Nacional

Solo un refugiado de 30 mil ha conseguido el asilo en la frontera con México

No obstante, el presidente Trump no lo quiere recibir y su administración apela el caso

Agencias
lunes, 09 septiembre 2019 | 12:56
Agencias

Los Ángeles – El primer migrante que consiguió asilo entre más de 30 mil que el gobierno estadunidense ha enviado desde enero a México a esperar resoluciones enfrenta ahora una apelación de la administración del presidente Donald Trump y es posible que nuevamente tenga que esperar por meses en Tijuana, publicó La Opinión.

Alec, un pastor evangélico hondureño de 30 años de edad, se convirtió en el primer migrante del programa Protocolos de Protección a Migrantes (MPP) en conseguir asilo.

Pero exactamente un mes después de ser aceptado como refugiado, el Departamento de Seguridad Interior (HSD) informó a la abogada que representa a Alec que el caso fue apelado esta semana.

“El gobierno eligió apelar cuando sabe muy bien que el caso de Alec está cerrado; esto demuestra que la administración y Seguridad Interior están dispuestos a tomar cualquier medida con tal bloquear el asilo a refugiados”, dijo en declaraciones escritas la abogada Robyn Barnad.

El pastor, solamente conocido como Alec, huyó cuando la Mara Salvatrucha o MS13 lo amenazó de muerte por encabezar un programa de recuperación social para jóvenes que deseaban apartarse de la pandilla.

Se unió a la caravana que salió de Honduras y llegó a Tijuana en noviembre y fue uno de los primeros migrantes que la administración Trump envió a México a esperar resolución a su petición de asilo mediante el programa que Estados Unidos implementó unilateralmente en enero.

“Pensamos que después de esperar meses, después de archivar cientos de páginas de evidencia para respaldar su reclamo, y de pasar horas en la corte testificando, después de que el juez otorgó protección, pensamos que la pelea de Alec habría terminado”, dijo la abogada en conferencia.

Barnard explicó que otros migrantes que han obtenido asilo han salido libres sin enfrentar mayores retrasos.

“No sabemos que esto tiene que ver con el programa de MPP”, también conocido como “permanecer en México”, explicó Barnard.

Desde el día en que Alec consiguió el asilo, por decisión del juez de migración Rico Bartolomei, el 6 de agosto, en San Diego, el pastor evangélico tiene que portar un grillete electrónico en el tobillo derecho y asegurarse de que el aparato tiene batería para el sistema de posicionamiento global o GPS.

La abogada dijo que eso también es distinto, pues el gobierno solo impone grilletes electrónicos a los migrantes que salen en libertad condicional para presentarse posteriormente a audiencias en tribunales de migración.

Sigue sin aclararse si Alec tendrá que esperar nuevamente en Tijuana, ahora por meses en tanto que la Novena Corte de Apelaciones en San Francisco decide su caso, pero su abogada dice que para al evangélico es motivo de preocupación.

“Solo se identifica como Alec porque siente que aún está en riesgo, y si así se siente en Estados Unidos, es de esperar que se sienta peor en Tijuana”, dijo Barnard.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) demandó hace unos meses a la administración del presidente Trump a nombre de migrantes integrados a MPP que habían sido asaltados, agredidos y fueron víctimas de coerción, incluso por parte de policías que amenazaban con desaparecerles los documentos con que pasarían a audiencias a San Diego.

Por otra parte, la abogada Barnard destacó que Alec es uno de los escasos migrantes de MPP que tiene representación legal.

La Universidad de Syracuse publicó en agosto un estudio en que demuestra que únicamente menos el 1.2 por ciento de los migrantes en MPP cuenta con abogado.

“Sin representación, las posibilidades de obtener asilo son pésimas. Pocos solicitantes de asilo a lo largo de los años han tenido éxito en obtener asilo sin un abogado experimentado para ayudarlos”, advirtió la universidad.