California

Nueva construcción desaparece biblioteca en LA, pero vecinos exigen reapertura

El lugar cerró sus puertas en febrero para dar paso a un desarrollo de viviendas asequibles

Agencias
jueves, 19 septiembre 2019 | 10:28
Agencias

Los Ángeles – Socorro Morales tenía cinco años llevando a sus hijos a la biblioteca Florecence Express, al sur de Los Ángeles. Afirma que ahí uno de sus niños aprendió a leer, pero ese servicio ha desaparecido para ella y otras miles de familias de la zona de Florence-Firestone, publicó el rotativo LA Times.

“Que lástima que el gobierno de Los Ángeles haya derrumbado el lugar, ya que muchos niños y adolescentes se la pasaban en ese lugar después de la escuela”, dice Moráles.

La biblioteca cerró sus puertas en febrero para dar paso a un desarrollo de viviendas asequibles, ubicado en el 1610 E. Florence Avenue, donde ahora se pueden ver camiones de construcción.

El servicio bibliotecario fue trasladado al parque local Roosevelt transitado, en su mayoría por pandilleros, “es un pequeño cuarto improvisado a unos minutos del edificio actual, pero claro que no es lo mismo”, dice María Amena, residente local afectada.

“No creo poder venir más porque tengo hijos pequeños y me da miedo pasar por ese parque”, dice Amena.

Aproximadamente unos 60 mil residentes en el vecindario de Florence-Firestone hacían uso del servicio desde principios de 1970, dice Ashley Orona, una activista comunitaria.

Orona sostiene que la organización Juntos Florence-Firestone Together, nació para que no desaparezca la biblioteca, y la vuelvan a reubicar en el mismo lugar en donde estaba.

“Fue derrumbada en mayo de este año para darle paso a un proyecto de viviendas, luego que en el 2016 los inversionistas peticionaron por el lote y otros dos adyacentes. El proyecto fue aprobado con la promesa de que la biblioteca sería renovada dentro del desarrollo”, dice Orona.

Sin embargo, el supervisor de la zona, Mark Ridley-Thomas hizo la moción para desaparecer la biblioteca del desarrollo por “falta de fondos”.

“A puerta cerrada y sin notificarnos se aprobó el desarrollo sin la biblioteca, lo que ha dejado a muchos residentes en el limbo”, dice Orona.

Desde entonces, varios organizadores de la comunidad han enviado cartas y solicitado se detenga la construcción, mientras queda en claro la ubicación de la biblioteca, pero no han obtenido respuestas.

“La gente tiene miedo de asistir a la biblioteca temporal. Cerca de la zona existen otras dos bibliotecas, pero regularmente la gente que vive en un vecindario no cruza para el otro porque el área no es segura”, dice Orona enfatizando que estudiantes de 14 escuelas han sido afectados.

La tasa de graduación de la escuela preparatoria en el área es del 41 por ciento, y el ingreso promedio es de aproximadamente 34 mil. Los latinos son el 90 por ciento de la población, y los afroamericanos forman parte del restante.

Por su parte, Ridley-Thomas, dice que siempre he valorado las bibliotecas como importantes destacando que en la última década, ha encabezado la construcción o renovación de varias bibliotecas en su distrito, incluidas Willowbrook, View Park, Lennox, Culver City y A.C. Bilbrew, por nombrar sólo algunas.

“Dado que la Biblioteca original de Florence se construyó hace casi 50 años, y mostrando su antigüedad, imaginé reemplazarla por una instalación más grande, más avanzada tecnológicamente y más accesible, que cubriera las necesidades actuales de nuestros residentes”, sostiene.

“Sin embargo, dado el estado de emergencia en torno a la falta de vivienda, también debemos priorizar las viviendas asequibles. El plan inicial era incorporar una biblioteca dentro del proyecto de vivienda asequible. Finalmente, esto no fue viable. Un plan alternativo, ubicado en las avenidas Compton y Nadeau, fue presentado a los residentes en varias reuniones comunitarias, pero lo rechazaron”, se defiende.

“El aporte de la comunidad es importante para mí, por lo que cambiamos de marcha y hemos contratado a un consultor inmobiliario para que nos ayude a buscar otros espacios adecuados dentro del área de Florence Firestone mientras operamos una biblioteca temporal en el cercano Roosevelt Park. Espero que la comunidad se asocie conmigo mientras tratamos de encontrar la mejor manera de construir la biblioteca moderna que nuestros residentes merecen”, agrega.

El Departamento de Bibliotecas del Condado de Los Ángeles sostiene que el plan inicial era convertir la biblioteca existente en un edificio de uso mixto de 5 pisos, con la biblioteca en la planta baja y 116 unidades de vivienda accesibles en la parte superior. No obstante, por retos financieros el condado tuvo que tomar la difícil decisión de reubicar la biblioteca Florence.

“La reubicación no significa que la biblioteca estará cerrada permanentemente. Es nuestra prioridad principal identificar una nueva ubicación para la biblioteca de Florence”, dice el aviso del departamento.

“En este momento no podemos predecir cuándo sucederá, pero esperamos tener un lugar permanente dentro de 2 años. Tenga la seguridad de que estamos comprometidos a construir una gran biblioteca para la comunidad de Florence-Firestone”, agrega.

Los activistas de Juntos Florence-Firestone Together sostienen que van a tener varias acciones públicas hasta tener respuestas por su biblioteca.

“La comunidad es minoría y de bajos recursos… Nos han quitado un servicio necesario para muchos, y no vamos a parar hasta que se nos haga parte de los tratos que los políticos hacen con las compañías a puerta cerrada”, concluye Orona.