Nueva York

Matan a golpes a 4 indigentes en NYC

Los ataques fueron perpetrados en Chinatown, el barrio chino de Manhattan

Associated Press
sábado, 05 octubre 2019 | 10:22
AP

Nueva York – Un hombre armado con un objeto de metal atacó a desamparados que dormían en las calles de un barrio de Nueva York el sábado por la madrugada, matando a cuatro de ellos y dejando a un quinto severamente herido.

El jefe de detectives Michael Baldassano dijo en conferencia de prensa que los hombres fueron agredidos brutalmente al azar en Chinatown, el barrio chino de Manhattan, con el objeto que recuperaron las autoridades.

La policía respondió a una llamada poco antes de las 2 am, cuando un ataque estaba en curso.

Un hombre de 24 años está detenido, pero no había sido acusado aún.

Baldassano dijo que el sospechoso es indigente y que aparentemente perpetró sus ataques 'al azar', sin motivaciones de raza o edad. Cuando lo detuvieron al huir de la escena del último ataque, aún tenía en sus manos un caño metálico.

Las víctimas al parecer estaban dormidas en el momento de los ataques, que ocurrieron en tres sitios diferentes. La primera murió de un golpe contundente a la cabeza. Un segundo hombre atacado en el mismo lugar sobrevivió y estaba hospitalizado en condición crítica.

Las otras tres víctimas, atacadas a una cuadra de distancia, también murieron de golpes a la cabeza.

El diario The New York Post publicó fotos de dos de las víctimas banjo una sábana blanca, una de ellas yaciendo en un chaco de sangre a la entrada de un edificio. Las identidades de las víctimas no fueron reveladas.

La población de indigentes en Nueva York ha subido en años recientes, en gran parte debido a la carencia de viviendas accesibles.

Los ataques comenzaron en la avenida The Bowery, que pasa por Chinatown y durante décadas ha sido conocida por la abundancia de indigentes alcohólicos y drogadictos.

Durante el día el área está animada por pequeños negocios y vendedores callejeros, las calles atestadas de peatones.

Pero tarde en la noche, cuando las tiendas cierras, se vuelve un área desolada que fue el escenario de los ataques del sábado.