Florida

Forcejeó cuidadora con niño que no quería dormir, y le lesiona el ojo

El incidente se registró en 2018 en en la guardería Learning City Academy de Margate; la presunta responsable fue arrastada un año después

Agencias
lunes, 05 agosto 2019 | 11:57
Agencias

Miami – Cuando un niño no quiso dejar de jugar con sus juguetes y dormir una siesta, la mujer que lo cuidaba en la guardería infantil lo obligó a acostarse y en el forcejeo, le cortó un ojo, dijo la Policía, publicó El Nuevo Herald.

Gladys LaRosa, de 59 años, trabajaba como cuidadora de niños en la guardería Learning City Academy, localizada en el 7336 W. Atlantic Boulevard, en Margate, cuando ocurrió el incidente hace un año, de acuerdo con un reporte de la policía de Margate.

Era aproximadamente la 1:00 p.m. del 3 de mayo de 2018, y la hora de la siesta en la academia estaba en efecto desde hacía 30 minutos, pero un niño de 18 meses estaba haciendo ruido y jugaba.

LaRosa le declaró a la Policía que decidió “virarlo hacia un costado y decirle que se durmiera, para que no despertara a los demás niños”.

El pequeño no quería virarse de lado, de modo que LaRosa lo acostó a la fuerza bocabajo, dijo la Policía, y el pequeño se golpeó la cabeza con la parte plástica del catre.

Según la Policía, el niño se cortó seriamente la cara, a tal punto que no había suficiente piel para darle unas suturas.

La directora del centro le declaró a la Policía que a las 3:35 p.m., una hora después de la siesta, LaRosa le contó lo que sucedió.

LaRosa le dijo a la directora que le estaba dando palmaditas en la espalda al niño para que se calmara y se durmiera y que entonces él se golpeó la cabeza con el catre.

Cuando la directora examinó un video de vigilancia para ver qué había pasado, vio al niño todavía sin dormirse. Vio también cuando LaRosa se le acercó y que parecía estar irritada. Después, dijo, vio a LaRosa hacer un movimiento brusco con dirección al bebé, y no las palmaditas que dijo haberle dado.

Después que LaRosa empujó al niño contra el catre, el pequeño no se movió, le dijo la directora a la policía. A las 2:30 p.m., cuando le cambiaba los pañales, LaRosa se percató de la herida, y le limpió la herida con agua y papel toalla. Luego, quitó las sábanas del catre, las llevó a un fregadero y las roció con cloro. En ningún momento, trató de llamar ni de pedirle ayuda a nadie.

En el reporte policial no se dice con claridad por qué LaRosa fue arrestada más de un año después del incidente.

La Policía acusó a LaRosa de abuso infantil con agravantes.