Nueva York

Muere adolescente migrante tras intento de suicidio

La menor de 13 años, originaria de Honduras, esperaba que su papá se reuniera con ella en EU pero fue detenido en varias ocasiones, por lo que

The New York Times
jueves, 18 julio 2019 | 12:12
The New York Times

Brentwood – Heydi Gámez García fue descubierta por su tía poco después de la medianoche.

En las últimas semanas, Heydi, una inmigrante de 13 años de Honduras, se había sentido cada vez más deprimida por su padre, Manuel Gámez, quien había estado detenido desde que lo atraparon cruzando ilegalmente la frontera sur a principios de junio. Había sido su tercer intento en cuatro años para llegar a Estados Unidos y poder reunirse con su única hija, quien vivía con sus tías en Nueva York. Pero a medida que los días se convirtieron en semanas y que pasara más de un mes sin que su padre fuera liberado, la adolescente pareció perder la esperanza, según dijo su familia.

Una noche reciente, alrededor de las 10:30, Heydi se encerró en una habitación, diciendo que quería estar sola. Aproximadamente una hora y media después, su tía, Zoila, abrió suavemente la puerta para ofrecerle un bocadillo. Tal vez algunas galletas y leche la animaran, pensó.

Pero la cama con sábanas de flores azules y violetas estaba vacía. Zoila miró por la ventana y luego miró hacia el armario en el extremo opuesto de la habitación: ahí estaba Heydi, colgando del cable de un cargador de teléfono que había utilizado para ahorcarse.

A las 12:36 am de la mañana del 3 de julio, la policía respondió a una llamada del 911. Los paramédicos acudieron a la casa de Zoila, y trataron de resucitar a Heydi. La llevaron al centro médico infantil de Cohen en New Hyde Park, donde los médicos determinaron que estaba “neurológicamente devastada”. Una semana después, declararon que Heydi había fallecido por muerte cerebral.

El 13 de julio, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas aceptó una solicitud del abogado de Gámez, Anibal Romero, para liberarlo y pudiera estar con su hija. Las autoridades lo pusieron en un avión con un boleto de ida y vuelta desde Texas, a donde tendrá que regresar, pues aún sigue detenido; le otorgaron 14 días para despedirse de Heydi.

Gámez pasó la noche al lado de su hija, aferrado a un hilo de la esperanza de que pudiera despertar. Pero por la mañana, la condición de Herydi se agravó.

El jueves, Gámez planea desconectar a Heydi del soporte de vida. Habrán pasado sus últimos cuatro días, juntos.