Nueva York

Exigen en Manhattan frenar inundación de armas de fuego

Activistas, líderes comunitarios, políticos y familiares de víctimas de tiroteos piden al gobierno federal que ponga fin a enmiendas que facilitan el flujo ilegal de armamento

Agencias
lunes, 12 agosto 2019 | 17:18
Agencias

Nueva York – Los recientes tiroteos masivos ocurridos en Texas y en Ohio han hecho eco en la Gran Manzana, donde este lunes líderes comunitarios, activistas, políticos y familiares de víctimas de la violencia de armas hicieron un fuerte llamado al Gobierno federal y al Congreso, para que tomen acciones efectivas y ponga fin a la proliferación de armas que circulan en comunidades pobres de Nueva York, publicó el Diario NY.

“Si no ponen freno y promueven leyes estrictas, va a haber más familias y madres sufriendo la muerte de sus hijos, como yo”, aseguró Margie Torres, quien perdió a su hijo de 18 años en 1993 cuando alguien que todavía no ha sido capturado, le disparó en Manhattan.

Durante una manifestación frente al edificio Federal Plaza, en el Bajo Manhattan, los manifestantes pidieron con pancartas y arengas, que Washington empiece por abolir las enmiendas conocidas como Tiahrt y Dickey, que restringen las investigaciones de crímenes con armas, evitan hacer acusaciones penales contra vendedores inescrupulosos y prohíben avanzar en estudios sobre el impacto de la violencia de armas.

“Es urgente que esas leyes se eliminen y que a nivel federal se trabaje por leyes fuertes, porque es evidente que aunque Nueva York tenga leyes duras, las calles de nuestras comunidades más vulnerables están llenas de armas”, aseguró el contralor Scott Stringer, quien señaló a la Administración Trump de promover esa violencia. “Las armas están en las calles y están en las manos equivocadas y eso tenemos que revertirlo. Además, necesitamos que inviertan en educación y más oportunidades, porque muchos padres como yo tenemos siempre la pesadilla de que alguien un día llame y diga que nuestros hijos fueron víctima de un tiroteo”.

Armas ilegales en las comunidades

El reverendo Ron Sullivan, aseguró que el 40 por ciento de armas que circulan en las comunidades son ilegales y advirtió que “la principal amenaza de un dueño legal de un arma es un dueño ilegal”.

La asambleísta Inés Dickens, reconocida por su lucha contra la violencia de armas, acusó al Gobierno federal de estar concentrando sus recursos en ataques a poblaciones vulnerables, en vez de tomar pasos para garantizar que no haya más muertes inocentes.

“Quienes hemos perdido familiares por la violencia de armas, necesitamos unirnos más y decir ‘no más armas’, pues mientras el gobierno federal está peleando contra familias, contra inmigrantes y contra personas desvalidas, no tiene como prioridad buscar soluciones a este problema”, aseguró a líder.

El defensor del pueblo de la Gran Manzana, Jumaane Williams, manifestó que aunque en Nueva York no haya habido recientemente un ataque masivo con armas, no se puede desconocer la realidad de que las armas están fluyendo en los vecindarios pobres de la ciudad.

“No vamos a permitir que digan que Nueva York no tiene el problema, lo que pasa es que como afecta a negros e hispanos, parece que a los políticos no les importa”, aseguró Williams, destacando que la retórica que defiende el uso de armas como un asunto de defensa personal es vacío, ya que solo el 2 por ciento de las muertes con armas tiene relación con ello.

Las minorías son las más afectadas

El presidente del condado de Brooklyn, Eric Adams advirtió que Estados unidos no tiene una crisis de rifles sino una crisis de armas al alcance de la mano de cualquiera que afecta principalmente comunidades de color.

“Si ellos en Washington no han hecho nada es porque la mayoría de víctimas de la violencia de armas luce como ellos”, aseguró el líder de Brooklyn, señalando a un grupo de jóvenes negros y latinos. “Un muerto es demasiado, y aunque cuatro muertos se considera un tiroteo masivo, cuando son negros o de color lo ven normal… es hora de que el Gobierno federal deje ya el jueguito y el discurso barato con el que ha demostrado que este tema y nuestra gente le importa un comino. Es hora de actuar”.

Por otro lado, y sumándose al clamor de Nueva York sobre el control de armas, el senador Charles Schumer anunció que promoverá un proyecto de ley que requerirá que antes de que cualquier persona, excepto las fuerzas del orden y otros organismos de seguridad puedan obtener armamentos corporales avanzados y sofisticados, con los que se han perpetrado masacres en el país, deberán contar con autorización del FBI.

“Sorprendentemente, casi cualquier persona puede ordenar el tipo de armamento avanzado y eso es inaceptable. Necesita cambiar”, aseguró el senador por Nueva York, criticando la facilidad con que se puede adquirir armas de guerra, lo que representa una amenaza constante para la seguridad pública.

“A medida que el patrón de estas compras se vuelve cada vez más predecible, tenemos que analizar seriamente quién está buscando estas armas sofisticadas y quien está aprobando esas ventas en primer lugar”, indicó Schumer.

Muertes con armas:

  • 40 mil personas murieron en 2018 a causa de armas
  • 80 por ciento de las muertes ocurrieron en comunidades urbanas como Nueva York
  • 40 por ciento de las armas que circulan en la ciudad son ilegales

  • 80 por ciento de las armas confiscadas por el NYPD provienen de otros estados
  • 2 por ciento de las armas son usadas solamente en casos de defensa personal
  • 98 por ciento restante de uso de armas no tiene nada que ver con defensa propia
  • 2 enmiendas federales conocidas como las enmiendas Dicky y Tiahrt prohíben que se conduzcan estudios profundos sobre violencia de armas y que los estados compartan información que ayude a analizar mejor la magnitud del problema