Por qué los futbolistas culpan a los entrenadores cuando no juegan o de no rendir por no jugar?

"Siempre les digo que el primero que quiere ganar es el técnico, por eso busco ser lo más justo posible. Quiero ganar, esto no va porque uno quiera o no a un jugador; la profesión nos lleva a trabajar y convivir juntos. Llevamos siete meses.

"El jugador debe entender que él mismo debe ser más fuerte en muchos aspectos si quiere triunfar. Autoexigirse mucho más, el jugador que triunfa y se exige es el que llega. El jugador que culpa a los demás por no jugar raras veces llega. Quiero que los jugadores en Chivas sean fuertes, cuando juegan y cuando no.

"Siempre les digo a mis jugadores: 'Ve tu partido, míralo'. Les pasamos imágenes de las cosas que hicieron bien y de lo que hicieron mal, porque eso les ayuda. Solamente con talento no se juega. Quien sólo con talento quiere jugar y no se compromete con él mismo, sufre mucho para llegar a la cima".

Ahora que ya tienes a un proyecto sano y un equipo formado por ti, ¿qué te ha parecido?

"El plantel siempre estuvo bien, lo que pasa es que a lo mejor no era el plantel que yo armé, pero ahora es distinto porque armamos nosotros. El diálogo es mucho más abierto. Hablé con todos los que trajimos explicándoles mi idea, lo que esperaba de ellos y lo que espera el club. Aceptaron todos. Es más sano transmitir todo lo que uno quiere".

¿Cómo viste el debut de José Juan Macías con León, anotando dos goles?

"Necesitaba todo el camino abierto para demostrar todo el talento que tiene. Macías o Edson Torres son jugadores que necesitan jugar y aquí iban a tener pocas posibilidades porque tenemos a Alexis, Pulido, Madrigal, Godínez y Ronaldo. Macías iba a ser el sexto delantero para competir".

¿Y qué sensación te dejó verlo explotar con goles en otro lado?

"Me encanta. Ojalá que haga 10 o 15 goles, sería fantástico. Por algo le dimos libertad para que pueda ir a jugar y demostrar toda la capacidad y calidad que tiene.

"Me equivoco como todos, pero el análisis que hicimos es que ahorita no iba a entrar a lo que nosotros queremos. Ojalá que Macías salga goleador del campeonato, porque le vendrá bien al club, para regresarlo o para venderlo. Si el tipo hace 10 goles seríamos muy duros de cabeza para no traerlo de vuelta a Chivas".

¿Qué te ha parecido el aporte de liderazgo de Molina?

"Yo no lo conocía personalmente, pero siempre me llamó la atención su estilo, su forma de jugar y su liderazgo. No lo conocía de fuera, pero mi primer refuerzo que yo pedí a la directiva fue Molina. Me gusta tener un buen contención porque los partidos se ganan o se pierden en el medio campo, por la transición de lenta a rápida, por el cambio. Por ahí circula siempre todo.

"El equilibrio que quería lo conseguimos con Molina, tanto defensiva como ofensivamente, eso es lo que diagnostiqué en el análisis que hice del torneo pasado, hablé con la directiva y dije que necesitábamos a Molina".

¿Te ves dirigiendo en un Mundial a México o Paraguay?

"Sí, claro. Uno siempre quiere trascender, mejorar y crecer. Dirigir a un grande como Chivas te hace madurar mucho, te hace cuidar detalles.

"He crecido bastante, pero hay que tratar de ganar cosas importantes con Chivas desde este torneo, clasificar a la Liguilla y buscar el título. Claro que uno sueña con dirigir en un Mundial, dirigir a mi Selección de Paraguay sería fantástico porque jugué 16 años y fui a tres Mundiales".

¿Y si dirigieras a México se sentiría la misma pasión?

"Totalmente, llevo 24 años viviendo en México, pero sí soy realista en este aspecto y me encantaría que a la Selección Mexicana la dirija un mexicano. Y como a Paraguay, un paraguayo".

Mucha afición no termina de aceptarte, sin embargo, siempre has dicho que desea triunfos, ¿cómo deseas que te recuerde la afición?

"Queremos cambiar la idea con base en resultados. Si el equipo gana y juega buscando el título, me gustaría que recordaran más a mis jugadores que a mí como entrenador. Ellos son los que ejecutan y los que nos llevarán a ganar títulos. Si me van a recordar, que me recuerden por haber formado parte de un equipo ganador y nada más. Sólo soy un orquestador, pero ganando se puede hacer historia y lo que quiero es ganar".