Texas

Se une frontera contra odio y racismo en El Paso

Miles rinden homenaje a víctimas del tiroteo en Walmart

Roberto Carrillo/Jaime Torres/El Diario de El Paso
jueves, 15 agosto 2019 | 10:44
AP

El Paso – Líderes de ambos lados de esta frontera, así como residentes de la localidad, se reunieron en el estadio de los Chihuahuas ayer miércoles en la noche para condenar el odio y el racismo.

Miles de personas se dieron cita en el inmueble del Centro para rendir homenaje a las 22 víctimas mortales del ataque armado en el Walmart de Cielo Vista.

El evento en el Southwest University Park tuvo transmisiones simultáneas en el Centro de Convenciones de El Paso, el Teatro Abraham Chávez, el Cleveland Square Park y el Ponder Park de El Paso.

“La intención de este homenaje es continuar el proceso de sanación después de la tragedia”, dijo Rick Cabrera, conductor del evento.

“Queremos mostrar al mundo que somos una comunidad llena de amor, y que el odio nunca nos va a separar, vamos a continuar este proceso de sanación todos juntos porque somos El Paso Strong”, afirmó Cabrera.

La ceremonia conmemoró oficialmente a los que murieron en una ciudad con 80 por ciento de población hispana a manos de un sujeto que le confesó a la Policía que manejó desde el área de Dallas para matar mexicanos.

La mayoría de los muertos tenía apellidos hispanos, y ocho eran de nacionalidad mexicana. Más de veinte personas resultaron lesionadas.

Recuerdan sus rostros

El estadio, con capacidad para 10 mil personas, albergó a unas ocho mil debido a que algunas zonas estuvieron restringidas, reportó la Associated Press.

La señal del evento fue seguida en línea por miles de cibernautas, mismo que dio inicio con la presentación de un video que incluyó los rostros y nombres de las víctimas, así como una breve historia de cada uno de los fallecidos.

Una guardia de honor, con elementos de diferentes corporaciones policiacas y de seguridad, ingresó al campo de juego que estaba adornado con 22 estrellas blancas en honor a las víctimas, momentos antes de que se entonara el himno nacional “Star Spangled Banner”.

Nueve círculos y 22 estrellas formadas por luminarias  –que son unas linternas tradicionales elaboradas con bolsas de papel, arena y luces LED– adornaron el campo en honor a las nueve personas que fueron asesinadas en Dayton, Ohio, y a las víctimas del tiroteo en El Paso.

Condena obispo el odio

El obispo Mark Seitz, de la Diócesis Católica de El Paso, fue el encargado de dirigir la dedicación al inicio del evento.

“Las comunidades de El Paso y Ciudad Juárez proclamamos que no seremos vencidos por este acto cobarde de odio, no permitiremos prejuicios por el color de nuestra piel, nuestro idioma o creencias”, dijo el prelado.

“Revélanos, Señor, tu presencia y amor en esta comunidad que está sufriendo tras este ataque, ayúdanos a mostrar tu amor en contra de esta agresión de odio, en un esfuerzo por dividirnos, para hacernos más unidos que siempre”, dijo el obispo en idioma español.

Sanar heridas

Greg Abbott, gobernador de Texas, fue el primero en tomar la palabra tras la presentación de una larga lista de invitados especiales, de ambos lados de la frontera.

“Quiero que sepan que las oraciones de todo el estado de Texas están con ustedes en este momento y que continuarán con ustedes… Rezaremos por aquellos que continúan luchando para sanar sus heridas”, dijo Abbott al dirigirse a las víctimas, familiares, personal de los cuerpos de seguridad y comunidad paseña en general.

“Quizá nunca sabremos las razones de la magnitud de este odio y del racismo que hay detrás de este ataque, pero lo que sí sabemos es que esta maldad no nos sobrepasará, no permitiremos que nuestros corazones se endurezcan y que el odio nos domine; al contrario, nuestros corazones serán bondadosos, tal y como distingue a la comunidad de El Paso”, afirmó Abbott.

Kevin McAleenan, comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, estuvo presente en el estrado en representación del Gobierno federal, al lado de Ricardo Samaniego, juez del Condado de El Paso, y de los oficiales del Departamento de Policía de El Paso (EPPD) que apresaron al agresor protagonista de los trágicos eventos.

“Este acto de odio no se puede explicar y no tiene sentido, pero no definirá quiénes somos, somos una familia binacional, bilingüe y bicultural”, dijo Dee Margo, alcalde de El Paso, al tomar la palabra.

“No hay una región en el mundo como lo es la de El Paso - Ciudad Juárez, no vamos a ser menospreciados, ni definidos por el odio, sino por las acciones de nuestra gente”, agregó Margo.

Presencia de Juárez y México

En el acto se contó también con la presencia de Javier Corral, gobernador de Chihuahua; de Armando Cabada, presidente municipal de Ciudad Juárez, y de Mauricio Ibarra Ponce de León, cónsul general de México en El Paso.

“Nuestras ciudades están hermanadas y permanecen unidas por lazos que van más allá de la buena vecindad o de los negocios y de los amigos”, dijo Armando Cabada, presidente municipal de Ciudad Juárez, al tomar la palabra.

“Algunos no alcanzan a comprender nuestra forma de vivir en esta frontera, no entienden que somos una sola comunidad de dos ciudades que están unidas por un río”, puntualizó Cabada sobre la unión de la región fronteriza.

‘Que no se repita’

Asimismo tomó la palabra José Antonio Seade Kuri, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), en representación del Gobierno mexicano.

“Si vemos hacia atrás el segregacionismo y el antisemitismo dieron ejemplos terribles sobre el racismo, y no queremos que eso se repita”, dijo el subsecretario Seade Kuri.

“Son tiempos de duelo para todos, pero también de levantar la cara y dar un paso al frente, unidos sin divisiones de color, raza o cultura, para decir muy fuerte que merecemos un mundo de oportunidad y respeto, y no de miedo y violencia”, agregó el funcionario.

“Cuando los 36 millones de mexicanos griten con una sola voz, su canto de paz y solidario será escuchado en todo el mundo y en el último rincón de Norteamérica”, afirmó el subsecretario Seade.

Al caer la noche se encendieron las luminarias que formaban las 22 estrellas en el campo, y en un momento solemne el violonchelista Zuill Bailey estremeció a los presentes con su interpretación, mientras se leían en señal de respeto los nombres de los fallecidos.

Desde las gradas los asistentes encendieron velas que iluminaron la noche, en una acto de unión y respeto que fue enmarcado por los acordes del grupo de gaitas y tambores del Departamento de Bomberos de El Paso.

Posteriormente un grupo de mariachis entonó la pieza “Amor Eterno”, del cantautor juarense Juan Gabriel, para cerrar el evento.