Florida

Pidieron hamburguesas, creyeron que estaban frías... y sacaron sus armas

Jordon Dunn y Jawan Davis, ambos de 20 años, terminaron arrestados en la ventanilla para ordenar

Agencias
viernes, 13 septiembre 2019 | 11:16
Agencias

Miami – Dos hombres de Palm Coast no pidieron hablar con el gerente cuando se enfurecieron porque les pareció que las cinco hamburguesas de McDonald’s que ordenaron estaban frías, dijo la policía del Condado Flagler, sino que sacaron lo que se suele llamar un “hierro”, es decir pistolas.

Los dos hombres, Jordon Dunn y Jawan Davis, ambos de 20 años, terminaron arrestados el lunes en la ventanilla para ordenar de MickeyD, publicó el Nuevo Herald.

Dunn, acusado de agresión con agravantes con un arma de fuego sin intención de matar, y de posesión de marihuana —un delito menor— salió en libertad el martes tras pagar una fianza $10,500. Davis, por su parte, sigue preso con una fianza de $13,000, acusado de robo en gran cuantía de un arma de fuego, de agresión con agravantes con un arma de fuego sin intención de matar y conducir sin licencia.

El arma robada es una pistola Springfield XP5 que, según la policía, se encontró en el suelo del vehículo, detrás del asiento del conductor, y luego se supo había sido robada en el Condado St. John. La policía de Flagler dijo que se halló una pistola de aire comprimido Daisy Powerline Modelo 5501 BB en el piso del asiento del pasajero.

De acuerdo con los reportes de los dos arrestos, cerca de las 3:30 a.m. Davis y Dunn llegaron a un McDonald’s localizado en Belle Terre Parkway para un bocado de medianoche. El empleado de la ventanilla les sirvió cinco hamburguesas y a Davis les parecieron desagradablemente frías. Posteriormente, el empleado declaró que Davis y Dunn pidieron que se las hicieran de nuevo y decidieron afirmar su petición sacando pistolas “de una forma amenazadora”.

A juzgar por el cargo de de robo en gran cuantía, Dunn, que conducía el auto, es quien está acusado de empuñar la pistola Springfield, y Davis, la pistola de aire comprimido Daisy.

Dunn le dijo a la policía “que Jawan solo estaba bromeando y dijo cosas como ‘se están demorando mucho tiempo’ y ‘no quiero juegos con mi comida’”, según los reportes de arrestos.

El empleado de la ventanilla entró y le dijo a otro empleado lo que estaba sucediendo. La policía se apareció en el restaurante a las 3:51 a.m. y arrestó a Dunn y Davis.

“Esta es una historia que pudo haber tenido un final muy diferente”, dijo Rick Staly, jefe de la policía de Flagler. “Este empleado mantuvo la sangre fría e hizo lo correcto al llamarnos. Gracias a sus acciones y a la rápida respuesta de nuestros agentes, nadie salió herido. Estos dos sujetos estaban dando vueltas a esa hora en busca de problemas y los encontraron. Ahora, podrán disfrutar de la comida en el Green Roof Inn”.

Ese es el apodo que utiliza Staly para la cárcel del Condado Flagler.