Churro Man, a la conquista de los paladares

Utiliza receta familiar y usa las redes sociales para mantener contenta a su clientela

Agencias
sábado, 25 mayo 2019 | 13:44
Agencias

Los Ángeles – Los primeros recuerdos que José Ascencio tiene acerca de los churros, provienen del olor y la textura que tenían los que su mamá preparaba en México. “Cuando los probé en otros lados [en EEUU] me parecieron grasosos y muy dulces… No estaban recién hechos”, dice el oriundo de Baja California, publicó Excélsior California.

Ya de adulto, y con la receta familiar bajo la manga, se le ocurrió vender churros pero decidió que su marca sería el sabor de un dulce hecho en casa; es decir, un churro liviano, crocante por fuera y suave por dentro.

Fue así como el inmigrante inauguró su negocio en un food truck bajo el nombre de 'The Churro Man' en 2005. Al principio, solo fue venta en las calles pero 36 meses después su éxito es reconocible y hasta ya empezó con el servicio de comida para eventos —conocido como catering.

“Eso comenzó porque muchos clientes, que trabajaban en compañías, empezaron a hablarme del tema y a recomendarme”, cuenta Ascencio, quien a sus 55 años de edad ya ha logrado trabajar en eventos para compañías como Nike, Adidas, Paramount Pictures, Bank of America, Universal Studios Hollywood, entre otros.

Pero lo curioso de The Churro Man es que es muy popular en Internet. 

Esto gracias a que echó mano de las redes sociales. “Cuando hay eventos, me llevo el carro de Arleta y cuando la gente no ve el food truck, me reclama. Siempre piden saber dónde estaremos y a qué hora”. En la actualidad, The Churro Man intenta avisarle a sus seguidores a través de Twitter e Instagram dónde estará ubicado.

Cuenta que también lo llaman para llevar sus churros a cumpleaños, celebraciones de aniversario, baby showers y despedidas de soltera. “Siento que ahora hay una nueva moda de pedirlos más en las bodas… Algunos novios optan por un pastel pequeño y dan churros”, agrega.

La tendencia puede deberse quizás a que este manjar queda listo en poco tiempo. La masa se desprende de una churrera a una piscina de aceite, en minutos los churros son colocados en una cama de azúcar y una vez embolsados y calientitos llegan a las manos del cliente.

Ahora, si eres de los que disfrutan del dulce, puedes optar por comprarte un pequeño envase con chocolate, cajeta o lechera para acompañar tu antojo.

Ascencio indica que todos los ingredientes —a excepción de las cremas— son veganos. “Tengo clientes que cuidan mucho lo que comen… Los americanos son quienes preguntan más acerca de con qué se hacen los churros y opté por esa opción. Cada vez más los consumidores están apostando por eso”.

Dos ‘churro trucks’

Ahora ya cuenta con dos food trucks. Uno que siempre está presente los viernes en el festival gastronómico Grubfest, en Granada Hills, y otro que se coloca en el estacionamiento de Walgreens, en Arleta, de jueves a domingo.

“Normalmente tengo entre cuatro y siete eventos privados por semana”, dice Ascencio y explica que para cubrir la alta demanda optó por las redes sociales y por modernizarse.

Creó una máquina que le ayuda a producir más churros. “En las otras sale un churro a la vez, en la mía [la masa] sale de a tres… El otro día hicimos una venta para 2 mil 500 empleados en menos de cuatro horas”, cuenta orgulloso.