Puede ser El Paso clave para Trump

Mientras a Trump le aplaudan sus seguidores en El Coliseo, a escasos kilómetros esperarán como testigos de su sinrazón los campamentos de Tornillo y los cientos de centroamericanos que esperan en México mientras se abren las puertas del cada vez más lejano sueño americano

LA COLUMNA
de El Diario
lunes, 11 febrero 2019 | 06:00

• Puede ser El Paso clave para Trump


• Ahora el pastor posa rifle en mano


• Galindo sube sueldos a los cuates


• Anda Palacio de banco en banco


La visita de Donald Trump hoy a El Paso lo tiene todo para ser uno de los eventos clave en el futuro del gobierno del republicano y de la política norteamericana para los próximos años.

El respiro al cierre de la administración termina el viernes, demócratas y republicanos apretarán tornillos desde hoy para evitar otra parálisis como la que dejó lastimosas escenas de empleados desesperados por no llevar el pan a sus familias.

Dominado el histrionismo, Trump hará uso de la misma retórica antiinmigrante para exigir una vez más construir el famoso muro, más útil como señal de poder que como solución para frenar la migración al país de las barras y las estrellas.

Con sus salidas de tono, mentiras sin más y un discurso fácil de vender, Trump se enfrentará a un Beto O’Rourke que encontró en la derrota electoral el renacimiento de una figura demócrata superada solo por pesos de la talla de Nancy Pelosi.

Mientras en El Coliseo le aplaudan sus seguidores, a escasos kilómetros esperarán como testigos de su sinrazón los campamentos de Tornillo y los cientos de centroamericanos que esperan en México mientras se abren las puertas del cada vez más lejano sueño americano.

Las horas que pase Trump en El Paso servirán sin duda para conocer su fuerza y el futuro de un Gobierno a cuyo alrededor se cierra cada vez más el círculo por las investigaciones en su contra.

Estará también en la frontera, aunque de lado mexicano, el gobernador Javier Corral, que seguro aprovechará los reflectores para lanzarse contra el trumpismo, en vez de hacer algo por los migrantes a quienes ha desatendido su administración.


***

De #Lordcamioneta a #Lordcaza, Misael Máynez nomás no sale de un escándalo para entrar con todo en el otro. 

Todavía sin reponerse del aluvión de críticas recibido por la Yukon que recibió tras apoyar la reestructura de la deuda, Máynez se aventó a decir que si le daban un carrito, él feliz dejaba el camionetón de lujo otorgado por el Congreso a cambio de su voto.

Ahora, el pastor del grupo parlamentario se dio tiempo para pasear por la Sierra chihuahuense, irse de cacería y posar para las fotos del recuerdo, directas a Facebook. 

Las imágenes, disponibles en la versión digital de La Columna, muestran a un Máynez sonriente, rifle en mano, entre tres acompañantes que sostienen también armas dispuestas para la caza. 

No parecen preocuparle al coordinador las críticas que le llovieron por el asunto de la camioneta, tampoco quienes lo acusan de traicionar la alianza con Morena que le hizo posible obtener su curul. 

A ver cómo le va el próximo 23 de febrero cuando frente al Congreso, el Comité Ciudadano Independiente de Chihuahua le arme el borlote para ver si entonces devuelve la Yukon, como prometió.

Con más de 13 años de carrera en el servicio público, es imposible pensar que las pifias del diputado Misael Máynez se deben a la inexperiencia. 

Servidor público municipal, dirigente partidista, asesor empresarial, docente, Máynez Cano sabe suficiente del oficio como para meter la pata un día sí, el otro también. 

O es que va por la vida sin pericia de político o encontró en el escándalo el aparador perfecto.


***

Amargamente se quejan los panistas de todo el país por los despidos de las dependencias federales tras el cambio de administración, comandado por un Andrés Manuel López Obrador determinado a reducir gastos superfluos y sueldazos de servidores públicos.

El PAN de Chihuahua no ha tardado en usar su mayoría en el Congreso para impulsar exhortos, posicionamientos y demás en contra de los despidos disfrazados de renuncias que desde diciembre hay en toda la estructura burocrática. 

El negrito en el arroz es que de la misma pata cojean los panistas llegados al botín del Gobierno estatal. 

Ha sido particularmente ominosa la tríada conformada por Ramón Galindo, Rogelio Loya y Armando Esparza Avitia en la subsecretaría de Desarrollo Social. 

Puntualmente, El Diario reportó cómo Loya metió en el aparato burocrático a dos de sus familiares cuando llegó a la oficina local del Seguro Popular.

Siguiendo las prácticas, los tres amigos han hecho y deshecho en nombramientos en la subsecretaría, arrancada del control de Víctor Quintana, el titular de Sedesol Chihuahua.

En los últimos tiempos, Galindo, Esparza y Avitia han hecho del control de la nómina el pan nuestro de cada día. 

Cuando menos tres de sus colaboradores más cercanos han recibido tremendos aumentos de salario, a costa de los especialistas de Desarrollo Humano, donde disminuyeron los sueldos a 13 mil mensuales. 

“O aceptan o se van”, les dijeron a los trabajadores del área. A otros directamente les exigieron la renuncia. 

De estos despidos, ni una sola palabra de protesta han dicho los panistas, ni ningún otro partido, ciegos todos a los recortes que afectan a los niveles más bajos de la burocracia. 

***

La más reciente visita de Rocío Reza al PAN de Juárez no hizo más que marcar las ya claras diferencias entre la jefa del partido en el estado y el recién elegido dirigente municipal, Joob Quintín Flores.

De entrada, el PAN de Juárez tiene una situación económica apretada, con recursos mensuales que alcanzan solamente para pagar la nómina y los compromisos adquiridos. 

Tras el arribo de Reza, los envíos de dinero se han retrasado cada vez más, lo que ha obligado a Quintín y sus muchachos a pensar en diferentes maneras para obtener el dinero.

En vez de rifas y bailes, tradicionales en el panismo de antaño, Quintín ha optado por hacer manita de puerco a los funcionarios y militantes para que se pongan al corriente con sus cuotas, en un esquema voluntariamente a fuerza.

Hubo quejas con Rocío Reza, quien aprovechó su presencia en la frontera para recomendar a sus correligionarios que hicieran de las aportaciones algo meramente opcional, situación totalmente contraria a la impulsada por el jefe del PAN en Juárez.

Ni en sueños hay acuerdo de unidad al interior del partido fundado por Manuel Gómez Morín. 


***

Esta semana terminarán las presentaciones del Gobierno de Chihuahua con diferentes bancos en la Ciudad de México para el tema de la reestructura.

Portafolios en mano, funcionarios de Hacienda, el Despacho del Ejecutivo y la Secretaría General de Gobierno anduvieron desde la semana pasada entre oficina y oficina bancaria y de las calificadoras para promover la subasta de deuda y recordar las jugosas comisiones que traerá la operación a los ganones del refinanciamiento.

Confían los funcionarios en hacer tiempo mientras de lado del Gobierno federal terminan de acomodarse, no vaya a ser que como en tiempos de Enrique Peña Nieto, les congelen la autorización por meses.

La piedra en el zapato vuelve a ser el gobernador Javier Corral, que en vez de tomarse un buen té de tila para calmar los nervios, volvió este fin a la cargada contra Andrés Manuel López Obrador, ahora por el tema del fondo minero.

Hubo más de uno que se llevó las manos a la cabeza en desesperado ánimo cuando supo de las acusaciones de “agandalle” vertidas por el gobernador en contra del tabasqueño.