Nueva York

Impulsan ley para que trabajadores tengan días personales pagados

El proyecto beneficiaría a casi un millón de empleados

Agencias
martes, 28 mayo 2019 | 15:03
Agencias

Nueva York – Muy pronto los trabajadores de la ciudad de Nueva York podrían tener el derecho de incluir dentro de sus planes de beneficios laborales 10 días libres totalmente pagados por sus empleadores, que podrán ser utilizarlos como días de uso personal, publicó el Diario NY.

Esa es la meta de líderes, activistas, defensores de los derechos de los trabajadores y del propio alcalde Bill de Blasio, quienes este martes manifestaron su apoyo a un proyecto legislativo que empezó a debatirse en el Concejo Municipal, y que ordenaría por ley otorgar este nuevo incentivo a los empleados de la Gran Manzana.

La legislación requiere que los empleadores privados con cinco o más empleados, o uno o más trabajadores domésticos, ofrezca dos semanas hábiles anuales de tiempo personal pagado. De los 3 millones 600 mil trabajadores que integran la fuerza laboral de la Gran Manzana, se estima que entre el 25 y 30 por ciento carecen de días libres pagados.

“Está claro que, con demasiada frecuencia, los trabajadores están sobrecargados de trabajo y están subvalorados y Estados Unidos es la única economía avanzada en el mundo que no garantiza ningún nivel de licencias pagadas. Eso es algo que no tiene excusa. Es hora de cambiar”, dijo el defensor del pueblo, Jumaane Williams, promotor de la propuesta de ley, que además está patrocinada por los concejales Carlina Rivera, Helen Rosenthal, Margareth Chin, Mark Levine y Brad Lander. “Es hora de darle tiempo libre a los trabajadores”.

Entre tanto, De Blasio, quien hace unos días anunció sus aspiraciones presidenciales, destacó la importancia de que la Ciudad de Nueva York vele por mayores protecciones a la clase trabajadora.

“La gente trabajadora ha estado trabajando más y más duro con muy poco para recompensarlos“, aseguró el mandatario, durante una demostración de apoyo al proyecto, minutos antes de que la propuesta empezara a ser analizada por los concejales. En la demostración, el Alcalde advirtió que todavía existen muchas injusticias para los trabajadores, quienes muchas veces no pueden estar presentes en momentos importantes de su vida personal.

“Demasiadas personas en esta ciudad no tienen garantizado ningún tiempo libre, ni un solo día. Eso significa elegir entre ganar un cheque de sueldo o ir al recital de baile de sus hijos, ayudar a sus padres a mudarse a un asilo de ancianos, o tomar esas vacaciones para las que han estado ahorrando”, advirtió el mandatario local. “Esa no es la ciudad de Nueva York. Los neoyorquinos trabajadores merecen más y vamos a asegurarnos de que tengan más”.

Casi un millón se beneficiaría

De ser aprobada la iniciativa, beneficiaría a más de 900 mil neoyorquinos que actualmente carecen de días personales pagados, y convertiría a Nueva York en la primera ciudad del país en amparar este beneficio en la Constitución municipal, obligando a los empleadores a cumplirlo a rajatabla.

La pieza de ley, que espera ver la luz antes de que termine el 2019, establece que los empleados comenzarían a acumular una hora de tiempo personal pagado por cada 30 horas trabajadas y acceder al beneficio después de 90 días de estar en dicho empleo, y después de haber trabajado al menos 80 horas.

Asimismo, advierte que cualquier tiempo personal pagado que no se haya utilizado, puede ser acumulable para el año siguiente. Y a fin de evitar que la ausencia de empelados afecte el desarrollo de los negocios y las empresas, la ley también ampara a los empleadores con el derecho a que exijan a sus empleados solicitar el tiempo libre con hasta 2 semanas de anticipación, y tener excepciones razonables para otorgar los permisos.

J. Phillip Thompson, asesor de Iniciativas de Política Estratégica de la Administración De Blasio, destacó que el derecho a días personales con remuneración, contribuirá en el mejoramiento de la calidad de vida de los trabajadores.

“Ya sea que usen esos días en una visita al médico, una reunión, una votación o cualquier otra cosa importante en sus vidas, el Tiempo Personal Pagado permitirá a los trabajadores construir un mejor futuro para sus familias, no solo poner comida en la mesa”, aseguró el funcionario.

Asunto de dignidad, justicia y respeto

La comisionada del Departamento del Consumidor y Protección de los Trabajadores, Lorelei Salas, describió el objetivo de la ley propuesta como un asunto de dignidad, justicia y respeto.

“Los trabajadores merecen tiempo para descansar, pasar tiempo con la familia o asistir a eventos importantes de la vida sin temor a perder la paga de un día o, peor aún, su trabajo”, dijo la Comisionada. “El equilibrio entre el trabajo y la vida personal es fundamental para la salud general de la economía de la Ciudad de Nueva York y nuestra capacidad para prosperar”.

La dominicana Ruth López, quien trabajó hasta hace poco como cocinera de un restaurante, aseguró que cuando se apruebe la ley, la vida de miles de madres como ella tendra un respiro.

“Es muy duro no tener días libres pagados y en momentos como cuando a uno se le enferman los hijos, como me pasó a mí en enero que tuve a mi hijo dos semanas hospitalizado, uno no puede estar tranquilo sin tener el tiempo para poder estar pendiente de los niños pensando en que si uno no trabaja no le pagan y después cómo paga uno todos los gastos y la renta”, dijo la madre de familia.

Asimismo Manuel Monroy, quien trabaja en un restaurante del aeropuerto LaGuardia, manifestó que la ley sería un triunfo justo para quienes como él, solo se la pasan trabajando.

“Es que uno también tiene derecho a tener una vida fuera del trabajo y a estar con su familia cuando haya problemas o necesidades o incluso cuando a uno el cuerpo ya no le da, pero si no tenemos días pagos o nos toca estar peleando, como me ha tocado a mí en mi trabajo cada vez que necesito un día, se nos vuelve la vida más difícil”, dijo el joven.

Indocumentados también se benefician

Defensores de los trabajadores como el presidente de la unión sindical 32BJ, Héctor Figueroa, aseguran que otorgar tiempo libre pagado no solo aumenta la productividad, sino que fortalece a las familias, previene el agotamiento y mejora la retención de empleados.

“Se trata de un derecho que esperamos sea aprobado lo más pronto posible como un acto de justicia con la clase trabajadora”, aseguró el líder sindical, quien advirtió que el beneficio será por igual para empleados con papeles o trabajadores indocumentados.

“La ley protegería a todos los empleados por igual, pero sabemos que siempre para los indocumentados hacer valer sus derechos puede resultar una tarea doblemente fuerte, pero por eso es importante que cuando se apruebe la ley los empelados exijan sus derechos por igual y si les niegan el beneficio, lo reporten para que los empleadores cumplan la ley”.

Igual que la ley del 2014

La legislación cubre a los empleadores con cinco o más empleados: el mismo universo de empresas cubiertas por la legislación del alcalde de 2014 que amplía la licencia pagada de seguro y por enfermedad. Los empleados comenzarían a acumular horas inmediatamente después del empleo, ganando una hora de tiempo personal pagado por cada 30 horas trabajadas. Los empleados podrían acceder al beneficio después de 90 días de empleo y después de trabajar al menos 80 horas. Cualquier tiempo personal pagado que no se haya utilizado puede ser transferido al año siguiente por un total máximo de 10 días de tiempo personal pagado.

Los empleadores pueden requerir un aviso de hasta 2 semanas y tener excepciones razonables para otorgar licencias para evitar que demasiados trabajadores tomen licencias simultáneas.

La activista Gloria Steinem, defensora del proyecto de ley, destacó que el beneficio no solo sería para empleados de tiempo completo sino también para aquellos que trabajen medio tiempo, lo que impactaría especialmente a comunidades de color.

“Esto afectará a un millón de neoyorquinos, en su mayoría mujeres de color y mujeres inmigrantes en industrias de bajos salarios, que a menudo se han visto obligadas a elegir entre las necesidades de sus hijos y las propias, y perder un cheque de pago”, dijo Steinem. “Estamos detrás de otras naciones para forzar esta elección imposible entre, por ejemplo, asistir a una conferencia de padres y maestros o un funeral y perder un trabajo.

David R. Jones, presidente de la organización Community Service Society of New York, advirtió que la ley cambiaría positivamente las vidas de trabajadores de salarios bajos.

“De acuerdo con un sondeo de Unheard Third del 2018, solo el 34 por ciento de los trabajadores pobres tenía vacaciones pagadas de sus empleadores, en comparación con el 82 por ciento de los empleados de ingresos moderados a más altos”, dijo el activista.

Datos sobre la fuerza laboral y beneficios de días libres pagos:

  • 3 millones 600 mil trabajadores se estima integran la fuerza laboral de la Gran Manzana.
  • 900 mil trabajadores de ellos actualmente no tienen beneficios de días libres pagados, quienes se beneficiarían con la ley propuesta.
  • 10 días libres por año totalmente pagados serían un derecho de los trabajadores neoyorquinos.
  • 30 horas trabajadas equivaldrían al derecho de 1 día libre personal pagado.
  • 90 días después de estar empleado, podrían empezar a usarse el beneficio.
  • 2 semanas previas al día libre requerido tendrían que presentarse la solicitud a los patronos.
  • 120 mil empleados de compañías con entre 5 y 9 trabajadores, no tienen vacaciones ni días personales, es decir, el 50 por ciento de los 240 mil que se estima trabajan en este tipo de empresas.
  • 140 mil trabajadores de compañías de 10 a 19 empelados, no cuentan con tiempo libre.
  • 130 mil de los 450 mil trabajadores de compañías con fuerza laboral entre 20 y 49 empleados, no tiene días libres pagados.
  • 520 mil trabajadores de los 2 millones 600 mil millones que hay en las compañías neoyorquinas con más de 50 empleados, no tienen días libres pagos.
  • 34 por ciento de los trabajadores pobres tiene vacaciones pagadas, comparado con el 82 por ciento por ciento de los empleados de ingresos moderados a más altos.