string(62) "una-comida-con-mensajes-clericales-y-mundanos-20190218-1479620"
Opinión

Una comida con mensajes clericales y mundanos

La coincidencia el domingo en Los Arcos de El César y Dios a la hora de la comida se puso más interesante que los platos y postres celestiales de la casa

LA COLUMNA
de El Diario
martes, 19 febrero 2019 | 06:00
El Diario

• Una comida con mensajes clericales y mundanos


• La reacción groserita de Ariadna tiene fondo


• Pone Corral en tres y dos a AMLO


• Pérez Cuéllar baja la cara ante Loera


La coincidencia el domingo en Los Arcos de El César y Dios a la hora de la comida se puso más interesante que los platos y postres celestiales de la casa. Caros pero lo valen. La rosa y las paletitas de obsequio al final de las comidas son de las más caras en el mundo si las colocamos junto al costo de los alimentos pero… ¡lo valen!

El César estuvo ahí representado en el ciudadano presidente municipal Armando Cabada. Diosito por su parte tuvo su aparición en la persona del muy estimado obispo de la región, José Guadalupe Torres.

Cual debe ser, no hubo mezcla de uno y otro pero los saludos fueron amables por completo. Cotidianamente comparten ambos actividades de corte social; de plano no creemos que de carácter político.

El señor alcalde estuvo acompañado por su esposa Alejandra y varios funcionarios del gabinete también al lado de sus respectivas cónyuges. El superasesor Alberto Guzmán, Víctor Valencia de los Santos, Rodolfo “El Güerito” Martínez...

Ahí solamente llamó la atención el acomodo de las sillas. Puede ser menor o puede ser mayor el detalle, según el cristal con que lo observen sobre todo aquellos que hierven en inquietudes hacia el interior de la alcaldía. Nosotros acá en La Columna qué vamos a saber de eso.

Bueno, ese detalle es que a la diestra del alcalde fue colocado Valencia de los Santos, como ha ocurrido durante las últimas semanas. Y quien antes ocupaba ese tipo de espacios, “El Güerito”, quedó tres o cuatro sillas lejos del edil. Insistimos, posiblemente el detalle sea nimio… o no. Ya le preguntaremos a Gerardo Sáenz si hay algo más de fondo.

La otra mesa, la de su excelencia el obispo católico, Torres Campos, también fue característica. Sólo estuvieron de varones él y el sacerdote Mario Manríquez, el poderoso padre que ha hecho de Oasis Revolución precisamente un oasis. 

Las otras sillas en esa misma mesa fueron ocupadas por puras monjitas. Se veían al menos extraños en un lugar así pero indudablemente bien merecido; llegaron allí procedentes del intenso trabajo religioso llevado a cabo desde la madrugada para celebrar un año más de la visita del Papa Francisco a Juárez.

Si el obispo quiso dar un mensaje como el que pudo haber dado el alcalde, es que sin duda su mano derecha es el padre Manríquez. Sólo se confirmaría ahí lo sabido en el círculo interno de la Iglesia Católica en Juárez, que en las determinaciones de la Diócesis en Juárez tiene gran ascendencia el jefe de Oasis Revolución.


***

La reacción dura, radical y hasta cierto punto groserita por parte de Ariadna Montiel contra Clara Torres seguro tiene que ver con el inesperado impacto nacional contra la desaparición de los subsidios del Gobierno federal a las guarderías o estancias infantiles.

En los sondeos semanales de todo tipo y naturaleza que hace Roy Campos apareció con récord de 61 por ciento en Twitter el tema de las estancias; muy pero muy por encima del divorcio de Angélica Rivera y Enrique Peña Nieto, las huelgas en la industria maquiladora de Matamoros, y los patrimonios del gabinete amlista, algunos de ellos tan polémicos. 18 por ciento el divorcio, 10 por ciento las huelgas.

Ariadna Montiel es subsecretaria del Bienestar en el régimen naciente de Andrés Manuel López Obrador. Clara es una juarense que venía operando prácticamente en esa misma secretaría el tema de guarderías y pronto sería oficializada como parte de ese equipo. Renunció el viernes tras buscar infructuosamente que fuera modificada la decisión de retirar los apoyos citados. 

Ariadna respondió con coraje contra su ahora excompañera de andanzas electorales en Morena; dijo que ha formado parte del círculo beneficiado siempre de las guarderías y hasta señaló su relación con un “sacerdote pederasta” (Aristeo Baca). Le publicitaron una foto donde aparece con el excura católico. Era el objetivo hacer daño. Corral, Cabada, Duarte, etc., etc. tuvieron mucha o poca relación con Aristeo.

Ayer comentábamos que la decisión de AMLO y compañía está tomada y no darán marcha atrás. Prueba es esta reacción contra Clara, una de las pocas que a nivel nacional tiene el peso y la calidad para dar la lucha. La conocen, se pasó ella del PAN a Morena y fue una de las mayores activistas del proyecto de la Cuarta Transformación. Así le pagan.

Paralelamente le pusieron también el cascabel al gato los alcaldes de Parral, Alfredo Lozoya; y Chihuahua, Maru Campos, que anunciaron apoyos millonarios para sostener a las guarderías de sus respectivos municipios durante tres meses, período en el que la Secretaría de Desarrollo del Gobierno estatal armaría los esquemas correspondientes para asumir ese costo.


***

En posición de tres y dos ha colocado el gobernador Javier Corral al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, con eso de fijar su segundo informe de gobierno el mismo día que tiene programada AMLO su gira de trabajo por la ciudad de Chihuahua, el 1 de marzo.

En Palacio de Gobierno son una locura desde principios de año los preparativos hacia el informe. Ha enfrentado serias dificultades la mayoría de los funcionarios para recopilar información que valga la pena. Pura pipitilla. Nada sustancial en el trabajo de dos años y medio.

Mucho escándalo, muchos berrinches, muchos paseos, mucho dinero gastado en viáticos pero hasta ahí. No ha llegado ni llegará el nuevo amanecer para Chihuahua.

Entre todas esas dificultades hubo cambios de fecha para el evento. Variaron entre el 1 y el 15 de marzo.

Una vez que la Presidencia anunció hace casi tres semanas la gira de AMLO para el 1 de marzo, adrede Palacio fijó el mismo día para el informe. Corral dijo ayer que el presidente “está buscando reagendar su visita a Chihuahua”. 

Obvio que en el empalme hay malicia por parte del gobernador; y es él quien saldrá ganando. Hemos visto que López no se engancha en detalles pero revira con crudeza. En nada ha hecho segunda a Corral que ha pasado de Guatemala a guatepeor de Peña a AMLO.


***

Sutil y hasta miedosona la respuesta del senador por Morena Cruz Pérez Cuéllar al cónclave chihuahuita dirigido en su contra el sábado por el coordinador estatal del Gobierno federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera.

Para el coordinador federal y su equipo, Pérez Cuéllar y la nueva ola de nuevos ‘morenos’ no son más que unos trepadores hijos de la conveniencia y del adulterio político que no merecen permanecer en el partido y mucho menos andar buscando posiciones futuras. Estas las merece exclusivamente el pedigree, la sangre de casa, ese gen surgido entre el PRI y el PRD del que nació Morena.

Lo más que alcanzó Pérez Cuéllar a decir de esa campaña loerista es que “deberían ponerse a hacer bien su trabajo y después ya se verá (elecciones del 2012 y anexos)”.

Claro, el expanista no tiene necesidad de meterse ahora a las patadas. Es senador por seis añotes y goza de todo el tiempo para conducirse relajado (por no llamarlo de otra manera) mientras el jefe mayor AMLO toma las decisiones respectivas hacia el futuro.