Salud

Llaman a mexicanos a cuidar el corazón

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad en el país, apunta cardiólogo

Isabella González
Agencia Reforma

sábado, 03 octubre 2020 | 18:12

Ciudad de México— En México, apunta el cardiólogo Santiago Nava Townsend, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad. 

Males como la cardiopatía isquémica, o enfermedad coronaria, en donde las arterias que suministran sangre al corazón se van obstruyendo con depósitos de grasa, lo cual eventualmente produce un infarto, explica en entrevista Nava Townsend, jefe de la Unidad de Electrocardiología del Instituto Nacional de Cardiología "Ignacio Chávez".

En el marco del Día Mundial del Corazón, conmemorado el pasado 29 de septiembre, el cardiólogo subraya que ese fatal desenlace podría evitarse cambiando los hábitos que dan pie a los factores de riesgo: diabetes, hipertensión arterial, obesidad y tabaquismo.

"Ciertamente, lo principal son los hábitos higiénico-dietéticos. En México tenemos una dieta muy alta en carbohidratos de manera tradicional y en azúcares; entonces, esto predispone importantemente a la acumulación de colesterol en las arterias y a la diabetes, que son los dos principales factores de riesgo", detalla el médico cirujano por la Universidad Anáhuac y especialista en cardiología por la UNAM.

"Evidentemente hay una propensión genética también un poquito hacia la hipertensión arterial y demás. Pero bueno, si independientemente de esta propensión genética tuviéramos adecuados hábitos de dieta y ejercicio, esto se vería atenuado de forma importante y probablemente no representaría un problema de salud pública como el que representa hoy en día".

Otras cardiopatías severas, diagnosticables con un estudio sencillo y barato como es el electrocardiograma, son la insuficiencia cardíaca, que es la incapacidad del corazón para mantener un volumen suficiente de sangre circulante en el cuerpo para que todos los órganos y los sistemas funcionen de manera adecuada.

Y los trastornos del ritmo cardíaco, o arritmias cardíacas, que pueden hacer que, en un momento dado, el corazón desarrolle alteraciones en su función, e incrementar el riesgo de muerte a largo plazo.

"De ellas, la principal es la fibrilación auricular, que es una arritmia muy común; más de un millón de mexicanos se calcula que la padecen.

"Es una alteración en donde el ritmo cardíaco se vuelve muy irregular, rápido; produce síntomas importantes de falta de aire, fatiga, y es un factor de riesgo muy importante para desarrollar insuficiencia cardiaca. Y además es uno de los principales factores de riesgo para producir embolias cerebrales", indica Nava Townsend.

Por esto último, el tratamiento de la fibrilación auricular incluye medicamentos anticoagulantes que "adelgazan" la sangre para que no se formen dentro del corazón aquellos coágulos capaces de emigrar hacia el cerebro y producir dicha embolia.

Mientras que el propio control de la arritmia se puede lograr también con medicamentos que mantienen un ritmo cardíaco normal, o a través de procedimientos de tipo invasivo, mas no quirúrgicos.

"Le llamamos cateterismo. Es decir, meternos por las venas hacia el corazón, localizar los sitios responsables de las arritmias y eliminarlos a través de un catéter que cauteriza de manera milimétrica diferentes segmentos del corazón en donde pueda estar el origen de esa arritmia", precisa el cardiólogo sobre el procedimiento denominado ablación con radiofrecuencia.

Éste, destaca Nava Townsend, ha resultado en uno de los más exitosos para el control de la arritmia, consiguiendo controlar la enfermedad entre el 80 y 95 por ciento de los pacientes atendidos, e incluso curando por completo a algunos.

"Entonces, tenemos métodos y tecnología muy sofisticados disponibles en el País en muchos hospitales públicos para ayudar a los pacientes con este tipo de problemáticas", sostiene.

Indiferencia no, ignorancia

Si los males cardiovasculares se pueden prevenir con acciones básicas como dieta y ejercicio; diagnosticar con un estudio simple como un electrocardiograma, y tratar con tecnología y métodos accesibles, ¿por qué continúan a la cabeza de las tasas de mortalidad?

¿Hay una gran indiferencia por parte del mexicano hacia su salud cardiovascular?

Es por educación y conocimiento de las cosas que te pueden dañar. Más que la indiferencia del mexicano a no buscar la atención médica, es la ignorancia de no saber que si comes mal, si estás obeso, si no haces ejercicio, pues estas cosas (las enfermedades del corazón) te van a venir pasando; y una vez que te pasen, (el no saber) cómo buscar ayuda para poderlas resolver.

¿El nuevo etiquetado nutrimental no está ayudando en este sentido?

Correcto. A final de cuentas, esas son maniobras que se intentan hacer para concientizar un poco más, pero no bastan. No basta poner en una bolsa de papitas que esto es alto en grasas, o que algo es alto en azúcares, porque muchas veces la gente no entiende lo que eso significa.

Por ello, Nava Townsend apuesta por la información y la educación -el sentido detrás del Día Mundial del Corazón-, sobre todo con los niños en las escuelas, enseñándoles cómo es una dieta sana y qué deben de comer.

"Muchas veces los niños llevan la información a la casa y enseñan a los papás hoy en día. Y este tipo de cosas puede ser mucho más efectivo a largo plazo que simple y sencillamente el etiquetado, que, bueno, es una maniobra útil, pero no es eficiente", remarca.

Dejan tratamiento por temor a Covid-19

Durante la pandemia de Covid-19, el cardiólogo Santiago Nava Townsend y sus colegas han observado que pacientes con enfermedades cardiovasculares no están acudiendo a los centros hospitalarios a atenderse por miedo a infectarse de coronavirus.

"Y entonces llegan con un infarto, con una insuficiencia cardiaca descompensada o con una arritmia fuera de control en estados más avanzados de lo que nos llegaban anteriormente, por miedo a acudir al hospital", advierte el especialista.

A decir suyo, el SARS-CoV-2 puede afectar la función del corazón de manera indirecta a través de la tromboembolia pulmonar -la formación de coágulos grandes a nivel de las arterias pulmonares-, o mediante una reacción inmunológica del cuerpo contra el virus que inflama al corazón y produce miocarditis.

Incluso, prosigue, algunos medicamentos utilizados para tratar la infección de Covid-19 pueden afectar el funcionamiento de la electricidad dentro del corazón y favorecer arritmias.

Sin embargo, el cardiólogo es enfático al pedir a quienes padecen enfermedades cardiovasculares que no dejen de acudir al médico a recibir atención, ni dejen de buscar ayuda por miedo a infectarse de coronavirus.

"Porque, independientemente de los riesgos que tiene el coronavirus, el riesgo de enfermedades cardiovasculares sigue siendo muy superior al que tenemos por coronavirus, y el número de defunciones extras, esta tasa de mortalidad aumentada que se está hablando ahora, pues mucho en parte es por el mal cuidado en las condiciones médicas preexistentes", concluye el experto.

Preste atención a los síntomas:

-Angina: sensación de opresión en el pecho al realizar algún esfuerzo.

-Disnea: falta de aire cuando se hace actividad física.

-Palpitaciones: percibir el pulso o el latido del corazón de manera anormal o fuera de ritmo.

Más vale prevenir:

-Mantenga una dieta sana y balanceada.

-Realice al menos 30 minutos de ejercicio intenso tres o cuatro veces a la semana.

-Controle sus niveles de colesterol, glucosa y de presión arterial.

-Absténgase de fumar.

-Acuda a su chequeo anual con el médico familiar.