Estadounidenses, el grupo demográfico de inmigrantes más numeroso de México

Vienen por los tacos. O la música. O la vida nocturna. Se quedan para vivir un estilo de vida menos costoso o para retirarse en una casita en la arena

Agencias
miércoles, 19 junio 2019 | 11:55
Agencias

Ciudad de México – Vienen por los tacos. O la música. O la vida nocturna.

Se quedan para vivir un estilo de vida menos costoso o para retirarse en una casita en la arena.

Los inmigrantes estadounidenses que viven el sueño mexicano pueden tener las mismas esperanzas y metas que el inmigrante mexicano en los Estados Unidos: salir un poco adelante o comenzar una nueva vida, publicó el rotativo Hoy Los Ángeles.

Es posible que haya más estadounidenses viviendo en el sur de la frontera de lo que se había notado anteriormente.

El mes pasado, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, encargó a su ministro de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, que recopilara datos sobre los inmigrantes estadounidenses, que también son en su mayoría indocumentados.

El gobierno mexicano determinó que los estadounidenses son en realidad el grupo más grande de inmigrantes de México.

López Obrador mencionó la ola hacia el sur la semana pasada durante un discurso en Tijuana para promover la amistad entre los dos países.

"Un hecho poco citado es que en México hay alrededor de 1.2 millones de estadounidenses. Es decir, nuestros dos países son protagonistas del mayor intercambio demográfico del mundo", dijo López Obrador.

La Embajada de Estados Unidos en la Ciudad de México dijo que la cifra podría ser un recuento insuficiente, debido a que muchos estadounidenses se quedan más tiempo de lo que les permite la visa.

Estimaron que hay más de 1.5 millones de ciudadanos nacidos en Estados Unidos en México, incluyendo unos 60 000 niños nacidos en Estados Unidos de padres mexicanos cuyas familias han regresado a sus hogares.

Para Josh Nichols, de 34 años, que se mudó a la Ciudad de México hace tres años y ahora vive en Tijuana, no fue el alquiler más barato ni la vida nocturna ni las playas.

Se enamoró de la cultura y el ritmo de su estilo de vida al sur de la frontera.

"(Aquí) Probablemente voy a pasar mucho más tiempo socializando, especialmente con gente que no conozco", dijo Nichols. "Una de las cosas que realmente me gusta de México es que la gente tiende a ser más abierta".

Nichols mencionó la palabra española convivencia, que literalmente significa coexistencia, pero dijo que no cree que la traducción dé el contexto completo de la palabra.

"¿Sabes cómo los esquimales tienen tantas palabras para describir la nieve? Si interactúas con algo más, tienes más vocabulario para describir esa cosa", dijo. "No sé si tenemos una palabra en Estados Unidos para compartir tiempo entre nosotros y creo que esa palabra refleja una gran diferencia cultural entre los dos países".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha hecho de la lamentable inmigración hacia el norte la piedra angular de su presidencia, inicialmente dirigida a los mexicanos y luego a los centroamericanos.

Sin embargo, el número de mexicanos no autorizados que viven en Estados Unidos se ha reducido en dos millones de personas durante la última década, de 6.9 millones en 2007 a 4.9 millones en 2017, según el Pew Research Center.

El número de mexicanos que viven en los Estados Unidos disminuyó de manera tan pronunciada durante la última década que los mexicanos ya no son el grupo demográfico más numeroso de migrantes indocumentados en el país. Muchos están regresando a casa.

Las detenciones de mexicanos en la frontera de Estados Unidos también disminuyeron de un máximo de 1.6 millones en 2000 a 152 257 en 2018. Por tercer año fiscal consecutivo, las detenciones de no mexicanos superaron en número a las de mexicanos.

Mientras tanto, el número de estadounidenses que viven en México ha aumentado más de cuatro veces desde 1990, según datos federales.

Para Nichols, que se fue de Colorado hace varios años, el sentido de comunidad es más fuerte en México, y tiene algunas ideas sobre por qué.

"Si eres rico, tienes acceso a muchos materiales. Si te enfermas, puedes comprar medicinas. Si te aburres, puedes comprar entretenimiento. Y básicamente puedes ser una persona terrible si lo deseas sin que esto afecte necesariamente tu supervivencia", dijo Nichols.

"Pero si eres pobre, puede haber un día en que no tengas comida. O te enfermas y necesitas que tu vecino cuide de ti. Por lo tanto, tienes que ser amable y mantener esas relaciones con tu familia, tu vecino y tu comunidad. Necesitas tener gente a tu alrededor que te traiga comida. Veo eso todo el tiempo en México", dijo.

Trump ha amenazado repetidamente con imponer sanciones punitivas a México a menos que detengan el flujo de migrantes que se dirigen a la frontera con Estados Unidos.

En México, el gobierno federal tiene un enfoque muy diferente con su población inmigrante estadounidense, ya sea legal o no.

"Nunca los hemos presionado para que tengan sus documentos en orden", dijo el canciller mexicano Marcelo Ebrard al diario The Washington Post.

Todavía no ha respondido a las preguntas del Union-Tribune sobre si esa actitud indulgente continuará en medio de la represión de la migración por parte de México, impulsada por la presión de la administración Trump. Pero eso es poco probable. Las autoridades mexicanas creen que los estadounidenses estimulan la economía local, tal como lo hacen los mexicanos en Estados Unidos, dijeron.

En las últimas semanas, las autoridades mexicanas han establecido puestos de control de inmigración a lo largo de las principales carreteras en dirección norte y han detenido y deportado agresivamente a miles de migrantes de América Central, Haití y Cuba.

Si y cuando el gobierno mexicano hace cumplir sus leyes de inmigración en contra de los estadounidenses que se quedan más de los seis meses de su visa, por lo general es solo con una pequeña multa.

Pero los " expatriados ", como se llaman a sí mismos, podrían enfrentarse a otros castigos.

El abogado especializado en impuestos internacionales, Enrique Hernández-Pulido, dijo que los ciudadanos estadounidenses que viven en México pueden enfrentar obligaciones fiscales que desconocen, lo que podría resultar en una costosa multa.

"Lo primero que hay que entender es que Estados Unidos es el único país del mundo que cobra impuestos basados en la ciudadanía y no en la residencia", dijo Hernández-Pulido.

Eso significa que un ciudadano estadounidense que vive en México, aunque trabaje para una empresa mexicana, tiene que pagar impuestos a los Estados Unidos por ese ingreso.

"Lo que sucede es que muchas personas, tal vez la mayoría, tienen obligaciones tributarias en Estados Unidos que tal vez no conozcan y que tal vez no estén pagando o cumpliendo", dijo.

Hernández-Pulido dijo que muchas veces las personas que viven en México y que ganan menos de cierta cantidad solo tendrán que solicitar una exención con el IRS, pero si no lo hacen, podrían enfrentarse a una multa de 10 000 dólares de impuestos.

"Entonces, digamos que usted tiene un jubilado en San Felipe con 15 000 dólares en el banco cobrando una pequeña cantidad de intereses anualmente. Probablemente no deben mucho, pero si no solicitan esa exención, puede convertirse en una pesadilla para ellos", dijo, quien se siente mal por los jubilados estadounidenses que se han enfrentado a duras penas durante la represión estadounidense para cobrar esas multas.

"Simplemente van a vivir una vida más sencilla, a estirar sus dólares de jubilación, pero pueden terminar con una `tragedia fiscal' que casi los limpia", dijo Hernández-Pulido.