Sentimiento antiinmigrante, una causa de suicidios entre hispanas en NYC

Aunque desde el 2017 no se dispone de datos precisos, expertos advierten que otro detonante es el impacto de las redes sociales

Agencias
sábado, 05 octubre 2019 | 12:56
Agencias

Nueva York – Las tres veces que la chilena Ana Arévalo ha tenido que ir a emergencias en un hospital en Flushing, Queens, en los últimos 23 meses, ha sido por la misma razón: “Nadia”, su hija de 15 años, ha intentando suicidarse de distintas maneras. En ese mismo condado de la Gran Manzana, el 22.6 por ciento de las adolescentes latinas ha pensado quitarse la vida y el 16.4 por ciento lo ha intentado, de acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en su reporte del 2017, publicó el Diario NY.

En general, los mismos hallazgos demuestran que en el estado de Nueva York, el suicidio es la segunda causa principal de muerte para las adolescentes latinas. El 20.9 por ciento ha considerado poner punto final a su vida.

No existen datos disponibles recientes, que indiquen que estos números han variado, pero de acuerdo con las tendencias mundiales actualizadas el pasado septiembre por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tasa de intentos y de suicidios concretados tiende a aumentar, constituyéndose en la segunda causa de muerte entre jóvenes de 15 y 29 años.

“Lo importante, es decirle a los padres que estén muy atentos con todo lo que sus hijos vean en internet. Ella se siente menos. No se siente guapa. Cree que en esta ciudad no tendrá oportunidades, porque hay mucha competencia”, comentó la madre de Nadia, quien enfrenta a diario lo impredecible de los estados anímicos de la adolescente.

Arévalo, quien es farmaceuta y emigró del país suramericano hace 23 años, desde la primera oportunidad que su hija trató de envenenarse, todo la tomó por sorpresa. “Ella está en una buena escuela. Tratamos en mi familia de darle todo. Pero lo primero que tuvimos que entender, es que se trata de una enfermedad, que es depresiva. En casa, todos estamos entrenándonos para ayudarla. Tenemos fe en ella, que saldrá adelante”, comentó.

La madre se refiere que cuando se está lejos de este tema, la mayoría piensa que quien atenta contra su vida es solo por una reacción extrema, producto de una acto de desesperación, por una causa extrema, como una deuda, o por un despecho, o por algo grave que no puedes controlar.

“Yo me he convertido en una experta en esto, con el respeto de los especialistas. Fíjate que la mayoría de las personas que terminan segando su vida, no muestran signos, son alegres, en apariencia no tienen ningún problema. Cada caso es distinto, pero los padres tenemos muchos signos que observar todos los días. Insisto, particularmente con lo que pasa con nuestros hijos, en las redes sociales”, enfatizó.

Sentimiento antiinmigrante como detonante

La doctora Rosa Gil, directora del programa La Vida es Preciosa (LIP) de la organización Comunilife, que ayuda a adolescentes latinas en riesgo de suicidio, con sedes en El Bronx, Brooklyn, Queens y Washington Heights, coincide con Arévalo.

“Las redes sociales impactan cómo viven los jóvenes hoy. Tanto positiva como negativamente. Los adolescentes pueden beneficiarse de lo virtual, al encontrar recursos para no sentirse aislados, pero también puede ser perjudicial, porque están expuestos a comportamientos negativos, como el acoso cibernético por ejemplo, lo cual los lleva a un mayor riesgo”, razonó Gil.

La presencia del programa LIP en vecindarios con gran porcentaje de inmigrantes de origen latino, le ha permitido rastrear y precisar cuáles son los detonantes más recurrentes en los adolescentes con conductas depresivas y con ideas suicidas, en los últimos meses.

“Un factor de riesgo, de gran prevalencia en nuestras adolescentes latinas, que se han acercado a nuestro programa es el acoso cibernético y el impacto negativo de las redes sociales, pero el estrés académico y económico, la violencia doméstica y sexual están en esa lista, a lo que se une más recientemente el sentimiento antiinmigrante actual y todos los estigmas que eso representa”, lamentó Gil.

La especialista quien lidera la nueva campaña “Ni una más”, dirigida especialmente a las comunidades latinas de Washington Heights en el Alto Manhattan, expone que se está masificando el mensaje en vecindarios de mayoría hispana: “Nuestra comunidad necesita comprender que la salud mental, es tan importante como la salud física”.

Gil exhorta a los padres a buscar síntomas de depresión, incluidos cambios en los patrones de sueño y alimentación, ansiedad, desinterés en los amigos y la escuela. Además, no juzgar ni sacar conclusiones precipitadas.

Comunilife durante los últimos seis años ha trabajando con la Universidad de Columbia para evaluar el impacto de LIP en las chicas hispanas que participan en el programa. Los investigadores de esa casa de estudios reportan que los planes están siendo efectivos para atacar la ideación suicida.

No hay nada que indique que la alta incidencia del suicidio en las adolescentes latinas en la ciudad de Nueva York tienda a reducirse. “Sé de otras jóvenes en escuelas de Queens, que no han podido contarlo. Yo no creo en estadísticas, las familias ocultamos este drama”, dijo Arévalo sobre este mal. Sin embargo, esta madre latina que está afectada por las crisis depresivas de su hija, reconoce que “no se siente sola porque existen muchos recursos para buscar salidas al hecho de que mi niña no le vea sentido a su vida”.

Jóvenes latinos LGBT con más riesgo

Con soporte en los resultados de la Encuesta de Comportamiento de Riesgo Juvenil de todos los condados de la Gran Manzana, realizada en 2015 y que incluyó a estudiantes de secundaria de entre 12 y 18 años, los jóvenes LGBTQ y latinos estaban en un riesgo mayor de atentar de manera fatal contra sus vidas, .

En ese periodo, el 20 por ciento de los jóvenes LGBTQ intentó suicidarse, en comparación con el 6 por ciento que no se identificó como miembro de esa comunidad.

Además, la juventud latina en ese estudio reportó la mayor prevalencia de tener intentos de suicidio una o más veces durante los 12 meses previos a la encuesta, con el 13.2 por ciento, en comparación con 9.9% en grupos de la misma edad afroamericanos y 7.8 por ciento en blancos.

Ante esta realidad, el Departamento de Salud de la Ciudad (DOHMH) ha reforzado en los últimos dos años los programas centrados en la prevención de enfermedades mentales no diagnosticadas y no tratadas, bajo el paraguas de NYC Well.

Voceros de DOHMH resaltaron que en el 2018 se atendieron más de 260,000 llamadas, mensajes de texto y chats, y aunado a eso se remitieron a más de 49 mil personas a servicios de salud del comportamiento.

Y para apoyar a esos segmentos de la población, el DOHMH impulsa las iniciativas de Hetrick Martin Institute, una organización enfocada en un sistema de apoyo emocional particularmente para jóvenes de color, de familias inmigrantes, sin hogar y con problemas con la justicia.

NYC con una tasa menor a la media nacional

En esta ciudad descrita como acelerada, costosa y abrumadora, en donde  uno de cada cuatro jóvenes hispanos le ha pasado por la mente terminar con su existencia, los últimos datos disponibles también han proyectado que la tasa de suicidios está por debajo de la media nacional.

Hasta 2017, las estadistas compartidas por CDC y ratificados por la Asociación Americana de Prevención de Suicidios (AFSP) dan cuenta que el 15.1 por ciento de las adolescentes latinas en el país intentaron quitarse la vida una o más veces. En la Gran Manzana, el número para el mismo grupo fue del 13.2 por ciento.

Se desconoce si en los últimos dos años las adolescentes latinas siguen encabezando los intentos de suicidios a tasas mucho mayores que las blancas, en la ciudad de Nueva York (13.1 por ciento versus 9.3 por ciento), pero todos los programas de prevención trabajan con base a estas proyecciones.

Alta tasa de suicidios en veterinarios

El suicidio entre los veterinarios se ha convertido en un problema creciente en los últimos 30 años. Laura Fourniotis, vocera de BluePearl, sostiene que estos profesionales de la medicina “tienen hasta 3,5 veces más probabilidades de morir por suicidio que otros estadounidenses”.

La combinación de factores que incluyen el estrés laboral, la depresión y el síndrome de agotamiento, se ha puesto en la lista de los impulsores de estas muertes autoinflingidas.

BluePearl, un proveedor nacional de servicios veterinarios especializados y de emergencia, con 76 hospitales en 24 estados, espera ayudar a reducir estos números al participar en más de 20 caminatas fuera de la oscuridad en todo el país. En Nueva York la cita es este sábado en El Fort Greene Park de Brooklyn a las 12 del mediodía.

En estas caminiatas, los veterinarios y técnicos de BluePearl unen esfuerzos con más de 400 coaliciones para crear conciencia y fondos que apoyan a la Fundación Americana para la Prevención del Suicidio (AFSP) en su lucha para terminar con el suicidio.

¡Estás a tiempo de buscar ayuda!

Si presumes que tu hijo adolescente o algún miembro de la familia requiere ayuda, por alguna señal que indique algún problema emocional, existen muchos programas y líneas de asistencia confidenciales, a las cuales puedes tener acceso, sin importar tu estatus migratorio:

  • Para ser elegible para participar en los programas de LIP, una adolescente latina debe tener entre 12 y 18 años de edad, ser diagnosticada con depresión o vivir con una enfermedad mental, haber considerado o intentado suicidarse, estar matriculada en la escuela y tener permiso de los padres.
  • Puede encontrar más información sobre esta iniciativa en Comunilifelip.org o llamando al (212) 219-168 X 6143.
  • También puede llamar al al 1.888.NYCWELL (1.888.692.9355), enviar el mensaje de texto “WELL” a 65173, o visitar nyc.gov/nycwell, para navegar por la variedad de recursos de ayuda mental que ofrece la ciudad de Nueva York.
  • Tienes como opción establecer contacto con National Suicide Prevention Lifeline al 1-800-273-TALK (8255) o visitar: suicidepreventionlifeline.org.
  • La Asociación Americana de Prevención del Suicidio ofrece una serie de recursos on line y líneas de ayuda que abren una ventana para conseguir herramientas, antes, durante y después de algún evento relacionado con conductas suicidas. Consulta: afsp.org

En números

  • 800 mil personas se suicidan cada año en el mundo según la OMS, en su reporte de septiembre 2019. Eso significa que cada 40 segundos alguien se quita la vida.
  • 22.1 por ciento de  jóvenes latinas en El Bronx tuvo pensamientos suicidas manifestados en el estudio de la CDC 2017.
  • 13.4 por ciento de las adolescentes de origen hispano de Brooklyn intentó quitarse la vida.