Vamos

‘Culto, generoso, feliz y pleno’

Amigos de Manuel Vázquez Durán dan testimonio sobre la vida del trotamundos

Jesús Rodríguez / El Diario

miércoles, 30 septiembre 2020 | 11:21

 Adán García 

(Socio de Manuel)

“Fui amigo de Manuel por más de 25 años, teníamos 17 años trabajando juntos. Yo hacía toda la logística de los viajes y él la planeación.

Iniciaba con la investigación de mercado, porque primero iba a visitar países, lugares, restaurantes, museos. Primero experimentaba y luego decidía y elegía lo que valía más la pena que la gente conociera de esos lugares.

En su mente diseñaba el itinerario y sobre ese itinerario realizaba todas las actividades que se harían en el viaje.

El 80 por ciento de nuestros viajes eran internacionales y el otro 20 eran viajes nacionales, en circuito.

También en la gran mayoría de los viajes el acompañaba a las personas, a los grupos, los llevaba y se hacía cargo de todo.

Nosotros manejábamos lo que llamamos un ‘turismo vivencial’, te llevaba a experimentar como si fueras un lugareño de los sitios que visitábamos, porque tenía amigos en todos lados y esos amigos le ayudaban para que los viajeros tuvieran esa experiencia.

No fuimos una agencia que estuviera abierta a todo el público, los viajes los promovía dentro de su mismo club de viajeros y llegaban con nosotros por recomendación. No manejamos en los últimos 15 años ningún tipo de publicidad, nada más Facebook e Instagram y la recomendación de boca en boca.

Ya una vez que teníamos gente interesada en el viaje organizábamos reuniones. Se hacían tres o cuatro reuniones previas si eran viajes internacionales. Los viajes a Europa los planeábamos desde diciembre para salir en el verano, eran meses de preparación.

En esas reuniones él les hablaba de cultura, gastronomía, el tipo de moneda, idioma para que la gente comenzará a proyectarse en el viaje y el propio destino.

El viaje que tuve con Manuel en estos 17 años de trabajo juntos fue lo mejor que me dejó”

Natalia González

“Cuando conocí a Manuel, mi primer viaje fue a Gracia y Egipto. Desde que platicabas con él en esa primera entrevista, hacía que te sintieras en el lugar al que luego ibas a viajar. Trasmitía ese amor por los viajes, por conocer el mundo.

Era una persona que antes de hacer el viaje quería que cada uno de los que iríamos, estuviéramos bien informados. No sólo te vendía el viaje, sino que te preparaba con la historia, los lugares y hasta con el idioma.

Me enseñó a ser puntual, porque el así era. Respetaba el tiempo de todos y nos inculcó el respeto del tiempo de los demás a partir de la puntualidad.

Fue una persona súper alegre, que te contagiaba con su ánimo para seguir en la travesía y aprovechar lo que culturalmente se nos ofrecía en los lugares a los que viajamos, que comiéramos otro tipo de alimentos y que disfrutáramos el arte de la cocina de otros países.

Manuel nos educó en relaciones humanas, el respeto al otro, a otras formas de vida, a lo diferente.

Cuando viaje con él a Egipto, una de las primeras sorpresas fue conocer la biblioteca de Alejandría. La verdad que fueron cosas inolvidables”

Ricardo Alcántara

“Conocí a Manuel en la radio, en un programa que se llamaba ‘Navegando’. Necesitábamos a un experto en viajes y lo invitamos para que nos platicara sus experiencias.

La verdad que viajar con él era muy padre, porque mirábamos el mundo de una manera muy distinta; eran viajes de amigos.

Nos mostraba el mundo de manera diferente, no como el clásico turista. De él aprendía la humildad, la sencillez, el espíritu de servicio; siempre estaba muy pendiente de que todos los que viajábamos nos la pasáramos bien, disfrutábamos.

Me dio la oportunidad de aprender, porque gracias a eso me animé a comenzar a hacer los viajes por mi lado, pero siempre le hablaba y le pedía su opinión y sus consejos, y siempre estuvo dispuesto a ayudarme. La verdad tengo un excelente recuerdo de Manuel”