Prueban en el desierto de Utah la posibilidad de vida en Marte

Ingenieros, médicos, geólogos, astrónomos, biólogos y otros vienen a probar ideas relacionadas con el 'planeta rojo'

Agencias
lunes, 24 junio 2019 | 14:37
Agencias

Salt Lake City – Hombres y mujeres en trajes espaciales y tanques de oxígeno se abren paso alrededor de las rocas. Uno recoge muestras de suelo. Otro lanza un drón, publicó el rotativo LA Times.

El avión se cierne luego cae. Las cuchillas zumban en el suelo antes de detenerse. Bateria muerta.

La radio crepita. "Cada día es un problema nuevo", dice el operador con un suspiro.

Bienvenido a Marte. Bueno, algo parecido…

Desde 2001, la Estación de Investigación de Marte en el Desierto, un pequeño complejo que incluye un laboratorio, viviendas, observatorios, un taller de reparaciones y un invernadero, ha servido como un soporte confiable para una base real en Marte. La estación es operada por la Mars Society, una colección de 10 mil entusiastas del espacio de más de 40 países dedicados a explorar e instalarse en el planeta rojo.

Los miembros del equipo 212 de la Estación de Investigación del Desierto de Marte se preparan para probar un avión no tripulado en el desierto cerca de Hanksville, Utah

Los investigadores aquí pretenden que se encuentran a 140 millones de millas de la Tierra en lugar de a siete millas de Slickrock Grill de Duke y el Whispering Sands Motel en Hanksville.

"Somos los marcianos", dijo Kim Wilson, el alcalde de Hanksville. "Ellos son los alienígenas".

Ahora, con el plan de la NASA de llevar vida humana a Marte para 2033 y la promesa de un viaje espacial comercial, el interés en la estación se ha disparado. Ingenieros, médicos, geólogos, astrónomos, biólogos y otros vienen a probar ideas relacionadas con vivir en Marte.

El mes pasado, más de 500 estudiantes universitarios de 10 países participaron en el anual University Rover Challenge de la estación, destinado a crear el mejor vehículo para usar en Marte.

"Podría ejecutar dos de estos programas de principio a fin y todavía habría demanda", dijo el director de la estación, Shannon Rupert. "Ya no tienes que trabajar en la NASA para ir al espacio, y mucha gente quiere ir al espacio".

La mayoría de las tripulaciones ahora son internacionales y pagan hasta $1.500 por persona por una estadía de dos semanas. Son libres de realizar sus propios experimentos mientras cumplan el protocolo.

Eso significa que nadie sale de la estación sin un traje espacial. No pueden salir con viento o lluvia. Los sistemas eléctricos y de plomería son monitoreados y el invernadero atendido.

El hábitat cilíndrico de la tripulación de dos pisos se eleva por encima del ambiente austero. Entrar requiere cinco minutos de espera dentro de una cámara de aire presurizada.

Una vista aérea de la Estación de Investigación del Desierto de Marte, dirigida por la Sociedad de Marte

No está realmente presurizado, pero estaría en Marte, donde el oxígeno es escaso; la atmósfera delgada ofrece poca protección contra el sol, y las temperaturas pueden fluctuar 100 grados cada día y con frecuencia descender a 80 bajo cero.

Camila Castillo, una bióloga peruana de 23 años, estaba en su segunda misión. Esta vez ella lideraba un equipo de siete personas.

"Como comandante, mi función es mantener a la gente en calma", explicó. "Todos somos apasionados, pero debo asegurarme de observar los protocolos".

Cada uno tenía su propio experimento.

Dos ingenieros italianos, Vittorio Netti, de 29 años, y Paolo Guardabasso, de 27, estaban trabajando en un avión que podría volar en Marte, donde se necesita más potencia para despegar.

"Podemos usarlos para fotografiar el área alrededor de la estación en poco tiempo en lugar de enviar a personas a misiones potencialmente peligrosas", dijo Netti.

Las habitaciones son estrechas. Una escalera conduce al segundo piso, que tiene un horno, una mesa y siete cuartos para dormir. La cocina está equipada con alimentos liofilizados.

Pasarelas sobre el suelo cubiertas de lonas blancas simulan túneles que se conectan entre los edificios. Un camino lleva al invernadero supervisado por Héctor Palomeque, un mexicano de 28 años que estudia la vida en ambientes extremos.

Examinó cuidadosamente las plantas de lechuga, albahaca y tomate.

Las primeras personas en Marte serán más agricultores que astronautas", dijo.

El suelo marciano es rico en perclorato y otros compuestos que dificultan el cultivo de alimentos.

La española Mariona Badenas, de 25 años, pasó caminando hacia el observatorio, donde un telescopio especial le permite mirar la cromosfera del sol, o la segunda capa de la atmósfera.

"Observar el sol en Marte sería fundamental para comprender cómo afectaría a la tripulación y posiblemente interferiría con las comunicaciones", dijo.

Badenas, quien tiene un título en astrofísica de Yale, es la astrónomo de la tripulación. Un pequeño Saturno de oro colgaba de su collar.

Ella explicó que su pasión son los exoplanetas, los cuales son planetas que se encuentran fuera del sistema solar.

"Algunos son muy pequeños y otros del tamaño de Júpiter", dijo. "Algunos están hechos completamente de diamantes, me parecen tan asombrosos".

Badenas se apresuró a unirse a Castillo para una misión. Después de luchar en su camino vistiéndo trajes espaciales de 25 libras, probaron sus radios y entraron en la bolsa de aire.

"En el momento en que te pones el traje, sientes que Neil Armstrong va a un lugar al que nadie ha ido antes", dijo Badenas.

Una vez afuera, se subieron a un rover para dos personas y recorrieron el desierto rojo, deteniéndose para recoger plantas y tierra.

Después, Castillo llevó sus muestras a un laboratorio dentro de una cúpula para buscar microbios, el tipo de estudio que haría en Marte para buscar vida.

"Los microbios tienen superpoderes para sobrevivir", dijo. "En el Perú tenemos alturas altísimas. Hay adaptabilidad en todas partes, si los microbios pueden adaptarse allí y aquí, entonces creo que pueden adaptarse a cualquier cosa".

El hombre detrás de todo esto es Robert Zubrin, de 67 años, presidente de la Mars Society y propietario de Pioneer Astronautics en Lakewood, Colorado, que desarrolla tecnologías para la exploración espacial.

Libros sobre la luna y los viajes espaciales llenan los estantes de su oficina. Mapas de Marte cuelgan en las paredes. Tuberías, compresores y maquinaria brillante aglomeran su cavernoso laboratorio.

Zubrin, ingeniero nuclear y contratista de la NASA, es un entusiasta defensor de la misión de Marte. Él cree que el viaje podría realizarse en seis meses con la tecnología existente, dependiendo de dónde esté el planeta rojo en relación con la Tierra.

"La NASA tenía planes en 1969 para aterrizar en Marte en 1981; entonces Nixon se encargó de todo y tuvimos un fracaso total de liderazgo", dijo. "Si ese plan hubiera tenido éxito, habríamos aterrizado en Marte en 1981, hubiéramos tenido una base permanente en ese planeta a fines de la década de 1980 y los primeros niños nacidos en Marte se graduarían de la escuela secundaria en junio. Ese fue el futuro en el que no se pensó".

Zubrin escribió el libro "El caso de Marte" en 1996, en el que explicaba cómo y por qué ir, y el mes pasado publicó "El caso del espacio", explicando por qué explorar el espacio es fundamental para la humanidad.

La sociedad incluso ayudó a crear una bandera marciana con franjas rojas, verdes y azules. El rojo representa a Marte ahora. El verde y el azul representan su transformación en algo más habitable.

En 2000, la Mars Society construyó la primera estación de investigación de Marte en la isla de Devon en el Ártico canadiense. En 2001, la sociedad edificó un segundo sitio de 40 acres cerca de Hanksville.

"Queríamos un gran escenario de operaciones deshabitado, sin presupuesto y geológicamente interesante que pudiéramos explorar", dijo Zubrin.

La geología es casi idéntica en edad y apariencia a la de Marte. Enormes rocas de color óxido y formaciones rocosas se extienden por millas. Acantilados de bandas rojas sobresalen de un paisaje de arena anaranjada.

La estación fue financiada por donaciones que incluyen $100.000 de Elon Musk, fundador de SpaceX y entusiasta de Marte.

Se trata más sobre encontrar lo que funciona en Marte, que de desarrollar nuevas tecnologías.

Los investigadores descubrieron que los pequeños rovers funcionan bien, las cuadrillas pueden arreglárselas en una breve ducha por semana y los equipos deben ser comandados en Marte, no desde la Tierra.

Zubrin visualiza un futuro Marte como un crisol que genera nuevas civilizaciones.

"Aquellos que tienen éxito atraerán a otros", dijo. "No quiero que Marte sea el estado número 51. Quiero que Marte sea marciano. Marte no es el destino, Marte es la dirección".

De vuelta en la estación, los aspirantes a pioneros marcianos cenaron en una cazuela de papa deshidratada con una pizca de verduras frescas.

"La acelga es buena", dijo Zoe Townsend, de 24 años, ingeniera proveniente de Inglaterra.

"Es la única cosa real que hay allí", dijo Guardabasso, comparando las verduras frescas con las papas disecadas.

"La albahaca es real", respondió Townsend.

Townsend es ingeniero de la Organización Europea para la Investigación Nuclear, conocida como CERN, en Suiza.

La parte más difícil de la experiencia, todos estuvieron de acuerdo, no fue el aislamiento.

"Es lo opuesto al aislamiento", dijo Townsend. "Es la falta de espacio personal".

Dijeron que la paciencia, el optimismo, la gestión de conflictos y el sentido del humor son cruciales para una misión exitosa.

"Una vez un periodista peruano me dijo que tenía la personalidad de un astronauta", dijo Castillo. "Pensé que era una cosa hermosa".

Más tarde, cuando el cielo se aclaró, las estrellas y los planetas parpadearon arriba, Marte hizo señas.