Opinión

PASA, responsabilidad y civilidad

El contrato que mantiene el Municipio con PASA, mediante el cual se responsabiliza de la recolección y disposición de residuos sólidos domésticos, a los que generalmente denominamos de manera genérica como basura, concluye el próximo mes de septiembre

Sergio Pacheco González
Analista

martes, 27 julio 2021 | 06:00

De acuerdo con lo expresado por el alcalde en funciones, el contrato que mantiene el Municipio con Promotora Ambiental, S.A. (PASA), mediante el cual se responsabiliza de la recolección y disposición de residuos sólidos domésticos, a los que generalmente denominamos de manera genérica como basura, concluye el próximo mes de septiembre. No obstante, indica, el contrato podría ampliarse por dos años más, con base en criterios que no ofrecen claridad alguna, razón por la que genera incertidumbre para la administración municipal.

Es conocido el deterioro del servicio prestado por la empresa citada, el que se extiende y profundiza, ¿casualmente?, a medida que se acerca la fecha de conclusión del acuerdo, situación que no corresponde con el reconocimiento que manifiesta la empresa de la importancia que reviste este servicio, que de origen es público, para las administraciones municipales de cualquier entidad.

De hecho, en su página electrónica indica lo siguiente.

“Conscientes de que las autoridades municipales tienen la gran responsabilidad de brindar los servicios públicos municipales con el mejor nivel de calidad posible, en Promotora Ambiental manejamos la recolección de residuos sólidos urbanos con un nivel de excelencia, ofreciendo a los ayuntamientos la mejor relación de costo-beneficio.” (https://pasa.mx/PASA)

Los hechos indican algo muy distinto. ¿Cómo mantener una relación costo-beneficio adecuada cuando se registra el incumplimiento sistemático de la frecuencia de atención? ¿Es posible cuando en lugar de recoger los residuos tres días a la semana, solo atiende en uno de ellos? ¿El Municipio le paga proporcionalmente de acuerdo con el servicio que brinda o mantiene el pago acordado independientemente del incumplimiento de rutas y frecuencias definidas?

Por otra parte, es claro que PASA incumple con el servicio profesional que expone proveer y con la valoración que expresa poseer: “Contamos con el mayor número de concesiones municipales en México y habitualmente nuestro servicio obtiene el primer lugar de calificación entre los servicios públicos de los municipios donde estamos.” (https://pasa.mx/PASA)

De hecho, señala Favia Lucero, “De acuerdo con la encuesta de percepción ciudadana Así Estamos Juárez 2020, la satisfacción de la población con respecto al servicio de recolección de basura ha venido en decremento desde el 2016, año en el que las personas calificaron este servicio público con un 8.63, siendo 10 la mejor puntuación y 1 la peor”. De tal suerte que en 2019, fue calificada con 7.76. (https://yociudadano.com.mx/noticias/calificacion-del-servicio-de-recoleccion-de-basura-a-la-baja-desde-2016/)

Es probable que la contingencia sanitaria pudiera haber afectado la prestación del servicio, no obstante, resulta ser que en algunas de las rutas ahora afectadas el servicio no se vio mermado como sucede en la actualidad. 

En este sentido, tanto la empresa como la administración municipal deben transparentar las causas del incumplimiento, los convenios a que hayan llegado a fin de no afectar las finanzas públicas y los acuerdos alcanzados para normalizar el servicio, de manera que la relación costo-beneficio y la satisfacción ciudadana sean alcanzadas.

La buena disposición expresada por el alcalde para favorecer una transición ordenada y la convocatoria que realiza el alcalde electo para que la ciudadanía participe en los foros denominados “Juntos Cambiemos Juárez”, se constituyen como oportunidades para plantear y acordar respuestas ante las insuficiencias indicadas.

De igual manera, el encuentro entre el alcalde electo y el excandidato panista a la alcaldía juarense, es una muestra de responsabilidad política que, si lo expresado corresponde con los hechos, debiera animar a que en los foros mencionados las propuestas tengan en la mira el bienestar de los diversos grupos y comunidades que habitan y dan vida a este municipio fronterizo.

Esto implica también, para la ciudadanía, un compromiso: actuar con civilidad. Es decir, conducirse con la plena disposición de cumplir con los deberes ciudadanos, respetar las leyes y reglamentos, respetar a los otros y a las otras. Así, se evitarán, por ejemplo, incidentes viales y conflictos vecinales. Se preservarán los bienes públicos, se establecerá comunicación con las autoridades gubernamentales y se participará en la toma de decisiones que afectan a todas y todos. En suma, se coadyuvará al bienestar común.

La otra cara de la moneda: la autoridad no podrá sustraerse a la valoración de la ciudadanía. De hacerlo, corroborará algo que el mismo encuentro entre antagonistas evidencia: quienes integran la clase política pugnarán por mantener sus lazos al concluir las contiendas electorales, mientras la ciudadanía se mantiene enfrentada y en múltiples ocasiones decepcionada. 

close
search